Especialista en intrigas criminales de atmósferas ominosas y contenido existencial, el japonés Kiyoshi Kurosawa es uno de los nombres referenciales del cine japonés de los últimos años. La suya es una peculiar propuesta que trabaja con las características del género policial o el de terror, pero sólo para extraer de ellas una dimensión abstracta digna de las investigaciones del cine de autor. Con el título de Los fantasmas nunca olvidan, esta semana se ha estrenado en el Perú Sakebi, una de sus más elogiadas películas. La trama nos presenta a Yoshioka (el estupendo Koji Yakusho), un detective que se involucra en la investigación del asesinato de una chica. Las pocas pistas que va obteniendo lo van vinculando misteriosamente con el caso, hasta el punto en que este personaje comenzará a sufrir interiormente una crisis llegando a ponerse a sí mismo en duda como sospechoso del crimen. Toda esta situación se agravará cuando empiece a tener visiones de la víctima apareciéndose ante él tal y como fue encontrada. Un estreno sorpresivo y que promete bastante. Aquí tienen el avance: