Querido John (2010)

Querido John, el romance en los tiempos de la guerra preventiva

El sueco Lasse Hallström es un ejemplo del artesano cómodo para la industria que hace películas simpáticas, no muy exigentes en el presupuesto y aceptables en la taquilla. Hachiko, un vehículo otoñal de Richard Gere, es uno de sus títulos más recientes, y el más logrado debe ser ¿A quién ama Gilbert Grape? Por lo general es un cineasta cumplidor, pero a veces no llega a ese nivel y cae en la modorra. Es el caso de su más reciente cinta, Querido John (Dear John, 2010), una historia romántica de enamoramientos inmediatos y largos paréntesis, que se entrecorta durante años al ritmo de los vaivenes sentimentales y belicistas.

En primera instancia, el relato se ubica en la vieja tradición fílmica de amores amenazados y hasta truncos por la obligación de defender a la patria en un conflicto militar, que data del más remoto cine (incluso el cine peruano, en su lento tránsito a la etapa sonora, la abordó en 1933 en Yo perdí mi corazón en Lima, de Alberto Santana, donde algunas parejas de jóvenes limeños tenían que separarse por la guerra entre el Perú y Colombia).

En base a la novela homónima de Nicholas Sparks, con guión de Jamie Linden, el ya veterano Hallström narra el impactante encuentro del soldado John Tyree (Channing Tatum, secundario en Enemigos públicos) y la universitaria Savannah Curtis (Amanda Seyfried, actriz de Mamma Mia y El cuerpo de Jennifer), que se conocen en unos días de relajo en Carolina del Sur, donde él está aprovechando un permiso dado por el Ejército, y ella disfruta sus vacaciones. Con la misma rapidez del flechazo, aparece la irascibilidad de John, quien tiene conflictos serios, en buena parte por no procesar las limitaciones de su maduro padre, y no puede controlar su furia.

Cuando acabe ese breve periodo, ya estará claro que el lazo será arrebatado y discontinuo, pero la incertidumbre en el futuro se agrava con un episodio que surge en la trama como la figurita de un álbum: el ataque del 11 de setiembre del 2001. John, integrante de las fuerzas especiales, se comprometerá más con los vientos de guerra, Savannah no pasará de una presencia epistolar y la ocupación en Afganistán, aséptica y descontextualizada, parecerá una razón válida para sacrificar el amor, la integridad física y hasta la vida.

Durante más de hora y media, Hallström se conforma con estirar un vínculo agónico, que nunca trasciende la emotividad de Savannah y el aturdimiento de John en cada predecible reencuentro. La dupla Tatum–Seyfried no se sostiene y hasta un actor tan competente como Richard Jenkins, el protagonista de The Visitor, queda deslucido como el padre autista fascinado por la numismática. En suma, Querido John refleja, pues, la visión más simplona del romanticismo juvenil y la concepción más insolente y pueril de las ofensivas guerreristas norteamericanas en el mundo.

Dear John

Dirección: Lasse Hallström | 105 min. | EE.UU.

Intérpretes: Channing Tatum (John Tyree), Amanda Seyfried (Savannah Curtis), Richard Jenkins (Mr. Tyree), Henry Thomas (Tim Wheddon), D.J. Cotrona (Noodles), Cullen Moss (Dan Rooney), Gavin McCulley (Starks).

Estreno en el Perú: 22 de abril de 2010.

Estreno en España: 23 de abril de 2010.

Artículo anterior
Un sueño posible (2009)
El bien esquivo
Artículo siguiente
El bien esquivo (2001)

2 comentarios

  1. […] desde un ángulo que quedó inmortalizado ese día. A diferencia de una película insípida como Querido John, Recuérdame, aunque por debajo del nivel de Hollywoodland, interpreta de manera más honesta y […]

  2. […] (¿A quién ama Gilbert Grape?, An Unfinished Life, Casanova). A fines de abril llegó a las salas Querido John, una de sus cintas menos sostenibles, que percibimos como “la visión más simplona del […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Querido John (2010)