Críticas de “Dioses”, en Lima y Locarno

Dioses

Comienzan a aparecer más críticas del segundo largo de Josué Méndez. José Tsang le baja el pulgar en el Caretas de hoy. Además, encontramos dos reseñas enviadas desde Locarno, luego de la presentación del filme peruano en el festival de esa ciudad. Pueden leer una crítica positiva, en The Hollywood Reporter, y una negativa en Filmblog.ch (en alemán, traducido al inglés).

Reproducimos a continuación la crítica completa de Tsang:

Los Dioses Bajaron del Cerro
No bastó la asesoría de Frears: Dioses del peruano Josué Méndez está lejos de Días de Santiago”

Observar y comprender: un privilegio del cine. En películas como la mexicana Luz Silenciosa o la argentina Los Muertos, los personajes se ocupan de quehaceres cotidianos de su hábitat (bañarse en una laguna, caminar por la selva y cortar ramas) que parecen no decir mucho. Viéndolas, un espectador acostumbrado a Ben Stiller diría que “no pasa nada”. Quizá ahí radica la magia: en esos filmes los dispositivos cinematográficos son sutiles, hay una narración poco evidente pero se detecta una manera de contar que no se apoya en la trampa de que la realidad y sus metáforas hablen por sí solas. Son películas de una sugerencia y ambigüedad inquietantes, como a veces es la vida.

En la película peruana Dioses, el regreso del cineasta Josué Méndez, quien inyectó vigor y furia a la elogiosa Días de Santiago, también se observa. Méndez cambia de estilo y a decir de él, “he buscado un tratamiento más contemplativo, tratando que el espectador se sienta como una suerte de observador objetivo de la ficción”. El filme se ambienta en la clase alta limeña y tiene 4 protagonistas: Diego (Sergio Gjurinovic) está enamorado de su hermana Andrea (Anahí de Cardenas), una ‘juerguera’, y el padre de ambos, Agustín (Edgar Saba), tiene una nueva novia (Maricielo Effio), 20 años menor que él y que pertenece a otro estrato social. La música electrónica menos interesante retumba, hay mucha juventud descerebrada y empleadas que hablan en quechua. Lo que no hay es un manejo cinematográfico que le dé otras connotaciones a ese minitour por alguna playa del sur.

Se valora el riesgo, la búsqueda expresiva y la intención de no repetirse. Pero se sabe que los riesgos implican fracasos. Si películas que observan como Los Muertos o Luz Silenciosa (siendo éstas distintas a Dioses) provocan ambigüedad, sobrecogimiento o reflexión, aquí Méndez se tropieza con la arena, por pararse en un terreno que no domina: las caracterizaciones de los personajes, pese al buen desempeño de los actores, son burdas, simplonas hasta la caricatura. El guión es de una falta de imaginación llamativa para alguien que ha ganado tantos premios: Méndez se limita a generar interés con mezclar clases sociales, con juntar ‘pitucos’ y ‘cholos’, o con diálogos que parecen salidos de un programa cómico sabatino de los 80’s (Agustín le dice a su hijo: “Ya pues, cambia esa cara de huevón”). No se profundiza en el tema del incesto, reducido a torpes toqueteos adolescentes. Y se aprecian largos movimientos de cámara que emulan algún tipo de revelación o epifanía, pero basta con subir al cerro San Cristóbal para ver lo mismo. Estos Dioses bajaron del cielo y prefirieron el aburrido llano de la literalidad.

Artículo anterior
"El Cerrito", documental venezolano se estrena en The History Channel
Artículo siguiente
Festival de Lima 2008: Tony Manero (2008)

9 comentarios

  1. groucho
    14 de agosto de 2008 at 11:49 — Responder

    Que tristeza y se sigue hundiendo el cine nacional con peliculas pesimas, es una trsiteza con el presupuesto que tienen no hacer nada interesante y bueno. Acaso hay un miedo por crear algo que se pueda llamar CINE de verdad.

    Josué Méndez espero no allas tocado techo con Dias de santiago.

  2. 14 de agosto de 2008 at 13:42 — Responder

    Totalmente de acuerdo con la crítica. ¿Qué le pasó al Méndez de Días de Santiago? Nadie puede negar que tiene visión en el sentido de fotografía y dirección, y esas cosas, pero el guión es el mayor desacierto. Tenía un buen tema, pero fue como ver un capítulo de Esta Sociedad. Bueno…no TANTO así. Es exagerado compararlo con aquella serie, pero creo que esperaba mucho más de Méndez. Y es por ello la tan grande decepción.

  3. Yoshi
    14 de agosto de 2008 at 15:34 — Responder

    lei el guión. No sentí profundidad, nada especial (para no hacer largo el comentario)Decepción: por el taller en Cannes y lo de Frears.

  4. Alberto_
    14 de agosto de 2008 at 15:56 — Responder

    Totalmente deacuerdo. Segun se, lo del taller de Cannes, es una estancia de 5 meses que ofrece la organizacion, para que los jovenes directores puedan escribir su guion.

    Parece que se fue mas de paseo, que para encontrar ideas. Pero no hay que ser duros, todo director tiene una caida, esperemos que en su 3er proyecto repita o supere el exito de Dias de Santiago, ya que se nota que talento le sobra.

  5. 15 de agosto de 2008 at 0:05 — Responder

    Eso si es cierto. Me gusta su estilo, pero me gustaría que se arriesgara con otras historias. Ojalá otro proyecto pronto xD

  6. […] de terror para Univisión, y ahora, con 22 años, da el salto a la pantalla grande protagonizando Dioses, la segunda película de Josué […]

  7. Mario
    17 de agosto de 2008 at 12:26 — Responder

    Bueno, todavía no he visto la película, pero creo que no sólo ternminaré dándole razón a Tsang y a Hunziker de Filmblog.ch, sino que tendré que añadir algo más, que, al parecer, Mendez no quiere entender: Latinoamerica está demostrando crear escuela con Reygadas en lo que respecta a cine, es decir: es posible llevar a la pantalla “temas sociales” sin los pseudo-sociologismos o psicologismos del fenecido género del cine constestatario o emancipatorio, tan típico de Latinoamerica. Para esto ya basta “mañana te cuento” o el cine a lá Lombardi. Ya el título “Dioses” y dos o tres comentarios sobre la película eran suficiente para preguntarse: ¿Por qué no hacerse alumno de Reygadas o, mejor aún, de Victor Erice? Salvo Escalante, que ha sido un desastre como alumno, seguramente Josué hubiese demostrado más sin duda, para bien de nosotros también. Pero bueno, prejucios sin ver todavía la película, espero con escepticismo de equivocarme.

  8. Cristhian
    21 de agosto de 2008 at 10:19 — Responder

    Realmente fui con un enorme entusiasmo a la segunda función, pero fue una decepción enorme. Me queda claro que los aplausos a la cinta fue absolutamente forzados, además que asistió mucha gente amiga al director y a los actores. No encontré guión o algún otro elemento cinematográfico que me dejara algo para la discusión. Yo la encuentro incluso inferior a cualquier capítulo de Esta Sociedad…yo se que no es una acertada comparación, pero no encuentro otro referente. Espero que Josué nos sorprenda prontamente, pues este sinsabor ha sido muy grande. Este chico, Sergio Gjurinovic, me parece un descubrimiento valioso. Saludos, Cristhian

  9. paul newman
    11 de septiembre de 2008 at 23:46 — Responder

    El tema de las clases altas y su frivolidad es un tema bien delicado. Es más, tan delicado es, que en nuestra sociedad limeña, introducirse en ese mundo y representarlo, no va a estar exento de críticas, pues de lejos, continuamos siendo una sociedad marcadamente racista. Espero realmente verla en su estreno en salas limeñas, acá en octubre, y confirmar o no si resultó mejor o no que Dias de Santiago, que de hecho, así sea de chiripa, le ligó a Méndez. Él tiene todo el derecho de representar un mundo que no le es ajeno (no olvidemos que estudió en el Markham) así como tuvo todo el derecho de representar un mundo extraño para él en Días de Santiago: las clases populares. Sin embargo, así como veo las críticas, parece que le ha jugado una mala pasada observar ese mundo que él dice que rechaza y le fascina a la vez. Tal vez, y es solo un prejuicio viendo el trailer, parece que su película se ha sobredimensionado de estereotipos en su afán de mostrar los defectos de una clase social en el que el imaginario indica como frívolo, cosa que no hizo en Días de Santiago, en donde se introdujo con la sinceridad y humildad de alguien que no pertenece a ese universo, y que a la larga significó una virtud en su mundo de representarlo. Esperemos que esta segunda película me agrade, aunque leyendo los comentarios de los que sí han podido verla, debo reducir mis expectativas respecto a una película que esperé con muchas ganas.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Críticas de “Dioses”, en Lima y Locarno