My Blueberry Nights (2007)

My Blueberry NightsDir. Wong Kar-Wai | 111 min. | Hong Kong / China / Francia

Intérpretes: Norah Jones (Elizabeth), Jude Law (Jeremy), David Strathairn (Arnie), Natalie Portman (Leslie), Rachel Weisz (Sue Lynne), LaVita Brooks (Mujer de la cafetería), Nate Bynum (Harlan), Chad R. Davis (Novio de Elizabeth), Trent Dee (Police Sergeant), Frankie Faison (Travis), Cat Power (Katya)

La promesa americana del hongkonés Wong Kar-Wai, My Blueberry Nights, décimo largometraje de una gloriosa y suculenta carrera cinematográfica, es toda una experiencia religiosa. Es un viaje físico y mental, es un mendigar respuestas, es buscar un oyente a las penas de amor, desde el lado del apartado, el sustituido. Es puro cine Kar-Wai lleno de guiños y metáforas. Sin embargo, algo cambia, algo es nuevo. El cineasta asiático nos muestra su Norteamérica, soñada a través de la historia del cine. La misma que nos han programado a nosotros.

My Blueberry Nights

Seduciendo entre pasteles de arándanos

La promesa americana del hongkonés Wong Kar-Wai, My Blueberry Nights, décimo largometraje de una gloriosa y suculenta carrera cinematográfica, es toda una experiencia religiosa. Rotundo comienzo, lo sé. A miles de kilómetros de su habitual terreno de juego, y sin embargo tan cercana a su factura asiática, sigue una línea continua en su obra, repleta de frágiles personajes, búsquedas, ausencias, de una estructura circular o de los movimientos al ralenti.

Recuerdo, lejano en el tiempo, el impacto que me dejó el descubrimiento de este autor con su sexto trabajo, Happy Together (1997), ofreciendo una de sus primeras incursiones en paisajes americanos, en concreto Argentina, con el viaje como búsqueda de una felicidad cada vez más quimérica. Recuerdo, también, la posterior Deseando amar (2000), otra exploración sentimental, menos explícita que la anterior en el asunto amatorio-corporal, pero referente, ya, de lo que se convertiría en el sui generis de este autor, que se venía perfilando a través de su anterior filmografía, desde Ashes of Time, arranque de su aire melancólico-romántico. ¿En que consiste esta firma tan personal, este sui generis?. Cualquiera que haya visto un par de películas de Kar-Wai sabe de que hablo: la nocturnidad, la lluvia, las pensiones, los bares con neones, los movimientos a cámara lenta, los neones, las miradas líricas, los colores vivos entre sombras, las infidelidades, los neones, las decepciones amorosas, la femme fatale apoyada en altos tacones, y sobre todo ello, la música, esa protagonista que forma en sí otro personaje más. En algunos casos, sería imposible sostener la película sin ella.

Adjudicado, Wong Kar-Wai es un romántico, un nostálgico empedernido, un dandy del siglo XXI. Y sus fans le adoramos, le invocamos, le pedimos que el viaje que paró en Nueva York, en el café Klyuch, lo continúe en Europa. Que traiga sus juegos de llaves, y abra puertas con su cine. Ingenua soy, pues ya sabemos que se está mudando al Shanghai de los años 30, con la dama a la que primero dio luz Orson Welles.

Siendo, pues, fiel a la línea del autor, My Blueberry Nights es ante todo una película de atmósfera. Nocturna, por supuesto. Es un viaje físico y mental, es un mendigar respuestas, es buscar un oyente a las penas de amor, desde el lado del apartado, el sustituido. Es puro cine Kar-Wai lleno de guiños y metáforas. Sin embargo, algo cambia, algo es nuevo. El paisaje, evidentemente. El cineasta asiático nos muestra su Norteamérica, soñada a través de la historia del cine. La misma que nos han programado a nosotros. La de las cafeterías de comida en la barra, asientos de plástico y jarra de café negro. La de los bares nocturnos de melodías rhythm & blues, humo, peleas y mucho alcohol, la del viaje iniciativo a lo Thelma & Louise, o la de un New York, arropador de sueños que acaba disolviendo. “Mi película es un homenaje a todos esos paisajes”, comentó Kar-Wai en Cannes 2007, mientras presidía el jurado y presentaba la película.

My Blueberry NightsPrevisto su estreno en España para este mes de marzo, y pospuesto a no más tardar, My Blueberry Nights es una cueva Ali-Babá de sensaciones, miradas que el espectador realiza a través de neones de cristal, desde el interior a la calle, desde la calle al interior. Su columna vertebral, la banda sonora, es de auténtico lujo. Un vívido placer. Un festín para regodearse: Soul, rock, r&b, folk, jazz. No podía faltar la autoría musical de la actriz protagonista, una debutante Norah Jones que supera la prueba con modestia, y que compuso una pieza exclusiva para la cinta: The Story. También supone un placer oír a figuras como Otis Redding (marcador de los momentos luminosos del filme con su Try a little tenderness), la cantante que se escuda detrás de Cat Power (Chan Marshall), y que Kar-Wai ha obsequiado con un corto papel muy revelador, Katya la ex novia de Jeremy (Jude Law), cuya química con el actor resulta extraordinaria y nos deja con el presentimiento de que el cineasta debió aprovechar ese prometedor carisma. Una pena, es de las escenas más brillantes, junto a la de Rachel Weisz. Escuchamos, asimismo, la caricia melódica de Cassandra Wilson, Mavis Staples, Amos Lee, Ruth Brown, Ry Cooder y el oscarizado Gustavo Santaolalla, entre los cambios de paisaje y los kilómetros recorridos que alejan a Elizabeth (Norah Jones) de Nueva York, pero la acercan cada vez más a Jeremy. ¿Se puede pedir más para una banda sonora?. En los anaqueles de mi discoteca ya ocupa su vistoso lugar esta banda sonora superlativa.

