Cine peruano en “Somos”

El sábado pasado la revista Somos publicó el artículo “Cámaras abiertas” de Sebastián Pimentel, en el que reflexiona, a propósito de la celebrada nominación de La teta asustada al Oscar, sobre el estado actual del cine peruano, y las funciones del ente oficial de la cinematografía nacional, Conacine. En el artículo se cita declaraciones de Juan José Beteta (Cinencuentro), Gabriel Quispe (Apreci), y Leny Fernández (revista Godard!). Lo pueden leer a continuación:

Cine peruano en Somos

Cine peruano en Somos

harmony korine
Artículo anterior
Rotterdam 2010: Diálogo con Harmony Korine
ghibli arrietty
Artículo siguiente
"Karigurashi no Arrietty", lo nuevo de Ghibli

6 comentarios

  1. Rodrigo Portales
    10 de febrero de 2010 at 23:58 — Responder

    Rescato la frase de Gabriel Quispe quien sin restarle méritos a La Teta Asustada, aclara que una golondrina no hace un verano en el cine nacional. Se requiere tanto de un cambio integral de sus instituciones y de su marco legal, como de un recambio generacional y mental de sus realizadores al momento de ponerse tras una cámara.

    • RBC
      11 de febrero de 2010 at 10:28 — Responder

      …lo que necesitamos es elevar el nivel cultural de los critcos en primer lugar, sus conocimientos específicos sobre el proceso cinematográfico, luego el nivel de los realizadores y jefes de àrea especìficos y luego el nivel del Perú entero.
      Pero hablar de recambio es un tanto fácil y absurdo. Parecen comentaristas futboleros.
      …Y sobre esas conclusiones simplistas de que a partir del éxito de LaTetaAsustada hay que apostar por los proyectos innovadores que se desmarquen del academicismo, habría que preguntarle a quien quiera que haya dicho semejante propuesta que para “desmarcarse” del academicismo primero hay que cultivarlo hasta la perfección, cosa que aún no sucede entre nosotros.
      No necesitamos de innovación formal, sino de una reflexión profunda sobre nuestros principales problemas como comunidad y una sensibilidad aguda para plasmarlos con una técnica depurada. Y ojo que es un arte colectivo…
      Si es formalmente innovador o no esa es otra cuestión, a mi juicio secundaria.

      La razón del cine no es ganar premios en el extranjero sino realizar películas que impacten en en la apreciación del público, que nos obliguen a pensar en lo que hemos sido y en lo que seremos.
      A no perder la perspectiva.

      • Carlos
        11 de febrero de 2010 at 12:14 — Responder

        Entonces, si hay que alcanzar la perfección académica, pues hay que seguir entregando los premios de Conacine a Lombardi, Chicho, Aguilar y otros. Así llegaremos lejos y seguiremos teniendo extraordinarias películas de las que nadie se acordará en unos años. ¡Qué lindo es mi Perú!

        Lo que hay que hacer es darle espacio a gente que con muy, pero muy poca plata saca adelante proyectos que si animan a conversar sobre cine, porque se nota que son directores curiosos que no se quieren quedar en lo mismo y que presentan sus propuestas frescas y muy personales. Vean “2” o “Encierro” y caigan en cuenta de que hay talento que con un poco más de apoyo podría desarrollarse.

        O es que alguien es tan masoquista para querer otro Tarata en los cines?

  2. Anónimo
    11 de febrero de 2010 at 20:05 — Responder

    Si tus referentes de perfección académica son Lombardi o Tarata entonces el que necesita urgente asistencia terapeútica eres tú.

  3. Carlos
    12 de febrero de 2010 at 11:16 — Responder

    jajajajaja, ay anónimo, qué puede hacer uno si no entiendes el sentido de un par de párrafos. A ver, hijito (a) en ningún momento digo que esa películas sean referentes de la perfección académica (el día que lo haga, prefiero un disparo a la terapia), sino que ya que muchos reclaman la perfección para salir del academicismo, entonces hay que seguir premiando año tras año a estos tipos que quieren hacer hacer un cine académico hasta que en algún momento lo logren (lo cual, sin ser adivino, está bien difícil). Esto dicho con ironía, por supuesto. Yo no quiero otro Tarata, o El premio en las salas.

    Con lo que no conté es que no se iba a captar la ironía. Me quedó claro que las sutilezas no caben, ya que a algunos hay que darlo todo bien masticadito, hecho puré.

  4. victor
    14 de febrero de 2010 at 3:11 — Responder

    ¡Montenegro! ¡Forero! ese es el verdadero cine en el Perú.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Cine peruano en “Somos”