Los abrazos rotos

Estábamos esperando con muchas ganas la nueva aparición de Almodóvar, sobre todo después de ese gran éxito de público y crítica que fue Volver, que le permitió reconciliarse con la actriz fetiche de sus primeros años (Carmen Maura) y al mismo tiempo rendirle un homenaje a su madre y a su pueblo natal.

El asunto pintaba prometedor, además porque repetiría el plato con Penélope Cruz, una artista que acababa de ganar un Oscar y está definitivamente en su mejor momento.

Los abrazos rotos, nos cuenta la historia de Harry Cane, un realizador que se ha quedado ciego y que sobrevive haciendo guiones de encargo, bien cuidado por una amiga y el hijo de ésta.

Un día llega hasta su departamento un joven misterioso quien tras prometerle una buena paga, le encarga un guión para una película, pero a medida que se va enterando, Cane se niega rotundamente, dejando desconcertado al joven cuidador del realizador. El realizador ciego entonces, irá contándole a su sobrino, el pasado que se encuentra tras esa rotunda negación.

Hasta aquí se nos despierta la intriga, y parece que vamos a ser testigos de una de esas típicas historias melodramáticas de Almodóvar, en la que se mezclan sórdidos romances, con retorcidas intrigas familiares; y hay algo de eso en esta película, sólo que está presentado de tal forma que no llama la atención, suena mucho a historia conocida.

Esto no debería ser algo negativo, porque es conocido que Almodóvar gusta de repetirse a sí mismo, pero con buenos resultados, así en la bien lograda La Flor de mi Secreto (1995), se encuentran por ejemplo, evidentes gérmenes de lo que serían dos de sus más importantes filmes: Todo sobre mi madre (1999) y la ya mencionada Volver (2006), pero en Los Abrazos Rotos, apenas encontramos esbozos autocomplacientes.

Desde la historia de amor, pasando por la traición a la venganza y posterior visionado de un material que nunca llegó ver la luz, la historia nunca llega a captar la atención del espectador. Ninguna de las tramas y subtramas argumentales que se siguen llega a desarrollarse plenamente; hay como un intento de querer abarcar mucho y al final eso hace perder el interés de la historia. Ninguno de los personajes alcanza una dimensión sólida y muchos aparecen más para justificar algunos giros de la narración, que para ir creando o enfrentando situaciones.

Los actores no pueden concretar un trabajo decente con unos personajes tan poco inspirados y hasta la música de la película elegida por Almodóvar, antes destacable y divertida por ser tan ecléctica y kitsch (cómo olvidar el “Soy Infeliz” de Mujeres al Borde un Ataque de Nervios por ejemplo), ahora es fría y lejana y hasta en idioma diferente (enganchan muy poco las canciones de grupos como Cat Power, Can o Ulfie).

Los abrazos rotos

Sólo destaca en medio de tanta mediocridad, la brillante fotografía de Rodrigo Prieto (quien ha hecho trabajos interesantes para Gonzáles Iñárritu, Oliver Stone entre otros), la única que logra darle algo tridimensional a un trabajo tan plano e insípido.

Para terminar, cuando al final vemos las escenas de la película que nunca fue, llamada Chicas y Maletas, que no es otra cosa que un remake de Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios, esperábamos que fuera algo interesante de verse, una puesta al día del director, luego de más de dos décadas. Pero no, fue otra decepción.

Volvimos a ver Mujeres… y la frescura, agilidad y originalidad lograda en ese momento no se compara ni por asomo, al bodrio presente. Y debo admitir, que Penélope Cruz al menos en este film, está muy lejos de ser lo que fue Carmen Maura a finales de los ’80.

Almodóvar ya ha tenido baches anteriormente en su carrera (Kika por ejemplo y más recientemente La Mala Educación), de los que ha salido airoso. Estamos seguros de que lo volverá a hacer ahora.

Los abrazos rotosLos abrazos rotos. Dir. Pedro Almodóvar | 130 min. | España

Intérpretes: Penélope Cruz (Lena), Lluís Homar (Mateo Blanco/Harry Caine), Blanca Portillo (Judit García), José Luis Gómez (Ernesto Martel), Rubén Ochandiano (Ray X), Tamar Novas (Diego), Ángela Molina (madre de Lena), Chus Lampreave (portera), Kiti Manver (Madame Mylene), Lola Dueñas (lectora de labios), Mariola Fuentes (Edurne), Kira Miró (modelo), Rossy de Palma (Julieta), Alejo Sauras (Álex).

Estreno en España: 18 de marzo 2009.

Estreno en Perú: 4 de marzo de 2010.