El guardacostas (2002)

hae-anseon-posterHae anseon
Dir. Kim Ki duk | 91 min | Corea del Sur

Intérpretes: Dong-Kun Jang (Kang Sang-byeong), Kim Jeong-hak (Kim Sang-byeong), Ji-a Park (Mi-yeong), Yu Hye-jin (Cheol-gu)

Hay que señalar que, como lo indica al comienzo la película, Corea es el único país del mundo que se encuentra actualmente dividido; y, técnicamente, ambas partes continúan en guerra. Pese a los acercamientos que han habido recientemente entre los gobiernos del sur y del norte, la tensión en la zona se ha agravado recientemente por los ensayos nucleares ampliamente condenados en el mundo por Corea del Norte. A pesar de que la fluidez de la historia no es del todo perfecta El Guardacostas mantiene dos líneas narrativas paralelas muy bien ensambladas. La cinta incluye algunos elementos documentales, pero sobre todo, ofrece una visión ideológica muy crítica sobre realidades que no aparecen en las noticias sobre lo que ocurre en esa zona del mundo.

hae-anseon-1

Quizas pensando en las reacciones que pudieron haber producido su anterior película

Chico Malo (Bad Guy), el director Kim Ki duk retoma los mismos o casi los mismos temas de El Guardacostas, su siguiente cinta. Pero en esta oportunidad coloca aquellos temas en un contexto de denuncia política de la militarización en Corea del Sur y, específicamente, en la frontera de facto que existe con Corea del Norte.

Hay que señalar que, como lo indica al comienzo la película, Corea es el único país del mundo que se encuentra actualmente dividido; y, técnicamente, ambas partes continúan en guerra. Pese a los acercamientos que han habido recientemente entre los gobiernos del sur y del norte, la tensión en la zona se ha agravado recientemente por los ensayos nucleares ampliamente condenados en el mundo por Corea del Norte.

No obstante, la tensión en la frontera ha sido y es permanente y constante ya que toda la zona está militarizada. Y la militarización no sólo implica la presencia de tropas, armas y demás infraestructura bélica, sino la pretensión de que la vida civil esté regida bajo un sistema militar, de que las familias, las escuelas y el conjunto de la actividad social esté subordinado absolutamente a una situación de guerra; que, además, se prolonga por décadas. Esto trae como consecuencia no sólo una tensión social muy fuerte, sino también efectos y reacciones sobre la mente de soldados y población fronteriza.

hae-anseon-3

El episodio inicial de la película –la muerte “accidental” de un muchacho que hacía el amor en la playa, inducido por su enamorada, por parte del soldado Kang– marca y determina el resto del filme. Arma un contexto en el cual hay una serie de elementos dramáticos que se van agregando a la historia, intensificando la tensión con nuevas situaciones de violencia ante la población civil y de muerte hacia (y entre) los mismos soldados.

A pesar de que la fluidez de la historia no es del todo perfecta El Guardacostas mantiene dos líneas narrativas paralelas muy bien ensambladas. Una es el desquiciamiento de esta chica y, la otra, el desquiciamiento del propio victimario. En el primer caso, por el shock derivado de presenciar la muerte brutal de su compañero (baleado y luego volado por una granada). Mientras que en el segundo caso, por el aislamiento que se crea en torno a Kang a su retorno a la ciudad; sumado a la incapacidad de reinsertarse tanto en la base como en la sociedad. Lo cual produce un nuevo regreso del protagonista a la misma zona hasta el desenlace de la película. La cinta incluye algunos elementos documentales, pero sobre todo, ofrece una visión ideológica muy crítica sobre realidades que no aparecen en las noticias sobre lo que ocurre en esa zona del mundo.

Dentro de este contexto, vemos los mismos temas que tocamos en de alguna forma en Bad Guy; por ejemplo, el sometimiento de la mujer mediante su prostitución, pero esta vez ya claramente por el condicionamiento político y la militarización. De otro lado, también tenemos la sed de venganza del protagonista ante la marginación de la cual termina siendo víctima; venganza que se manifiesta hacia sus antiguos compañeros y que también tiende a reproducirse entre ellos; con el consiguiente saldo de víctimas. Además, la tensión es intensificada no exactamente por el voyeurismo, pero sí por la vigilancia constante de los soldados sobre la frontera, la búsqueda de enemigos debajo de las piedras o el inventarlos por presión de sus superiores, en el marco de la militarización. En este contexto, también resulta más justificado y lógico el hecho de la violencia; es decir, no es la violencia gratuita y propia de los bajos fondos (como en el caso de Bad Guy), sino que es una violencia institucionalizada desde el las fuerzas armadas. En ese sentido, es una película que critica el militarismo y la impunidad en que el Estado actúa contra la población civil.

hae-anseon-2

El tratamiento audiovisual, como ya es habitual en este director, tiende a ser clásico; aunque con imágenes impactantes y destinadas a simbolizar la situación de los personajes. Las más llamativas son al comienzo, cuando el héroe se coloca una especie de tatuaje guerrero en la espalda; y al final, cuando está exhibiéndose con armas de guerra en medio de la ciudad, toma simbólica y llamado a la sociedad coreana sobre la situación de la frontera. Por otra parte, la inmersión de la chica en la pecera y las condiciones en las que es médicamente tratada, así como un sometimiento sexual, constituyen –en esta cinta– una fuerte denuncia sobre la violencia contra la mujer.

De esta forma, El Guardacostas retoma los temas que obsesionan a Kim Ki duk, pero en un contexto muy distinto, menos “poético” y más político. Es curioso comprobar cómo se omite muchas veces este componente en la obra del director asiático, cuando es una característica que debiera resaltarse; ya que instaura una lectura ideológica que da consistencia lógica a la película. Este es un elemento que hay que valorar en el cine surcoreano y en la cinematografía mundial en general, porque este aspecto es soslayado en el análisis y la crítica cinematográfica; cuando hay referentes muy claros que implican a los cineastas con su tiempo y su sociedad.

Artículo anterior
Filmoteca PUCP presenta retrospectiva de Nikita Mikhalkov
Artículo siguiente
Tráiler de "Assassination of a High School President", intrigas estudiantiles

2 comentarios

  1. maria eugenia
    30 de junio de 2009 at 15:56 — Responder

    maestro¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  2. Mitnick
    3 de julio de 2009 at 13:02 — Responder

    A mi no me gusto, en general no me gustan mucho que digamos las primeras peliculas de Kim…

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

El guardacostas (2002)