El Festival Internacional de Cortometrajes del Cusco (FENACO), organizado por la Asociación Cultural Delluc, ha alcanzado en su sétima edición, a realizarse los próximos 11, 12 y 13 de noviembre en la Ciudad Imperial, la notable cifra de 679 cortometrajes inscritos de 42 países, con lo que se reafirma como el principal certamen cortometrajístico peruano y entre los de mayor convocatoria de América Latina.

Las obras provienen de Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Croacia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, España, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Honduras, Hungría, Inglaterra, Irlanda, Israel, Italia, Japón, México, Nicaragua, Paraguay, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Singapur, Suiza, Taiwán, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela y por supuesto el Perú, con 104 obras en competencia provenientes de Lima, Arequipa, Cusco, Huaraz, Huancayo, Ayacucho, Puno, entre otras zonas del país.

El Jurado Internacional del VII FENACO está conformado por Txema Muñoz, director de la Filmoteca Vasca; Joao Garcao Borges del canal RTP de Portugal; Lorena Bianchini, programadora de cortometrajes del INCAA (Argentina) para el Festival de Mar del Plata; la actriz Magaly Solier; y el crítico y presidente de APRECI, Gabriel Quispe. Ellos determinarán a los mejores cortos nacionales en las categorías de ficción, documental y animación, mientras los internacionales serán elegidos por el voto del público asistente a las funciones. Al igual que el año pasado, Joao Garcao adquirirá los mejores trabajos peruanos para ser exhibidos en su programa Onda Curta en la capital lusitana.

Asimismo, se presentará una muestra especial de diez largos argentinos cedidos por el Instituto Nacional de Cine de Argentina (INCAA), con el patrocinio de la Embajada de ese país. Se incluyen obras de autores como Leonardo Favio, Fernando Solanas, Marcelo Piñeiro y Fabián Bielinsky. Otra valiosa muestra es la de largometrajes regionales, que presentará cinco trabajos recientes de Ayacucho, Cajamarca, Huancayo, Huancavelica y Puno, en una nueva expresión de la vigencia del cine regional y su aporte a la producción nacional.