Acabamos de enterarnos de la renuncia, o más bien destitución, del director del Centro Cultural de San Marcos, el cineasta Federico García Hurtado, por haber asistido a la presentación del libro “De puño y letra”, de Abimael Guzmán, que provocara tanto revuelo la semana pasada y fuera diligentemente promocionado por el ministro de Justicia, Aurelio Pastor, al punto que el tiraje se agotó en pocos días.

El rector Luis Izquierdo Vásquez le pidió la renuncia, lo que constituye una violación a la libertad de información y de libre concurrencia, y también una expresión de los vaivenes de la actual gestión del rectorado sanmarquino, tan temeroso de estar ligado nuevamente a tendencias subversivas que prefiere vulnerar derechos básicos y elementales del estado de derecho. Más allá de la discutible figura de García, esta situación trasciende lo personal y forma parte de un peligroso clima persecutorio, en el que se demuestra que, después de tanta historia, se ha aprendido muy poco.

El nuevo titular es Carlos Del Águila Chávez, quien hasta la semana pasada era el director del Museo de Arqueología y Antropología de San Marcos, entidad que forma parte del Centro Cultural.

Lima 21 de setiembre de 2009

Señor Doctor
LUIS IZQUIERDO VÁSQUEZ
Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Presente.-

Me dirijo a su Despacho para saludarlo y al mismo tiempo, hacer efectiva mi renuncia al cargo de Director General del Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos que me solicitara verbalmente el día 17 del presente mes.

Como es de su conocimiento, el día 11 de setiembre del presente año, asistí como invitado, en mi calidad de periodista, cineasta, escritor y estudioso del acontecer político de nuestro país, a la conferencia de prensa realizada en el Hotel Riviera con motivo de la presentación del libro “De puño y letra” del Sr. Abimael Guzmán.

Considero necesario manifestarle que el haber sido designado por usted como funcionario de la universidad más antigua de América, no recorta en modo alguno mi derecho a la libre información, a la libre concurrencia, y al libre pensamiento, aunque en este caso, como ya lo he expresado públicamente, discrepe con los conceptos vertidos en el mencionado libro y con la posición ideológica y política del autor. Una conferencia de prensa colmada de periodistas como ocurrió el día señalado, es un acto público y no constituye falta ni delito alguno en un régimen auténticamente democrático, como pretende demostrar el diario “Correo” en una verdadera cacería de brujas en su artículo “El auditorio de Abimael” y en especial en el acápite “Académicos sanmarquinos”.

Es su derecho señor Rector solicitar mi renuncia cuando así lo estime conveniente, y el mío de discrepar con las razones esgrimidas por usted personalmente para mi destitución, pues considero que tienen como fondo la intolerancia a las ideas y vulnera el derecho de información y de libre concurrencia que nos asiste a todos los peruanos.

Estoy convencido que la universidad es el espacio mas idóneo para debatir ideas y proposiciones, aunque sean contrarias al orden establecido. Hemos logrado que “La Casona” sanmarquina esté ya convertida en un referente de la cultura y las artes, reconocido por propios y extraños, en cualquier parte del mundo.

Agradezco la oportunidad que me dio usted para realizar un viejo anhelo de mis años juveniles.

Federico García Hurtado
DNI 10319073

Extra: