Con orgullo diré que no hablo por experiencia propia. Pero el tema no deja de interesarme. Fingir un orgasmo es parte de los usos y costumbres de la sexualidad de las parejas. Por una u otra razón, se recurre a esta práctica que, de alguna u otra manera, deja satisfechos a tirios y troyanos, porque uno piensa que lo dio todo, y la otra piensa que el otro se sentirá mejor con ambos. Pero esto es un blog de cine. Así que para tratar directamente el tema, el catalán Jo Sol (alias de Jordi Solé), se ha enfrascado en un proyecto ambicioso: Fake orgasm, un documental sobre los orgamos fingidos, y sus implicancias sociopolítico-sexuales. La producción asciende a $1.3 millones. ¡Wao!

“Orgasm arrancará con un concurso de falsos orgasmos. A partir de ahí vamos a explorar sus dimensiones políticas, sociológicas y sexuales.”

Un concurso de orgasmos fingidos, mmm… Sea como fuera que vaya a comenzar esta película, lo cierto es que Jo Sol no es nuevo en esto de los documentales. Previamente filmó The Taxi Thief (traducida al español como El taxista ful), más bien un mockumentary basado en la verdadera historia de un hombre que robaba taxis para manejarlos durante la noche y ganar algo de dinero antes de devolver los carros al día siguiente. Este nuevo filme mostrará entrevistas con especialistas (o sea, los profesores Judith Butler y Thomas Laqueur de la Universidad de Berkeley), y se rodará en varios países. Es un uso mundial, no te hagas.

Echémosle la culpa a Meg Ryan, autora de the best fake orgasm ever:

(Vía Filmstalker)