Repasando el cine nacional, una mirada más allá de Lima

Hoy encontramos en El Dominical de El Comercio, un extenso y más que destacable artículo de José Carlos Cabrejo sobre el cine que se hace en el Perú, pero fuera de Lima. En él, Cabrejo hace un recorrido por las distintas vertientes desarrolladas en las provincias a través de las últimas producciones que se han podido apreciar en la capital -que por lo visto, no es el Perú en lo que se refiere a produccion audiovisual- gracias a los esfuerzos del Centro Cultural Cafae-SE y la Asociación de Prensa Cinematográfica (Apreci) que realizó una muestra en diciembre de 2007.

El rincón de los inocentes

El rincon de los inocentes, Palito Ortega nos cuenta
la versión ayacuchana de conflicto interno

En el artículo se reconoce que muchas -o todas- son películas con problemas de construcción narrativa, producción pobre y deficiencias actorales; pero no están exentas de atractivos, momentos impactantes; en los que incluso las falencias se convierten en virtud. De Ayacucho, destaca por ejemplo Gritos de libertad (2003), de Luis Enrique Berrocal, en su recuento del conflicto armado interno:

Sin lugar a dudas es la visión más descarnada y violenta que el cine nacional alguna vez ha dado del conflicto entre las Fuerzas Armadas y Sendero Luminoso. El largometraje adolece de problemas de doblaje y actuación, de efectos especiales rudimentarios y de falta de continuidad (raccord) entre los encuadres. No obstante, ese acabado artesanal le otorga, por momentos, un verismo escalofriante. Lo que exhibe Gritos de libertad es una geografía sobrecogedora del cuerpo. (…) Es un desfile de imágenes de seres humanos flagelados, mutilados, humillados hasta la cosificación.

La Casa Embrujada

La casa Embrujada de Joseph Lora, una película de terror en Puno

También ahonda en el cine de terror que refleja los mitos y creencias populares de distintas regiones del país. La lista de cintas de este género es larga: Jarjacha, el demonio del incesto (2002) del ayauchano Mélinton Eusebio; El misterio de Kharisiri (2004) del puneño Henry Vallejo; El Tunche, misterios de la selva del huancaíno Nilo Inga; Mónica, más allá de la muerte (2006), de Roger Acosta de Arequipa. Sobre La Casa Embrujada (2007) del juliaqueño Joseph Lora, Cabrejo dice:

Joseph Lora es un director que supo aprovechar el folclore de su pueblo para dar vida a ciertas imágenes de poderosa y vibrante fantasía. Sin embargo, como ocurre con otras películas del cine regional, La Casa Embrujada se desploma cuando sus actores gestualizan y verbalizan con impostada exageración, en medio de toscos problemas de raccord.

Y si hay terror, también hay comedia, como en La maldición de los Jarjachas 2 (2003), parodia del mito realizado por Palito Ortega o El encuentro de dos mundos, la otra cara (2007) del cajamarquino Héctor Marreros, de la que escribe así:

Parodia de la conquista del Perú, con españoles que visten jeans y zapatillas e incas que utilizan celulares. Este largometraje posee un humor estrafalario, que se sustenta en apelar a referentes propios del mundo contemporáneo una y otra vez, mecánicamente, sin más recursos que ello, hasta el hartazgo. No pasa de ser un calco de aquellos sketches que se burlan de las películas de moda a través de programas como Risas de América.

Los actores

Minimalismo: Los actores de Omar Forero

También le da espacio al cine atípico, o digamos fuera de los géneros más marcados, como la trujillana Los Actores (2006) de Omar Forero, de la que comenta:

Más próxima al uso conceptual del espacio y a los tiempos muertos de Antonioni. Tiene imágenes bien compuestas, que consiguen representar la idea de estar ante personajes al borde del aislamiento o la errancia. Sin embargo, la pobreza de algunas actuaciones, así como la inverosimilitud y redundancia de los diálogos, hacen que el largometraje naufrague.

