Javier Fesser desmiente declaraciones de Rosa María Oliart

festival lima 2009 jurado

Jurado del festival, presidido por Rosa María Oliart. A su derecha, Javier Fesser

Hoy el diario La República ha publicado una carta del cineasta español Javier Fesser, miembro del jurado de la Sección Oficial del reciente Festival de Lima, y además una nota en las páginas de Espectáculos sobre el mismo tema: la indignada respuesta de este director a las declaraciones penosas, increíblemente imprudentes, que la presidenta de Conacine, Rosa María Oliart, dio a ese medio el pasado 18 de agosto, tres días después de la clausura del certamen. Oliart, que también presidió ese jurado, integrado asimismo por el crítico francés Michel Ciment, y los directores Nicolás Echevarría, de México, y Manuel Pérez, de Cuba, atribuyó a la oposición de Fesser, Ciment y Pérez la derrota de La teta asustada en la competencia de la Sección Oficial, en un comentario que no tiene precedentes, como indica José Alejandro Godoy. Lean un fragmento:

Cuestionada sobre los criterios que hicieron del largometraje chileno La nana el mejor del festival, Oliart refirió que “tenía una extraordinaria dirección de actores, una actriz principal sobresaliente y una historia muy humana”.

¿La cinta de Claudia Llosa no los tenía? Rosa María Oliart nos dice que ni Michel Ciment (Francia) ni Javier Fesser (España) ni Manuel Pérez (Cuba), integrantes del jurado del Festival, hallaron esas cualidades en el filme ganador del Oso de Berlín.

Solo el mexicano (Nicolás Echevarría) y yo concordamos en que La teta asustada debía ganar el premio. A los demás no les parecía una buena película. No les gustó la parte folclórica, la historia retratista, el contexto. Hubo mucha polémica. Hubiera sido ideal que La teta asustada no compitiera”, comentó.

Javier Fesser la contradice totalmente en la misiva que abre la edición del diario en la página 2. [Actualización 5:40 p.m. La cinefilia no es patriota publica la carta completa de Fesser.]

Señor director:
Unas declaraciones de doña Rosa María Oliart, presidenta del jurado del 13 Festival de Lima al cual yo también he tenido el honor de pertenecer, hacen públicas conversaciones privadas del jurado en el transcurso de nuestras deliberaciones. Esto me parece feo y de especial mal gusto. Pero cuando lo que en sus palabras afirma es falso, ya no es un problema de elegancia sino de lamentable carencia de ética. Afirma la señora Oliart que ni Michel Ciment, ni Manuel Pérez ni yo encontramos cualidades en “La teta asustada” y que a ninguno de los tres nos parecía una buena película. Añade además que no nos gustó su parte folclórica, retratista y su contexto. He de recordarle a nuestra presidenta que la magnífica película de Claudia Llosa estaba entre mis tres favoritas para mejor película, guión, fotografía y actriz. Le recuerdo también que era a ella, y a nadie más, a quien le parecía folclórica, retratista y en ciertos aspectos exagerada. Para nosotros se trataba de una de las propuestas más poderosas de la competición. En suma, fue la única que no la tenía entre sus tres filmes favoritos.
Javier Fesser
Miembro del jurado

Y en la página 41, se aprecian unas frases más:

A través de un correo electrónico, Fesser explicó que todos los miembros del jurado, excepto Rosa María Oliart, apoyaban la película de Claudia Llosa. Fesser aseguró que el jurado en pleno respaldó a La teta asustada para ganar el premio más importante de la competencia cinematográfica y que las palabras de Rosa María Oliart responden a un acto de cobardía. Transcribimos una parte de su misiva: “He de recordarle a nuestra presidenta (del jurado) que la magnífica película de Claudia Llosa estaba entre mis tres favoritas para mejor película, mejor guión, mejor actriz. Le recuerdo también que era a ella, y a nadie más que a ella (los otros jurados eran el crítico francés Michel Ciment y el cineasta cubano Manuel Pérez), a quien La teta asustada le parecí­a folclórica, retratista y en ciertos aspectos exagerada.

(Ciment, Pérez y Fesser) dejamos patente en cada uno de nuestros apasionados comentarios la inequívoca certeza de que se trataba de una de las propuestas más poderosas de la competición.

Es difícil comprender cómo (Oliart) ha podido hacer unas declaraciones tan desgraciadas, tan diametralmente alejadas de la realidad“.

Sin duda, es un lamentable incidente. Es de esperarse una réplica de Oliart.

Actualización. 1 de setiembre. En su edición de hoy, La República no menciona la aclaración hecha por Javier Fesser, y reafirma la autenticidad de las declaraciones de Rosa María Oliart publicadas el 18 de agosto. El diario agrega que éstas “fueron textuales”, como respuesta a una carta de disculpa que Edgar Saba, director del Festival de Lima, ha enviado al cineasta español, en la que indica que Oliart habría sido tergiversada. Es una situación muy delicada, que se hubiera evitado si nunca se hablaba de la discusión del jurado, regla elemental en todo concurso cinematográfico y de cualquier índole.

Actualización. 31 de agosto. Rosita Rodríguez, administradora de Cinemaperú, ha enviado a esa lista una segunda comunicación de Javier Fesser dirigida al diario La República, en la que aclara parcialmente lo publicado por ese medio ayer domingo 30. El director español no se retracta sobre su carta, pero rechaza parte de la nota titulada La Teta… era el film más poderoso (página 41), en concreto por la frase “Fesser aseguró que el jurado en pleno respaldó a La teta asustada para ganar el premio más importante de la competencia cinematográfica”, que efectivamente no figura en la misiva publicada en la página 2, ni en la versión completa que difundió La cinefilia no es patriota. Ahora cabe esperar la respuesta de La República.

