Don Melcho, amigo o enemigo (2009)

Don Melcho, amigo o enemigo¿Qué es la película?

Pregunto, ¿qué tan fácil es sentenciar a una película andina, ínfima en recursos de todo tipo, como ‘deficiente técnicamente’? ¿Aprobarla por su sola esforzada existencia es acaso más válido?

Diatribas academicistas o complacencias chauvinistas son los polos opuestos comunes que suelen juzgar a estas producciones polémicas por su clara distancia con la estética archiconocida y aceptada, cuestión aparte de las culturas que representan estos reclamos o defensas. En el estreno en Lima (en Centro Cultural CAFAE), el 30 de enero, de Don Melcho, amigo o enemigo estos dos frentes se entrecruzaron durante el conversatorio con su director, Arnaldo Soriano: apasionados comentarios se dejaron escuchar, empero negados de algunos elementos de juicio que les favorecería una mejor aprehensión de la experiencia.

Que Don Melcho, amigo o enemigo sea la primera película de ficción íntegramente huancavelicana explica el afán reivindicativo de su director por colar en la narración expresiones artísticas locales, entendiéndolas como decoraciones y develaciones oportunas de una cultura obviada por el centralismo que reniega Don Melcho, y Soriano, entrelíneas. El contexto ochentero coincide aun con la actual realidad del Ande, ignorado de beneficios trascendentes y de justa repartición de bienes por parte del Ejecutivo. Entonces, Don Melcho es el ajusticiador de una causa que todos quieren, pero que nadie proclama. Sólo habría que preguntar a un citadino cualquiera para confirmar que el despojo de ricos para su repartición popular es una pose de ovación entre campesinos.

Este híbrido ingenuo -con tufillo orgulloso propio de los serranos- de ficción con documental que es la película ofrece una demostración idiosincrática-política de un pueblo poco favorecido de resoluciones y decretos estatales al que añade una cosmovisión andina a favor del trabajador de la tierra como dueño de ésta y contrario a los latifundistas expropiados por el gobierno de Velasco; asimismo, otros “testimonios” hacen palmario: performances musicales en quechua, danzantes de tijeras y festividades populares como La Fiesta de la Cruces con piques de caballos y corridas de toros.

Soriano define su película como “sólo una representación parcial” de la cultura huancavelicana, como si fuera un compromiso de cualquier autor fidelizarse y recrear su propio contexto fidedignamente para conocimiento masivo. Es que estas añadiduras (musicales y folklóricas) se motivan como el aprovechamiento de una oportunidad única, dentro de la marginalidad político-social de los pueblos del interior del Perú, para hacer conocer su sociedad, costumbres y fiestas. Valdrá más, Don Melcho, amigo o enemigo como una fracción (en vídeo) de la región Huancavelica de los últimos años que como un biopic de un compadre andino que fue héroe y villano en su propia tierra.

Don Melcho, amigo o enemigo

A todo esto:

¿De qué va la película?

Cual Padrino andino, Don Melcho maneja las influencias político-judiciales de su pueblo, con lo que se vale para ser abigeo, asaltante y corruptor impune, extendiendo ese provecho al servicio de la población mayoritariamente pobre. Una personalidad ambigua cuyo poder cubre toda la región.

Las varias situaciones en las que actúa el personaje intentan abarcar los muchos aspectos en los que Don Melcho tuvo injerencia. Capítulos aislados que parecen incongruentes por su desorden narrativo, pero que irisan y complejizan el perfil de este hombre, hoy leyenda. El celo obvio de Soriano por solemnizar cada paso de su personaje, sean delictivos o solidarios, lo hacen cómplice y partidario de su causa. Es que Don Melcho es un personaje ambivalente, intrigante, impertérrito, casi indescifrable, arquetipo –aunque desaforado- del coraje serrano, mucho más interesante que el señor T de El acuarelista, que Enrique Aet de Una sombra al frente, que Santiago de Máncora y que Felipe y Sixto de Vidas paralelas. Empero muchos criterios del filme desaprueban el mínimo rigor.

Soriano consiguió a actores y a técnicos empíricos para su reparto y staff. Si el director contaba con algunos conceptos académicos, aprendidos en la Escuela Provincial de Cine y Televisión de Rosario, Argentina, donde estudió en los 90, estos serían mal ejecutados por los no-profesionales a su cargo, en desmedro de la ya apocada producción; válida excusa para algunos yerros ominosos. Muchos directores andinos declaran alejarse de cualquier influencia foránea, a diferencia del cine hecho en Lima que –según indican- “sigue estereotipos norteamericanos”, por lo que no refleja “nuestra realidad”. El huancavelicano Soriano no sería parte de este grupo de trasgresores sino un no aplicado alumno de la ‘escuela formal’.

