La princesa y el sapo (2009)

the-princess-and-the-frog-posterThe Princess and the Frog
Dir: Ron Clements & John Musker | 97 min. | EEUU

Intérpretes: Anika Noni Rose (Tiana), Bruno Campos (Príncipe Naveen), Keith David (Dr. Facilier), Michael-Leon Wooley (Louis), Jennifer Cody (Charlotte), Jim Cummings (Ray), Peter Bartlett (Lawrence), Jenifer Lewis (Mama Odie), Oprah Winfrey (Eudora), Terrence Howard (James), John Goodman (Big Daddy La Bouff),

Estreno en Perú: 24 de diciembre de 2009

La princesa y el sapo es una sorpresa, más aún en estos momentos en los que se acentúa la costumbre de que la animación de Hollywood que llega a nuestra cartelera sea mayoritariamente infográfica. El personaje de Tiana, no es la princesa que anuncia el título, o al menos no ha obtenido aún el derecho a serlo. El contexto de una Nueva Orleans en los años ’20 resulta atractivo desde un inicio en una cinta de la que, francamente, esperaba encontrar una nulidad.

the-princess-and-the-frog 1

La princesa y el sapo es una sorpresa, más aún en estos momentos en los que se acentúa la costumbre de que la animación de Hollywood que llega a nuestra cartelera sea mayoritariamente infográfica. Esta relectura del clásico cuento de hadas está lanzada como una cinta que rompe con algunos estereotipos de la vertiente que popularizara la propia Disney desde la aparición de su Blanca Nieves y los siete enanos, y en este caso se trata de una historia protagonizada por un personaje afro estadounidense. Eso podría hacernos pensar anticipadamente que estaremos por contemplar un espectáculo respetuoso de las correcciones políticas hasta lo insípido. Pero aún cuando su amabilidad está intacta, resulta siendo una película estimable, colorida e ingeniosa por varios momentos.

Dirigida por el tándem Ron Clemens y John Musker, quienes están afiliados como directores en la casa del Mickey desde Policías y ratones (¡que recuerdos de niñez!), y cuyas trayectorias incluyen populares capítulos en la nueva edad de oro de la compañía como La sirenita o Aladino, La princesa y el sapo narra el clásico planteamiento del triunfo sobre la mayor adversidad, pero dándole la vuelta para que resulte bastante fresco, ahora que las citas y diversas referencias están a la orden del día hasta llegar a saturar. El personaje de Tiana, no es la princesa que anuncia el título, o al menos no ha obtenido aún el derecho de serlo. El contexto de una Nueva Orleans en los años ’20 resulta atractivo desde un inicio en una cinta con la que, francamente, esperaba encontrar una nulidad.

the-princess-and-the-frog 2Por el contrario, en La princesa y el sapo se encuentra no solo ese trabajo profesional, e impersonal casi siempre, sobre la idea del ritmo y el diseño de personajes más o menos delineados entre los activadores de la acción y sus curiosos acompañantes, también puede apreciarse una cuidadosa y hasta extraña elaboración de un estilo visual cercano al de animadores franceses como Sylvain Chomet. Mandando la caricatura, por esta aventura de la chica pobre y su noble batracio, se pasean todos los distintivos exóticos de aquel rincón del sur norteamericano: tradicionalismo, vudú, cultura creole, pantanos, etc. Y estos a su vez son reinventados como parte de un mundo o una nación totalmente distintos, como si se trataran de algún país vecino al del rey león.

Este diseño como siempre, se encuentra supeditado a la acción, pero no por ello el espectador adulto podrá evitar caer en cuenta de dos aspectos interesantes. Uno de ellos es el humor negro, que ocasionalmente se dispara a lo largo de metraje, especialmente el que está ligado con el personaje más divertido y extravagante, si es que cabe, de la función: el lagarto con aspiraciones de trompetista, y burlonamente llamado Louis. Personaje que a su vez es el más representativo del otro gran atractivo de cinta que constituye toda la introducción de la cultura del jazz, la era de la belle époque, y cierta exaltación de su órbita folclórica. Temática tan poco usual en el cine digamos “familiar” de hoy en día, y con la que hasta podríamos calificar de arriesgada la propuesta de una película que vale la pena ver por su especial encanto.

Artículo anterior
"El Perro del Hortelano", comedia indígena peruana
Artículo siguiente
"La teta asustada" a los Goya 2010, y en Los Angeles

2 comentarios

  1. adriana tianerisch
    5 de febrero de 2010 at 17:05 — Responder

    hola, si te digo algo me lo crees? pareciera qe me hubieses pregiuntado la historia de mi vida, escribistes tal cual lo que he vivido, con pocas diferencias, permiteme presentarme, mi nombre es adriana tianerisch y las personas que me conocen de cariño me llaman tiane, tengo las mismas caracteristicas fisicas que la protagonista del cuento y para colmo desde pequeña elegi la estrella mas grande del cielo para que me concediera deseos, juro que no miento y cuando quieras podemos entablar una conversacion para que veas las pruebas y te des cuenta que lo que te digo es real. besos. escribanme

  2. 26 de septiembre de 2010 at 18:11 — Responder

    para mi es orrible ver la princesa y el sapo les cuento porque porque mi mamà me compro la peli y el chico que se la vendio le dijo que estaba en castellano y esta en ingles ahora la estan viendo mi mamà y mi hermano y esta en ingles tenes que leèr abajo yo tengo 7 años chau

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

La princesa y el sapo (2009)