Hoy, que se cumple otro aniversario de los atentados contra el World Trade Center en 2001, sería propicio darle una mirada a Zeitgeist (2007). Este documental, realizado sin fines de lucro y difusión gratuita por Internet, sostiene la escalofriante hipótesis de que el real perpetrador de los atentados fue el propio gobierno de los Estados Unidos, necesitado de una excusa poderosa para la invasión a Irak. Aunque esto ya suena lo suficientemente revelador como para justificar un documental entero, la cinta pretende ir mucho más allá: intenta develar toda la maquinaria de implantación de mitos en los tiempos que corren.

Zeitgeist expone indicios de que el 11 de setiembre fue una conspiración gubernamental contra sus ciudadanos y que tuvo al mundo como escenario. La sospechosa e ineficiente respuesta de las Fuerzas Armadas durante los atentados, la ausencia de cuerpos de los pasajeros del avión que se estrelló contra el Pentágono, la manera en que se derribaron las torres que sugiere una demolición desde adentro, el escaso interés del gobierno de Bush por esclarecer los hechos, son algunas de sus pruebas. Por lo menos de lo que no parece haber duda, es que durante esos días de extrema tensión muchos olvidaron hacer preguntas elementales, cuyas respuestas aún están pendientes.

El documental tiene tres secciones. La primera está dedicada a mostrar que los símbolos del cristianismo en realidad pertenecieron antes a religiones antiguas, la segunda es sobre el 11-S y la tercera es sobre el poder totalitario del dinero. La idea total es que vivimos predispuestos a aceptar el estado de las cosas porque desde hace siglos ese engaño viene construyéndose. Todo está expuesto de manera bastante convincente y mediante una edición muy ágil. A pesar de presentar una lista de fuentes, muchos han criticado a Zeitgeist de ser tendendioso, contener vacíos o promover el anarquismo. El filme ha sido de gran interés público y ya ha sido visto por 5 millones de personas, una de las experiencias de activismo más exitosas de la historia de Internet. Curiosamente, muy poco se sabe del hombre detrás del lente, Peter Joseph, que anuncia desde su sitio web el estreno de la continuación, Zeitgeist-Addendum, para el próximo 2 de octubre.

Tómense las dos horas y media que dura Zeitgeist (con subtítulos en español), les aseguro que no se arrepentirán.