Rezan los rumores que los motivos y circunstancias de la muerte de Don Melcho son inciertos: la película, antes del flashback de “2 años antes” del inicio, sugiere un ataque a pedradas sobre su caballo, pero en el desenlace es víctima de un ataque de adversarios terroristas. Entonces, ¿los terroristas armados con rifles utilizaron piedras y no balas para atacarlo antes de montarlo a caballo para su regreso? Nunca lo sabremos los espectadores. Lo mínimo requerido es coherencia en la narración y ese final –más incierto que el verdadero fin de esta personalidad rural- atenta contra esa elementalidad.

No obstante, Don Melcho, amigo o enemigo da cuerda para una amena discusión.

La película completa en Youtube:

Oscar rules
Artículo anterior
Oscar 2010: ¿Quién elige el mejor filme extranjero?
Artículo siguiente
Amor sin escalas (2009)

21 comentarios

  1. Hernan Trucios Meza
    1 de febrero de 2010 at 16:59 — Responder

    Definitivamente muy bien dicho, Jhon:

    /Arnaldo Soriano Vasquez es un “no aplicado alumno de la escuela formal “/

    He aqui un dialogo interesante que oí – entre una joven y una señorita – en la plaza de la ciudad de Huancavelica:

    – ¿Arnaldo estuvo en la Argentina? ¿Estudio Cine?, preguntó una señorita
    – Asi es, viajó por uno o dos años, respondió un joven
    – Pero si yo todo el tiempo lo vi en Huancavelica, a mi me contaron que estudiaba algo por correspondencia. Pero que estudió cine en otro pais, no. ¿Se estudia para eso? – preguntó la senorita
    – Pues si, para todo hay que estudiar- sentenció el joven.
    – Y para hacer “Don Melcho”, ¿Arnaldo tuvo que estudiar cine? – preguntó nuevamente la señorita
    – Supongo, pero Arnaldo no aplicó en la práctica lo que aprendió.
    – ¿Y cual es el chiste? – ironizó la señorita
    – El chiste es “Don Melcho”. Que a muchos pobladores rurales de huancavelica les gustó y a muchos citadinos les desagradó.
    – ¿Y eso por qué?
    – Porque la gente rural no sabe de estructuras narrativas ni les importa. Solo se identificaron con una historia que casi como cuento o leyenda recorre por los rincones huancavelicanos y verla en pantalla les fascinó.
    – ¿Y a los de la ciudad por qué les desagradó?
    – Ah, eso es porque de la ciudad tienen una mentalidad muy ocidentalizada, a lo yanqui.
    – ¿Yanqui?
    – Es un decir. A los de la ciudad les gusta historias simples, peliculas donde el director no se compromete con su realidad.
    – ¿Y hay que comprometerse?
    – Unos dicen que si, otros dicen que no
    – Yo pienso – interrunpió la señorita- que mejor Arnaldo hubiese hecho un documental sobre los chopjas, si quería comprometerse y mostrarnos la realidad…. Porque “Don Melcho” no sirve como muestra de una realidad, ni siquiera como ficción.
    – Creo que tienes razon, dice el joven.
    – Y es verdad qué Arnaldo ganó un dinerito para hacer la pelicula del Conancine.
    – Si, asi es, en el 2007, por el mejor proyecto regional.
    – Y cuanto recibió?
    – No se exactamente, pero dicen que más de 50 ó 100 mil
    – ¿Y con esa cantidad de dinero hizo ese bodrio de pelicula? Que horror? Lo repito mejor hubiera hecho un docmuental. Hay gente que con casi nada de dinero hacen una buena peli. El ejemplo mas claro es el ayacuchano Palito Ortega que haciendo chanchita hizo su primer pelicula y es buena, en verdad. Y ni siquiera ha estudiado cine. En fin. Pero… Y “Don Melcho”, ese proyecto, ¿alguien supervisó?
    – Pues si, lo supervisó la presidenta del Conacine. Pero creo que todo el proyecto no. Dicen que Rosa Maria Oliart solo vino para ver la grabacion de un par de escenas y se fue.
    – Que mal. Deberian superviar todo el proyecto, principalmente desde la preproduccion, rodaje y edicion. Todo. No solo es dar dinero y ya.
    – Pero la pelicula ya esta hecha qué podemos hacer. Lo lamentable es que ahora, Arnaldo aqui en Huancavelica es toda una celebridad.
    – ¿No es una celebridad Panfilo Quispe, el actor que hace de “Don melcho”?
    – ¡Que va! Panfilo esta por ahi sin chamba, me comentan que se presentó para un casting de otra peli en otra ciudad. Le pidieron su curriculum y el se presentó con su CD, su DVD “Don Melcho” y le dijeron que lo llamarian y la verdad nadie lo llama para otra actuacion.
    – No te creo.
    – Es la puritita verdad, mi amor.- dijo el joven abrazandola

