Dorothy Mills (2008)

jenn murray

Aunque tardíamente, a la cartelera peruana arriban buenas películas de horror. Hacía poco, de 2008, pudimos ver Dorothy Mills, filme irlandés que Eurofilms, su distribuidora, tomó en cuenta por sus virtudes varias y no porque alguna superestrella figure en el cast. Podemos considerar entonces un riesgo su estreno en Lima, lo cual es saludable.

Que no haya nombre alguno de los afincados en Hollywood no indica la ausencia de nombres rutilantes en el reparto, la holandesa Carice Van Houten es una referencia de calidad, recordemos de ella su rol protagónico como Rachel Stein/Ellis DeVries en La lista negra (Zwartboek), uno de los mejores estrenos del 2007. Sin embargo, su personaje no es el principal pese a ser el protagónico, lo cual podría sonar a contradicción.

La quinceañera Dorothy Mills (notable Jenn Murray), frágil cuando refleja su miedo y demoniaca cuando lo produce desde sus personalidades múltiples, es el eje del relato. Para su tratamiento psiquiátrico, la terapeuta Jane Morton (Van Houten) se trasladaría de la península irlandesa hacia una remota isla, donde el misterio y el ocultismo parecen ser sus menesteres. Asimismo, la pequeña, con sus brotes paranormales, remecería profundos temores de la comunidad a la que pertenece, taimadamente violenta, escondida detrás de su conservadurismo católico y pastoril, que la doctora podría descubrir tras su arribo.

Por su fenómeno y supuesta psicopatía, Dorothy propiciaría el encuentro entre la búsqueda de la verdad (Morton, con su ciencia) y su ocultamiento (el pueblo isleño, con su primitivismo). Empero hay desigualdad en la pesquisa, pues la “búsqueda” es débil, siendo representada por una frágil mujer resquebrajada por el duelo a su hijo, mientras que el barbarismo se disimula a varias escalas entre toda la población del inquieto pueblo de costumbres ascéticas. En ese contexto sombrío, más tenebrosa es la verdad enterrada que los estremecimientos constantes de Dorothy, quien no es más que la huésped de almas perdidas buscando su justicia. Almas cuyos cuerpos fueron víctimas de vejámenes de los pobladores adultos diez años atrás. No mediará ningún exorcismo -como lo vende el título al español- para la revelación de la verdad, y es que no hay diablo alguno dando vueltas en la isla. El título “El exorcismo de…” es un despropósito.

Así, la película pasa del thriller paranormal -como se presenta, sugiriendo alguna presencia demoniaca en el cuerpo de la niña- al de misterio, con características policiacas, en un ambiente enrarecido, sin embargo, la impronta fantástica se mantiene hasta el final. Jane Morgan devendría de terapeuta a detective al transcurrir el relato, descubriendo a Dorothy como el cuerpo del delito de las maldades adultas, cuyos rastros se hacen imposibles de ocultar una década después. Será la inocencia de la niñez la afectada por los lastres de las generaciones anteriores, aclara el director francés Agnès Merlet con esta inquietante película, que se vale de la figura endeble de una niña para mutarla a monstruo y así perturbarnos. La perversión de la inocencia representada de manera maquiavélica aunque penetrante, atendible desde nuestros miedos y culpas. Acaso, podemos ser demonios si se nos deja.

el exorcismo de dorothy mills Dir. Agnès Merlet | 102 min. | Irlanda y Francia

Intérpretes: Jenn Murray (Dorothy Mills), Carice Van Houten (Jane Morton), David Wilmot (Colin Garrivan), Ger Ryan (Eileen McMahon), Gary Lewis (Pastor Ross).

Estreno en España: 8 de octubre de 2008

Estreno en el Perú: 5 de agosto de 2010


Artículo anterior
Festival de Lima 2010: Rabia
Artículo siguiente
Los hombres que miraban las cabras (2009)

2 comentarios

  1. cristian
    27 de agosto de 2010 at 17:12 — Responder

    He visto la película y me pareció muy buena, la historia va desprendiendo de a pocos, indicios del pasado, que enganchan al espectador hacia el desemlace final, que resulta inesperado y adecuado para la cinta de suspenso. El título es totalmente inadecuado ya que predispone al espectador hacia una historias de demonios, el cual no corresponde a esta buena cinta. La actuación de Jenn Murray muy destacable, al personificar varios caracteres. La mejor escena es la aparición del hijo muerto de la psiquiatra, al cual pide perdon por su temprana muerte. Se las recomiendo. Saludos

  2. Renee
    31 de agosto de 2010 at 23:39 — Responder

    “Buena pelicula de horror” El horror es verle meritos a este adefesio. Un verdadero fiasco! No gasten su plata veanla por internet, pronto se daran cuenta de las malas actuaciones y refritos “supernaturales” Una albina que colecciona el “alma” de cuanto muerto se le acerca. Facil, uno anticipa la mitad de la pela en los primeros 20 minutos. Nada fresco, TODO en esta torreja irlandesa ya se vio hasta el cansancio. Larga vida a El Exorcista!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Dorothy Mills (2008)