Por último, pero no por ello menos importante, destaca el trabajo de DIP y su caravana documental en la divulgación y generación de documentales, trabajo encomiable que da frutos sorprendentes, por su tratamiento cinematográfico. Destaca por ejemplo el corto arequipeño de Vicky Arias, Retazos (2006), o el corto cusqueño Yanantín (2007), de Lilian Ossco.

Este es un gran recuento que, aun con el desarrollo y producción que puede observar, no deja de prestarse a los cuestionamientos:

¿Acaso el cine regional no mejoraría con otra asociación similar [al DIP], que dé una sólida formación profesional a los directores interesados en la realización de ficción?

Vale la pena leer el artículo completo de José Carlos Cabrejo.

Artículo anterior
Robocop también vuelve
Artículo siguiente
Tráiler de "Pathology" con Alyssa Milano y Milo Ventimiglia

4 comentarios

  1. cesar pereyra ravello.
    16 de marzo de 2008 at 19:01 — Responder

    Creo que el sr. Cabrejos ha leìdo algunos de mis articulos sobre cine ayacuchano, creo que me ha plagiado, ja,ja,ja,. Bueno acà les mando una nota sobre “Màrtires del Periodismo, el caso Uchuraccay” de Luis Berrocal.

    El 14 de marzo se estrenò en Lima : “Màrtires del Periodismo, el caso Uchuraccay” de Luis E.Berrocal, el mismo de “ Gritos de Libertad” . “Màrtires…” la empezò en 1999 con su amigo y productor Josè Huertas , terminàndola en solò 02 semanas.En el 2003 insertaron otras escenas y luego fue estrenada ese año. La produjeron en S-VHS , cuando trabajaban en un canal de tv en Ayacucho, aprovechaban el equipo para filmar después de hacer sus informes o reportajes . El guiòn solò fue una referencia , pues los actores durante el rodaje al no tener preparación escènica improvisaban los diàlogos para tener màs independencia. El director admitiò que la historia està basada en una de las muchas especulaciones que aparecieron tras conocerse el crimen de los 08 periodistas y su guìa ocurrido el 26 de enero de 1983. Segùn noticias de esa època, ellos fueron a la comunidad de Huaychao (Provincia de Huanta) a investigar y verificar la muerte de 07 senderistas a manos de los campesinos. Horas después fueron victimados cerca a Uchuraccay.

    La película: Està se inicia con la crònica en off del periodista español Arthur(el actor Josè Huertas) quien redacta en una màquina de escribir el hallazgo de los asesinados , la cronología del viaje y que estos son unos hèroes de la libertad de prensa. Durante su exposición ,se hace una recreación del trayecto de los periodistas , sus conversaciones, sus fotos, y vemos a los campesinos (algunos son sinchis disfrazados )que los confunden con terroristas ,matàndolos a machetazos. Durante el crimen suena un huayno-homenaje que busca sensibilizar al pùblico con las muertes.

    Volvemos al presente y el español decide ir al lugar de los hechos , lo acompaña su guia Tomàs (Ricardo Gòmez). Al llegar cerca a Uchuraccay, y preguntar a unos labriegos sobre lo ocurrido , estos luego los siguen para matarlos. Arthur y Tomàs escapan y filman a un grupo senderista matando campesinos, después una lucha a balazos entre estos y los ronderos liderados por Oriòn(Luis Berrocal) quien al ganarles les tortura y asesina. Oriòn y su gente capturan a una chica y le cortan la lengua. Màs tarde apresan a Arthur y Tomàs, los atan y azotan. A pesar de revisar sus papeles y de una forma bastante ingenua y poco creìble, los ronderos no aceptaban que ellos fueran periodistas , confundian sus càmaras fotogràficas con armas de fuego sofisticadas. Deciden obligarles a firmar un documento donde a cambio de su libertad aceptasen que nunca les hicieron daño. Los presos se niegan , para asustarlos violan a la muda y la matan.