    Ambos estaban sentados en una banco del parque. Yo. el chismoso de este relato- parado a unos metros.

    HTM

    • Eliana Espinoza Herrera
      17 de junio de 2011 at 12:42 — Responder

      ay pero si yo conozco a este señor, es un profesor que jamas pudo incursionar en otra cosa porque es carente de capacidades, y ese dialogo: se nota amigo que vives resentido con los demas, o que crees?? que por ser tu un fracasado todos los demas deben serlo??? yo que tu mejor voy a estudiar a ver si logro nombrarme en Huancavelica…..Saludos Arnaldo y mucho temple

      • Eliana Espinoza Herrera
        17 de junio de 2011 at 12:45 — Responder

        ah y me olvidaba cuando John dice que Arnaldo es un no aplicado alumno de la escuela formal, no quiere decir que sea un profesional de segunda, se refiere a que la linea que sigue es la vanguardista, si no sabes lo que significa por favor busca en el diccionario

  2. Amazilia
    1 de febrero de 2010 at 22:27 — Responder

    “con tufillo orgulloso propio de los serranos”
    “arquetipo –aunque desaforado- del coraje serrano”
    con frases como estas me parecia estar leyendo a una version limeña de El Peruanista haciendo critica lleno de esterotipos.
    Hay muy mala leche y no hay una apreciacion objetiva en cuanto a la trama, la fotografia, el ritmo de la pela etc
    Una pena k no se pase en las salas de cine estas peliculas.
    Sobre “Lo mínimo requerido es coherencia en la narración”, hay casos en k los abigeos aun poseyendo armas de fuego, usan otras formas de matar para ahorrar balas, asi k un final como dices puede no ser tan inverosimil.

  3. alvaro
    2 de febrero de 2010 at 21:55 — Responder

    Todo entra por los ojos. Y esa película es indigerible en términos estéticos.

    La historia sí está buena y creo que cuidando mejor el aspecto visual las cosas hubieran mejorado sustancialmente.

    Pero bien por el cine huancavelicano. Un pueblo que tiene mucho que contar.

  4. Antolín Prieto
    3 de febrero de 2010 at 0:18 — Responder

    Es curioso, tal como se observa en los comments previos y en tus apuntes, John. “Don Melcho…” gana cuando se la ve como fenomeno antropológico y se observa la reacción del espectador enfrentando la idiosincracia urbana con la rural -validando o no los valores (ideológicos, morales) de la cinta y su protagonista-, o ubicando el rasero de lo técnicamente aprobable -es decir los valores estéticos-.

    Pero, quisiera precisar sobre otro apunte tuyo. No creo en la falta de “estereotipos norteamericanos” en la producción regional, si revisamos veremos que apela en general al melodrama más clásico o al género del terror, y en el caso específico de Soriano y “Don Melcho”, a una suerte de “biopic” local.

    Yendo a lo más específico, algunos de los planos de “Don Melcho” podrían evocar al western, como los chopjas montados a caballos, o la pandilla avanzando por los caminos de herraje. Las situaciones siempre se presentan esquematica y anunciativamente, y en su mejor momento van entre lo gansteril y lo melodrámatico. La edición sorprende con momentos elaborados sobre jumpcuts y elipsis potentes, pero me temo que ambos recursos tienen que ver más con el material filmado y sus errores, que con una concepción cinematográfica clara. Toda esta amalgama de ideas y referencias no forman un cuerpo coherente, y ahí es por eso que la película naufraga.

    Lástima que más allá del esfuerzo por mostrar una historia local, contada desde su propia idiosincracia, no se pueda apreciar una cinta con valores de producción; y peor aún, en este caso, uno termine preguntándose por los rubros en los que se usó el dinero del premio de Conacine.

  5. Hernán
    3 de febrero de 2010 at 13:43 — Responder

    Ya lo dijo el maestro Passolini, amigos… Todo Cine hecho donde sea, en Peru o la China, en el Este u Oeste, tendra referencias del cine norteamericano, hollywoodense… ya que con ellos se inició el despliegue del cine como arte (los planos, los géneros, las tecnicas, etc.)

