Venecia 2009: “Lebanon”, la representante israelí

lebanon

Buena ha resultado la recepción de esta película del israelí Samuel Maoz. Lebanon ha sorprendido en esta jornada con una retrato demoledor sobre la Guerra del Líbano, un suceso en el que el propio Maoz participó, y en cuyos recuerdos se encuentra parcialmente inspirada. “Necesitaba distancia para usar esos sentimientos, esos recuerdos, como director. En la película está parte de mi más profunda y dolorosa memoria”, declaró el director, quien viene recibiendo de los mejores elogios por parte de la prensa internacional.

La acción se desarrolla casi todo el tiempo dentro de un tanque y los protagonistas son soldados jóvenes que irán descubriendo, de la peor forma, todo el horror de una gesta a la que se unieron entre aparentes patriotismos y cierta irresponsabilidad. “El concepto de que el filme se desarrollara dentro del tanque fue creado en mi mente con la intención de usar mis recuerdos subjetivos, era una forma de filtrar mis recuerdos”, señaló nuevamente Maoz. Uno de los protagonistas, Michael Moshonov, indicó que todos trabajaron mucho con el director para entender no sólo los personajes sino la situación en la que se encontraban. El resultado final, es imprsionante a decir de la gran mayoría, y muchos ya la señalan como una de las favoritas para figurar en la premiación.

En The Hollywood Reporter, Deborah Young escribe elogiosamente:

Los traumas emocionales de los jóvenes soldados reclutados en la guerra con el Líbano en la década de 1980 se contados a través de los ojos de la tripulación un tanque en esta concentración de emociones crudas dirigida por Samuel Maoz.

En comparación con la animación sofisticada de Ari Folman en Vals con Bashir, otra película autobiográfica que trata de la misma guerra, ésta tiene un enfoque diferente para, a partir de la experiencia, describir el horror de la guerra más que su trasfondo político. A veces parece que la película, que va pasando a primeros planos y diálogos para sacar el máximo provecho de un presupuesto bajo, podría haber sido ambientada durante la Segunda Guerra Mundial. Dicho esto, los espectadores con un fuerte interés en Israel y el Medio Oriente es probable que formen parte de la audiencia internacional de este inquietante filme de festival perturbador y de alta tensión.

La acción está totalmente dentro de los confines claustrofóbicos de un tanque blindado, las únicas vistas del mundo exterior están entre los espacios del cañón. Cuatro acalorados, mugrientos y veinteañeros soldados – Shmuel el artillero, el comandante de Assi, Herzl el cargador y el conductor Yigal – son los personajes que vemos en el tanque, en medio de un ruido ensordecedor y desagradable golpes cuando el vehículo está en movimiento. Ninguno obedece las órdenes y uno por uno entran en pánico al darse cuenta de que se han metido en una trampa mortal.

Su comandante en jefe (Zohar Strauss) lleva a las fuerzas terrestres a una misión que al principio parece sencilla. Todo lo que tienen que hacer es “limpiar” un pueblo libanés que ya ha sido bombardeado por la Fuerza Aérea de Israel y pasar a un punto de encuentro. Pero todo se convierte en una pesadilla para las relajados y asustados soldados, que no se animan a disparar a los combatientes y terminan matando a civiles en su lugar.

Esta podría ser considerada como una de las películas de guerra más anti heroicas jamás realizada, ningún personaje puede batallar o mostrar el menor valor a sus compañeros, todo haciendo burla de una placa que exalta: “El hombre es de acero. Un tanque es sólo de hierro”. Es difícil preocuparse por estos personajes irresponsables, que extrañan a sus madres en casa y parecen incapaces de comprender los elementos básicos de lo que está pasando alrededor de ellos. Cuando un prisionero de guerra de Siria es ingresado en el tanque, este no puede comprender el terror de sus captores, sintiéndose amenzados por un falangista feroz (un árabe cristiano), uno fuera de su sangre.

En la oscuridad del tanque, los chicos asustados, pendientes, y con caras sucias, son difíciles de diferenciar. Lo que viene a través de un horror visceral descrito sin descanso o alivio dentro del desarrollo dramático. La larga secuencia en la que participan en el bombardeo de un edificio donde una familia cristiana es mantenida como rehén de los terroristas es aún más poderosa para ser vista sólo a través de las aberturas del arma, la actriz Reymond Amsellem es inolvidable como la joven madre, cuya familia es asesinada delante de sus ojos.

(Vía El Vocero)

Artículo anterior
Venecia 2009: Presentación de la peruana “Paraíso”
Artículo siguiente
"El mago de Oz" se exhibirá gratuitamente en EE.UU.

3 comentarios

  1. […] el festival italiano con el triunfo de la aclamada cinata israelí Lebanon, del director Samuel Maoz, un retrato bélico crudo y ambientado en el interior de un tanque. El […]

  2. […] tendremos que apuntar el nombre de Samuel Maoz como un referente del actual cine israelí. Lebanon (Líbano), se llevó el León de Oro este año y se ha convertido en una de las películas más […]

  3. […] tendremos que apuntar el nombre de Samuel Maoz como un referente del actual cine israelí. Lebanon (Líbano), se llevó el León de Oro este año y se ha convertido en una de las películas más […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Venecia 2009: “Lebanon”, la representante israelí