Héctor Soto: Una vida crítica – 40 años de cinefilia

hector soto - una vida criticaLeyendo la revista “El Amante” de abril (algo tarde, lo sé) de atrás para adelante como se deben leer las revistas, me encuentro con una crítica a Dancer in the Dark, una de mis películas favoritas de todos los tiempos. ¿Y cómo comienza?: “Bailarina en la oscuridad tiene la intransigencia típica de todo fundamentalismo. De alguna manera, es una película enferma”. ¡Qué mala onda!, me digo. Igual, termino de leer la crítica y avanzo, es decir retrocedo, las páginas y caigo en cuenta que esa crítica es parte de una selección de textos de un crítico chileno llamado Héctor Soto. Mucho gusto.

La revista argentina le dedica cinco páginas a Soto a propósito de la publicación de “Una vida crítica – 40 años de cinefilia”, un libro editado por el escritor, cineasta, guionista y blogger Alberto Fuguet, junto con su compatriota Christian Ramírez. Los textos de Javier Porta, editor de “El Amante”, y del mismo Fuguet, me ayudan a comprender de quién estamos hablando.

A mí me bastó con dos textos de Héctor Soto que publican en la revista, “El saber y la pasión” e “Ir al cine”, para contagiarme del entusiasmo que transmite la gente de “El Amante”. Cabe la posibilidad de que sean de lo mejor del libro, y que el resto de textos del crítico chileno no logren superarlo, quién sabe, pero para saciar mi curiosidad tengo que conseguir el libro. Al parecer no se encuentra disponible en Lima. Hace unos días pregunté en Crisol del Óvalo Gutiérrez y no lo tenían. No me quedará otra que pedírselo a algún amigo en Santiago o Buenos Aires.

Esta es una muestra de la pluma de Soto, vean cuánta verdad hay en cada línea que escribe:

El saber y la pasión (1991)

La autoridad de las apreciaciones cinematográficas casi nunca tienen que ver con potestades sociales o académicas ni con el conocimiento libresco; por el contrario, es un asunto que está conectado primero al amor -a la pasión por el cine- y sólo en forma muy secundaria a la erudición. No hay punto de comparación: vale mucho más tener mil programas dobles en el cuerpo –bien queridos, bien asimilados y bien disfrutados– que dominar al revés y al derecho el último tratado de semiología fílmica.

Luego nos advierte, por más que una película se te presente como una obra maestra imprescindible, si no te gustó la primera vez que la viste, lo más probable es que no te guste nunca más, forzar eso es en vano:

El conocimiento puede templar la aproximación al cine, pero entrega sobre todo seguridad. Gracias a él se aprende a fundamentar mejor por qué nos gustan o disgustan tanto las películas que amamos u odiamos. Es un buen aporte; permite, entre otras cosas, rendir culto a Indiana Jones sin culpa. Raras veces, sin embargo, el puro conocimiento hace posible amar por la vía de una trabajosa seducción intelectual las cintas que no nos conquistaron antes vitalmente. En su mayoría, los del cine son amores a primera vista.

Leo el siguiente párrafo y no dudaría en firmarlo como una suerte de partida de nacimiento de Cinencuentro. La experiencia de ver una película no está completa hasta que se hable de ella, apasionadamente o muy a la ligera, con los amigos en un bar, o escribiendo y comentando sobre ella en un blog:

Ir al cine (1992)

Aunque puede ser eventualmente útil leer en la prensa algunas reseñas para orientar la elección de la película, siempre será mejor dejar para después la lectura de los análisis y las críticas. Salvo en sus versiones más fatigadas y fatigosas, la crítica no es un monólogo en el cual alguien pontifica sobre algo que el lector desconoce. En realidad es un verdadero diálogo interior, cargado de tensiones, donde el lector va confrontando sus puntos de vista con los del crítico para coincidir o discrepar con libertad. Más que en cualquier otro, en este sentido la crítica puede tener alguna utilidad: la percepción de un filme queda incompleta si no la cierra una pequeña discusión, un vago intercambio de ideas entre amigos o la lectura de un artículo que saque nuevas resonancias de la cinta.