    Al dìa siguiente amenazan con quemarlos vivos, una de las ronderas llamada Marìa (Rocìo Sánchez) se siente atraìda por Arthur y los ayuda a huir. En su fuga Arthur es herido pero logran alejarse. Marìa y Tomàs se enamoran ,pero son asesinados por Orìòn quien les tira una granada en el improvisado campamento que los ocultaba. Arthur corre intensamente por el campo y se enfrenta cuerpo a cuerpo con Oriòn, finalmente lo mata atravesándolo con una estaca. Arthur vuelve a su crònica , pero un hombre lo sorprende por detràs y le dispara en la cabeza. Fin.

    Està es una apretada síntesis de la película, la que no dudò tenga buenas intenciones pero los resultados son deficientes. El director y productor en el conversatorio admitieron que son los primeros en asumir los errores vistos en calidad de imagen, sonido, continuidad, guiòn, direcciòn de actores, iluminación, ediciòn, uso de la mùsica, etc,etc. Contaròn ademàs que la película les costo aproximadamente 200 soles, la hicieron movidos por la pasiòn que sienten hacia el cine, con ayuda de amigos ,los cuales compartian labores de producción ,rodaje y actuación. La película en su momento tuvo èxito de pùblico mantenièndose 9 semanas en cartelera en Ayacucho, cuando oficiales del ejèrcito la vieron , no pudieron evitar un sentimiento de miedo por una posible represiòn, pero tuvieron suerte y no pasò nada. Luego la presentaron en Huanta, Huamanga y otras pequeñas provincias, proyectàndola en plazas a 1 sol la entrada. El problema que aùn mantienen es su desconocimiento de marketing. No saben como venderla , como ofrecerla y mejorar la publicidad. Pero mantienen el sueño y la decisión de mejorar dìa a dìa para llegar a ser parte del competitivo sistema existente.

  2. José Carlos Cabrejo
    17 de marzo de 2008 at 0:59 — Responder

    Hola. Escribe el autor de la nota publicada en “El Dominical”. Deseo que el Sr. César Pereyra Ravello señale a qué clase de plagio se refiere en las primeras líneas de su texto, o qué tipo de broma es la que está haciendo. Hasta la fecha, no he tenido la oportunidad de leer sus escritos, los cuales tampoco sé dónde han salido publicados.

    Espero una pronta aclaración.

  3. cesar pereyra .
    17 de marzo de 2008 at 9:43 — Responder

    No se preocupe sr cabrejos, solò estaba bromeando, si le moleste disculpe, bueno le cuento que mis escritos estan saliendo en cinencuentro.com, en la secciòn comentarios, y tambien en la cinefilianoespatriota.blogspot.com , no se, me parece que no hay que tomarse a pecho el comentario que hice,solo queria agregar que no estoy de acuerdo con ud cuando comenta “Los actores” de omar forero, ud dice:” así como la inverosimilitud y redundancia de los diálogos, hacen que el largometraje naufrague” pienso que ahi se equivoca porque los diàlogos corresponden con la situaciòn que viven los personajes por ejemplo : cuando la chica sale embarazada y desea abortar, lo lògico es que hable de eso con su pareja ,porque no van a hablar de el sistema solar ¿verdad?, o cuando la madre descubre que su hija ha escondido a su amante bajo la cama ,lo coherente es que ella le recrimine la mentira porque no la va a felicitar ¿o no?, es decir toma elementos del melodrama clàsico, otra escena : cuando el vigilante visita a un conocido, este le motiva a conversar pero el chico solò se calla porque su caràcter es introvertido y timido,no seria lògico que de pronto se vuelva parlanchin cuando toda la pelicula es retraìdo, en fin, no le voy a dar clases a ud, pòrque la verdad yo respeto a los criticos de cine, es mas ,leyendolos he aprendido mucho sobre cine, pero hay veces que no son justos, pero volviendo a la pèlicula “los actores” yo no creo que naufrague, dentro de su sencillez me parece correcta, eso si, no està destinada para una masa, es intimista, personal,y la veo coherente . gracias por su atenciòn.

  4. […] su artículo sobre cine regional, publicado ayer domingo 16, en El Dominical de El Comercio, el crítico José Carlos Cabrejo […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Repasando el cine nacional, una mirada más allá de Lima