    A estas alturas no hay nada original, todo es un palimpsesto e intertextualidad. No hay otra, todo es copia de copias.

    Atte.

    Hernan Trucios Meza

  6. Chino Wecca
    11 de febrero de 2010 at 21:18 — Responder

    Te pasastes Arnaldo la película DON MELCHO AMIGO O ENEMIGO muestra nuestra cultura huancavelicana , los que critican hasta el momento no hicieron nada y se sienten impotentes por que jamas haran algo por huancavelica, Arnaldo continua haciendo por HVCA

    • Francis
      13 de febrero de 2010 at 21:35 — Responder

      Te apoyo Chino Wecca, Arnaldo sigue haciendo cosas por Huancavelica, lanzate de alcalde o de regidor, o cualquier cosa. Pero por favor, te lo imploro, no vuelvas a hacer una pelicula.

  7. Guillermo Yachi
    11 de febrero de 2010 at 21:30 — Responder

    Arnaldo eres uno de los mejores intelectuales de Hvca por ello sale esta peli Don melcho, por que muestra como es el hombre andino en su vivencia, cuanto quisiera hablar contigo pero soy ignorante del cine y otras cosas mas,tndras que entender mis limitaciones

  8. Para Wecca y Yachi
    12 de febrero de 2010 at 19:42 — Responder

    Definitvamente…. no saben de cine. Su opiniones son mermeleras. Y para zangar el tema, deben saber que “Don Melcho” es una de las peores peliculas que se han hecho en el perú. Yo como huancavelicano puedo decir que lapeli no refleja nada de Huancavelica, mas bien la ridiculiza o caricaturiza., por que son miopes eh.?

  9. Joe
    20 de febrero de 2010 at 14:27 — Responder

    Estoy de acuerdo con el último comentario, esa película simplemente es un asco!

  10. Raul Ortega Matute
    21 de febrero de 2010 at 18:11 — Responder

    “Don Melcho” puede tener milones y millones de visitas en Yotube, pero que lo hayan visto miles de personas en esa página no le garantiza calidad a la película de Arnaldo Soriano.
    Esa es la verdad para todos lo videos subidos a Youtube. Te haces famoso, te ven miles, pero eso no quiere decir nada.

  11. 27 de febrero de 2010 at 1:38 — Responder

    Antes de entrar en el análisis de la película, siempre considero como paso previo una pregunta básica: ¿es una película para “entretener”? o ¿es una película para “aprender”?…y en base a la respuesta es que trato de ver la película con el mayor grado de objetividad posible.

    A mi parecer, toda película podría ser analizada en base a 4 puntos: la historia que cuenta la película, la forma cómo se rodó la película, el mensaje que deja la película y mi opinión personal respecto a la película. Veamos:

    1.- Respecto a la historia que cuenta la película, es un tema personal (que pretende evadir “convencionalismos citadinos-occidentalizados” pero al mismo tiempo es riesgosa (todo director tiene el mínimo interés que su película sea bien preciada en un nivel general, por lo tanto no zonal) que considero escapó del análisis primario de su director y que para evadir en cierto grado retrasar la producción de la misma continuó con su proyecto con la intención de que el debate se cause entre los críticos de cine, alejado un poco del “mundo” del director. Considero que resulta válido contar historias particulares que más allá de su propio ámbito no podan ser valoradas en un mismo nivel pero también es cierto que si ese es el objetivo, debería brindar soportes en la misma trama que explique de manera específica elementos que no sean familiares en otro ámbito (que no es lo mismo que introducir pequeños elementos costumbristas que no sean tan desconocidos como muro de protección a un universo desconocido mucho más amplio).

    2.- Respecto al segundo punto, creo que la película cuenta con muchas deficiencias: sólo con ver la primera parte noté el encuadre de la fotografía esta un poco lejana como medio de expresión que uno no forma parte de lo que se está viviendo; los diálogos parecen superpuestos como hecho de una post-producción que desconoce pautas primarias de realización de una película (bastaba un palo de escoba con un micrófono inalámbrico -algo casero que siempre resulta útil); la misma trama parece (y efectivamente creo que así lo es) ser detenida cada cierto metraje y continuada no en la cuadrícula anterior sino más allá de la misma dando una sensación de “lejanía” entre escenas. Y así sucesivamente podría seguir ennumerando hechos mínimos.

