El delfín, la producción de animación virtual que su compañía Dolphin films ha producido, se estrenará en agosto. Pero desde ahora Sergio Bambarén habla sobre esta adaptación de su libro la cual está encargada al realizador Eduardo Schuldt, y que está coproducida con capitales alemanes e italianos. Ciertamente es un gran reto si consideramos lo poco satisfactorias que han resultado las experiencias de este tipo en el Perú. Por lo pronto se sabe que esta compañía tiene un contrato con 20th Century Fox para la distribución en América Latina. Aquí los dejamos con extractos y un video de la reciente entrevista que concedió para El Comercio.

“Me he quedado impresionado de la creatividad que tenemos los peruanos. Hemos tratado de repetir lo que hacen los grandes estudios. Nuestra meta es convertir a Dolphin Films en la mejor compañía de películas animadas por computadora de esta región del mundo…Es mucho mejor de lo que me imaginaba. Si hay una cosa que no quiero es levantar falsas expectativas, porque creo que el producto por sí solo va a demostrar la calidad que tiene. Si una compañía como 20th Century Fox está invirtiendo lo que está invirtiendo, algo debe tener. Hemos llegado a un nivel que jamás pensamos llegar.”

La razón de estar imbuido en el guión es que quiero tener la certeza de que el alma del libro esté en el mensaje de la película. Ha sido una aventura maravillosa. Cuando escribes un libro lo haces para que la gente lo lea, pero un guión es para que la gente lo vea. Hemos aprendido a usar antagonistas y escenas cómicas con personajes que no están en el libro para hacer algo divertido que les guste a los niños. Tienes que pensar en todos los mercados. La película tiene algo para todos.
[…]
Hay escenas que dan qué pensar pero definitivamente tenemos que tener claro que a los niños les encanta la diversión. Por eso, hay personajes adorables. La meta del productor es enganchar desde el comienzo a la audiencia y tenerla cautivada hasta el final. Para eso, tenemos imágenes maravillosas de un mundo submarino y de puestas de sol. Fuera de eso, tenemos que pensar en la audiencia de los quinceañeros y por eso Daniel (Alejandro Delfín, el protagonista) es rebelde. Muchas personas de esa edad se van a relacionar con sus aventuras.
[…]
“El Delfín” es una analogía entre mi vida y la sociedad, y Daniel Delfín y su manada. Nací en una sociedad con la que no estoy de acuerdo con muchas cosas y en algún momento me di cuenta de que mi vida era mi vida y que no tenía que seguir los cánones de la sociedad, sino perseguir mis sueños sin hacer daño a nadie y vivir la vida que me había tocado de acuerdo a lo que me decía la voz de mi corazón.