Sr Director de La República
no tengo el deseo de intervenir ni alimentar ninguna polémica, y menos si ésta pudiera afectar de alguna manera a uno de los mejores y mas serios festivales internacionales de cine que he conocido. Pero la defensa de la verdad fue el motivo de mi primera carta y ahora lo es de ésta. Y me refiero a su artículo titulado “La Teta… era el film más poderoso”.
http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20090830/41/node/214944/todos/3711
Colocan ustedes en mi boca y en la de Rosa María Oliart lo que ni ella ni yo hemos dicho. ¿No estará ella en lo cierto cuando dice que sus declaraciones fueron mal interpretadas por la periodista que le entrevistó? Porque ustedes afirman:
“Fesser aseguró que el jurado en pleno respaldó a La teta asustada para ganar el premio más importante de la competencia cinematográfica”.
Esto es mentira. ¿Dónde y cuándo he afirmado yo esto? Mis palabras exactas fueron:
“la magnífica película de Claudia Llosa estaba entre mis tres favoritas para MEJOR PELICULA, MEJOR GUION, MEJOR FOTOGRAFIA y MEJOR ACTRIZ. Se trata de una de las propuestas más poderosas de la competición”.
Dos declaraciones bien diferentes.
Que nadie se confunda. La Nana, película redonda, sorprendente y magistral que a todos nos cautivó, merece, sin ninguna duda, el premio que recibió. Como lo merece la impresionante fotografía de Lula Carvalho, la interpretación de Daniel Hendler y de Magaly Solier, el guión de Alvaro Brechner y Gary Piquer, y como merecen sus premios las también películas galardonadas por nosotros Gigante y Los Paranóicos. Yo estoy totalmente satisfecho y muy orgulloso de un palmarés que se obtuvo tras un enriquecedor debate y que fue, por cierto, mucho más unánime de lo habitual. Aprovecho para felicitar al Festival de Cine de Lima por la selección de buenísimo cine latinoamericano que para éste edición ha realizado.
Lo mejor que le puede ocurrir a una gran película como “La Teta” es medirse con otras que también lo sean. Y lo mejor que le puede pasar al cine es que cada vez existan más películas excelentes. Y lo peor que le puede pasar a un director de cine es tener que juzgar el trabajo de otros colegas, sobre todo si parte del convencimiento, como yo, de que es imposible concluir que una expresión artística pueda ser mejor que otra.

Javier Fesser
31 Agosto 2009

Artículo anterior
Imágenes de los Volturi en "Luna nueva"
Artículo siguiente
"Hago las películas que quiero hacer": una entrevista con Julián Hernández

3 comentarios

  1. Jona
    30 de agosto de 2009 at 20:38 — Responder

    Y lo cómico es que Rosa María Oliart ha premiado a La Teta por lo menos una vez.
    http://www.youtube.com/watch?v=5iR7s9-5mVM

  2. mauricio carrasco
    31 de agosto de 2009 at 21:25 — Responder

    peruanista:
    el único que le ha dado una lectura al magistral filme de llosa es usted, situación que deja concluir que el único racista acá es usted. su visión limitada de la cultura no le permite admirarla en toda su dimensión.
    mejor váyase a comentar por otros blogs (léase el útero) que por acá nadie lo quiere.
    saludos
    m

  3. Christian Wiener
    31 de agosto de 2009 at 22:06 — Responder

    Yo creo que todos estos dimes y diretes sobre lo que dijeron o no Rosa María Oliart, los otros miembros del Jurado o los periodistas de La República, nos hace olvidar lo que me parece el tema de fondo en este asunto, más allá de lo adjetivo y circunstancial de las cartas y rectificaciones, y que parece que nadie ha advertido hasta ahora. Esto es, ¿era ético que la Presidenta del CONACINE formara parte del Jurado de un festival que tenía como uno de sus principales competidoras a una película que, justamente, fue premiada (y en parte financiada) por la entidad que preside?. Ello, cuando menos, implicaba un agudo conflicto de intereses, lo que explicaría su aparente recomendación -porque ahora no se sabe que es verdad o mentira- de que la película de Claudia Llosa no compitiera.

    Es más que preocupante que Rosa María Oliart admita con la mayor naturalidad que al interior del Jurado ella abogó por “La teta asustada”, lo que significa que ni siquiera, como correspondía, se abstuvo en su opinión y voto como parte interesada ¿advirtió de ello a sus colegas del Jurado? ¿Tomaron en cuenta este “pequeño detalle” los organizadores del Festival al convocarla? Digo, porque hasta donde tengo entendido, en ningún otro festival en el continente se designa al representante de la institución oficial de cine, en ejercicio, para ser parte del jurado, y ello por la elemental razón de que varias de las películas participantes se hacen con recursos de esas instituciones, y por eso les resultaría muy difícil a estos señores (o señoritas) separar su visión personal de su cargo directriz; dar un premio y al mismo tiempo celebrarlo como propio.

    Lo más grave de todo es que si la Presidenta del CONACINE exhibe una ética tan laxa y conveniente en un encargo personal de repercusión internacional, ¿cómo podrá fiscalizar a otros, incluyendo a los futuros jurados de los actuales y próximos concursos del CONACINE? Además, por supuesto, que ahora tiene muy poca autoridad moral para recomendarles que no hablen de lo que discuten y resuelven al interior de su sesiones.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Javier Fesser desmiente declaraciones de Rosa María Oliart