ciclope

Son cada vez más comunes los casos de entusiastas de la ciencia ficción que, con todas las armas que ofrece la tecnología de hoy en día, se lanzan a realizar sus propias creaciones, obteniendo algunas veces resultados sorprendentes a base de dosis más amplias de paciencia y tenacidad que las de cualquier profesional contratado por la gran industria. Un nuevo caso es el del director Carlos Morett. En 2003 se le metió en la cabeza hacer uan película de acción y efectos especiales. Luego de varios años el resultado es de un acabado impresionante.

Ahora que algunos medios en España se han interesado en su historia, Morett afirma que las dos frases que más ha escuchado de aquellos a los que le ha presentado su cinta son: “aquí has metido muchísimo dinero” y “esto no parece hecho en España”. Cíclope dura 10 minutos y es el primer cortometraje hispano en el que sólo los actores son reales. Durante cuatro años de trabajo, el director no solo realizó personalmente la labor de animación, sino que las complicaciones con los actores tuvieron que ser solucionadas con métodos de producción tales como pintar de verde el sótano de un chalet prestado para que sirviera de croma.

Otro detalle especial de Cíclope, es la presentación de la capital española como un escenario influenciado por el estilo de Blade Runner y los videojuegos. “Madrid es una ciudad que da para todos los géneros. Además ¿por qué los extraterrestres tienen que llegar siempre a Nueva York? Yo vivo aquí y la Gran Vía es mi Quinta Avenida”, declara Morett, que ha visto recompensado su esfuerzo con una próxima sucesión de exhibiciones en los circuito de festivales. Algo que a este egresado de ciencias de la comunicación, le puede significar el impulso de una carrera, precisamente en este año en el que España se estrena Planet 51, el empeño más ambicioso en animación que ha desarrollado esta cinematografía. De momento la Comunidad de Madrid le ha concedido una subvención de ocho mil euros. Cuando planea tener lista la versión definitiva del corto. El avance que tienen a continuación dice mucho más por sí solo. No se puede negar de que el hombre tiene futuro en el medio:

(Vía El País)