hector soto

Por último, una frase genial con la que, estoy seguro, muchos de nosotros estaremos de acuerdo:

Disfrutar del cine supone no sólo admirar las buenas realizaciones, sino también -muchas veces- apreciar en las malas, con benevolencia pero también con complicidad, detalles pretenciosos, delirantes o divertidos. ¿Por qué enojarse siempre con Barbra Streisand? ¿Por qué no festinar la megalomanía de Oliver Stone y JFK? ¿Por qué todo hay que verlo con la temeridad y el fervor que prescribe la crítica para soportar El árbol de los zuecos? Nada de esto es condescendencia; es experiencia. Si hasta en las malas películas hay a veces oportunidades de pasarlo bien, el panorama se compone mucho. Ver puras obras maestras, por lo demás, puede hacer mal, por la misma razón de que se aprecian mejor las tortas cuando se conoce el gusto del pan.

Lean y escuchen también:

Artículo anterior
Fabrizio Aguilar filmará "Tarata" en octubre
Artículo siguiente
Julio Medem realizará tragedia griega "Pericles y Aspasia" y remake de "En la cama"

9 comentarios

  1. 28 de julio de 2008 at 20:35 — Responder

    Hola Laslo
    acabo de leer tu post acerca del libro de don Hector Soto. Debo decir que me declaro un fan de este crítico y gran amante del cine. Sin duda una de las mentes más claras y uno de los pocos que pueden recibir el nombre de Crítico, de aquellos que analizan y teorizan sobre el cine y las películas.
    Te escribo además, por 2 motivos.
    Primero, te envío un link nuevo al podcast con don Hector, ya que nos mudamos de sitio debido a algunos problemas con el server
    http://www.cineconchile.com/blog/wp-content/PODCAST/CINECONCHILE_CAP_17.Mp3
    Segundo, quería saber si ya te habías conseguido el libro, sobre todo ahora que pasó la feria del libro por allá. Si no, podrías darme una dirección y te podría hacer llegar una copia. Te parece?
    Eso sería
    Saludos
    Cine Con Chile

  2. 28 de julio de 2008 at 22:57 — Responder

    Hola,
    Ya he actualizado el enlace al podcast, en su nuevo sitio (felicitaciones por eso!).
    Tambien les he respondido al email con más detalles de la feria y el libro de hector soto.

    saludos!

  3. […] y Road Story, además la edición y recopilación de los artículos críticos de Héctor Soto en Una vída crítica, Fuguet accedió a brindarnos una entrevista en la cual conversamos casi exclusivamente sobre el […]

  4. […] su libro recopilatorio Una Vida Crítica, 40 Años de Cinefilia. Pueden leer más información en cinencuentro.com. Volviendo al festival de Lima, el certamen se extiende hasta el 15 de agosto, cuenta con secciones […]

  5. […] las 7. p.m. en el CCPUCP, el reciente libro de recopilaciones de sus artículos y ensayos, titulado Una Vida Crítica (editado por el sello Aguilar del Grupo Santillana). En los comentarios estarán Isaac León y […]

  6. […] será comparada con aquella película. Debería leer al maestro Héctor Soto, quien en el libro Una vida crítica escribe lo siguiente: “el problema de las películas que no están a la altura del prestigio […]

  7. […] acabó “Locaciones”. Esas cosas no se pueden forzar. Las películas de tu vida son, parafraseando al gran don Héctor Soto, amores a primera vista. Si no la amas en el primer visionado, va a estar harto complicado que te […]

  8. […] Fish cuando acabó “Locaciones”. Esas cosas no se pueden forzar. Las películas de tu vida son, parafraseando al gran don Héctor Soto, amores a primera vista. Si no la amas en el primer visionado, va a estar harto complicado que te […]

  9. […] acabó “Locaciones”. Esas cosas no se pueden forzar. Las películas de tu vida son, parafraseando al gran don Héctor Soto, amores a primera vista. Si no la amas en el primer visionado, va a estar harto complicado que te […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Héctor Soto: Una vida crítica – 40 años de cinefilia