¿Quedan más motivos para relamerse con el último trabajo de Wong Kar-Wai?. Sin duda, sus actores son la guinda del pastel de arándanos. Transformados en personajes treintañeros a los que les toca hacer frente a importantes roturas vitales. Norah Jones, la protagonista, fue escogida por puro deseo del cineasta, tanto es así que el director decidió ir a rodar en Estados Unidos por ella. No es, a mi parecer, mala elección, su rostro es expresivo, aunque la química con Jude Law no funcione del todo. El cineasta la ha colocado en un altar de observación, de aprendizaje, rodeada de estupendos profesionales. La mencionada antes Rachel Weisz, David Strathairn (sustancioso secundario poco aprovechado en el cine), Natalie Portman, y una carismática Chan Marshall, que se ha llevado a todos de calle. Jones es Elizabeth, Lissy, o Beth, de la que solo sabemos que ha sido dejada por su novio. Se llega cada noche, en los últimos albores, al café que regenta Jeremy, buscando repuestas que apenas éste le puede dar, pues él mismo acaba de pasar por la misma dolorosa vivencia. La compañía, el roce de las palabras amigas, degustar lo que queda de la pastelería, son un consuelo, más o menos. Hasta que Elizabeth decide intentar otro camino, dar una vuelta por tierras americanas. Viaje en el que tropezará con almas tan o más necesitadas que ella.

My Blueberry Nights
Con un resultado muy sensual, un grupo de aves nocturnas arrastran sus penas que bien podríamos trasladar a una de las ventanas de Edward Hopper.

Un sabroso pastel de arándanos acompañado de cremoso helado. Disfruten los detalles de este remake de aquel setentero American woman (The Gess Who). Disfrútenlo, si pueden, en versión original, para degustar las texturas de sus voces. Y además está Jude Law, ¿qué más podemos pedir?

Artículo anterior
Nuevo tráiler de "Speed Racer". Meteoro, llega a toda velocidad
Artículo siguiente
Chicha tu madre y Jesús Aranda en El Cinematógrafo

11 comentarios

  1. Alberto
    10 de marzo de 2008 at 19:54 — Responder

    Extraño ver una pelicula Honkonesa, con un director Honkones, pero con actores americanos.

    Es como si Lombardi filmara una pelicula en el Peru, con Watanabe,…..

    Me parece muy extraño todo eso, pero si la pela es tan buena como Con Animo de Amar, ya estare satisfecho.

  2. 10 de marzo de 2008 at 23:08 — Responder

    simpática peli, con una muy buena primera hora (la historia de rachel) lástima que después es formulística, muy convencional con un personaje como el de portman que no ata ni desata. el beso final es de antología. Pero Con ánimo de amar sigue siendo su gran obra

  3. 11 de marzo de 2008 at 0:04 — Responder

    Blueberry es una pelicula normal, no al standard d un film de Wong Kaw Wai, pero es una propuesta interesante para el debut de Norah Jones.

  4. 11 de marzo de 2008 at 7:39 — Responder

    para mi su mejor pelicula no es con animo de amar, sino happy together.

  5. 11 de marzo de 2008 at 11:38 — Responder

    Bueno JD, cada quien con sus preferencias de genero… jaaa!!
    Ademas de In the mood for love, otras de mis favoritas son Chungking Express y Days of Being Wild.

  6. Anónimo
    16 de marzo de 2008 at 23:55 — Responder

    bueno y la estrenaron en lima o aun no? he estado esperando verla en el cine

  7. Alberto
    25 de marzo de 2008 at 11:59 — Responder

    Y seguiras esperando

    Aun faltan estrenar algunas peliculas que quedaron de los Oscars (Jese James, Persepolis), la pelicula de Darin (la Señal), tambien el Orfanato y todos los blockbustres q se vienen (Punto de Mira, Indiana Jones, Iron Man, Hulk 2 , Batman)

    Y luego de tooodooo eso recien entraran con peliculas extrangeras :Los estafadores, La escalafandra y la mariposa(no se si estan programados sus estrenos el Peru pero seria bueno), Y BlueberryNights

  8. […] Y como para que haya variedad en la cartelera, gracias a Eurofilms en las próximas semanas entran My Blueberry Nights de Wong Kar Wai, Antes que el Diablo sepa que has muerto de Lumet, Luces al atardecer de Aki […]

  9. Alberto_
    27 de septiembre de 2008 at 23:40 — Responder

    La vi y no es la gran cosa, hasta me atreveira a decir que es una de sus peores peliculas, poruqe uno como fanatico del director espera grandes obras maestras como las que siempre ofrece, pero ahora solo saco una pelicula comun y corriente (buena, pero no pasara a la historia).

    Parece que Kar Wai, quiso hacer una historia mas ligera para el publico americano, si es asi, que tome el primer vuelo a Hong-Kong y que siga haciendo el cine al que nos tiene acostumbrados

  10. […] las últimas semanas. Nos referimos a los orientales Ang Lee ( Lujuria y traición) y Wong Kar-Wai (Buscando un amor), así como el finlandés Aki Kaurismäki (Luces al […]

  11. […] que el chiste rápido era éxito de taquilla y fórmula para hacer cine. Pero la peor de todas fue Buscando un Amor (My Blueberry Nights), yo esperaba una cinta de Wong Kar Wai y era una película de Corin […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

My Blueberry Nights (2007)