    3.- Respecto al mensaje que trasmite la película, considero que, al igual que toda película, esta puede diferir entre la idea del director y lo que el producto final exhibe: más allá de cualquier intento de reinvidicación por parte de Soriano, la película juega peligrosamente con un chauvinismo impropio que no hace más que mancillar lo rescatable de la película.

    4.- Personalmente considero a la película en un NIVEL INTERMEDIO porque ni se acerca a una película digna de estar en nuestra filmoteca particular (al menos que uno sea coleccionista de cine regional o peruano o andino o latinoamericano) pero tampoco cae en los pantanos del olvido: mientras que algunos alaban a la película por la idea que pretende trasmitir, otros la descalifican por su deficienta…y creo que ambos análisis podrían ser correctos en la medida que mientras que uno se refiere al FONDO, el otro nos habla de la FORMA….

    ….Siempre es bueno ver cine regional, pero muchas veces es mejor elaborar un mejor producto, no en la espera de ser aclamado por la crítica, sino para sentirse bien con uno mismo…no cuando se nos entreviste sino cuando solos en nuestro cuarto nos veamos en un espejo y sea imposible pretender cubrir nuestras carencias.

    Gracias.

  12. Cesar Yabarrena
    5 de marzo de 2010 at 18:44 — Responder

    Solo quisiera decir que el tema en cuestión aquí es la deficiencia técnica y narrativa. Si leen el artículo se habla de una “Escuela Provincial de Cine y Televisión de Rosario, Argentina”, seguramente en esta escuela muchos tienen la oportunidad de montar, editar, equivocarse, volver a empezar… Ojalá y un día exista una “Escuela Provincial de Cine y Televisión de Huancavelica, Perú”, talvez entonces las cosas serán diferentes.

  13. miguel
    3 de junio de 2010 at 11:13 — Responder

    Hola, me encuentro haciendo un trabajo de investigación sobre el cine regional o provinciano, para un curso de comunicaciones en la universidad católica. Alguien tendrá esta película? además de datos de libros o directores para hacer unas entrevistas? cualquier info este es mi correo:
    mgarcia.cabrera@yahoo.es

    Muchas gracias

  14. 9 de noviembre de 2010 at 12:41 — Responder

    […] largometrajes del interior de nuestro país. Por eso te recomendamos pasar unos días rojiblancos. “Don Melcho, Amigo o Enemigo” (Huancavelica) de Arnaldo Soriano Vásquez abre la mañana del viernes a las 9 a.m. precedida de positivos […]

  15. 9 de noviembre de 2010 at 15:05 — Responder

    […] largometrajes del interior de nuestro país. Por eso te recomendamos pasar unos días rojiblancos. “Don Melcho, Amigo o Enemigo” (Huancavelica) de Arnaldo Soriano Vásquez abre la mañana del viernes a las 9 a.m. precedida de positivos […]

  16. Mirador Regional
    16 de mayo de 2011 at 12:09 — Responder

    Es este señor Arnaldo Soriano ( HUANCAVELICA), quien hizo Don Melcho, y ahora se esta presentandose para el concurso de documentales, con su proyecto SANTA BARBARA LA MINA DE LA MUERTE, quien dejo mejor curriculum con su desastroza producción en Don Melcho, El CONACINE debe de hacer seguimiento a esta gente que se lucra con el dinero de todos, el dinero es para la buena realización y calidad audiovisual y no esa pelicula “Don Melcho, que la historia es buena, pero este señor a demostrado su incapacidad que mancha el nombre de los demás cineastas regionales. Deberian dar oportunidad a verdaderos profesionales involucrados con el cine, y no difamo. compre ud esta pelicual 2Don Melcho” y saque sus propias conclusiones.

    • Maria Casas Briceño
      17 de junio de 2011 at 12:33 — Responder

      De que otros cineastas esta hablando el mirador regional?? si los hay, que es de ellos que nisiquiera han contribuido al desarrollo del cine en Huancavelica?? debe hablar con base, esa es la gran deficiencia del Huancavelicano, que no puede soportar el exito de la otra persona y solo critica destructivamente al otro….quien es UD?? que tanto habla de cineastas profesionales, me imagino que debe conocerlos o ser ud uno de ellos; deje a la gente trabajar aprender de sus errores, gracias al Sr. Arnaldo los huancavelicanos nos hemos dado cuenta de que se pueden explotar otros campos como es el cine..

  17. el patrón Tony Escobar
    25 de enero de 2016 at 13:38 — Responder

    que viva nacion choppca carajo

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Don Melcho, amigo o enemigo (2009)