Ayer sucedieron algunos eventos relacionados al estreno y posterior maltrato a la película peruana en cartelera por parte de las empresas exhibidoras, una práctica que es tristemente una costumbre en nuestro país. Esta semana le tocó a Las malas intenciones, antes lo sufrieron “Y si te vi, no me acuerdo”, “El último guerrero Chanka”, “El inca, la boba y el hijo del ladrón, y siguen firmas.

Así, comentamos como el domingo Cineplanet canceló la única función de LMI que había programado en su sala de San Miguel, como su sitio web advierte que los horarios para la película peruana “están sujetos a cambio”; y para colmo, que en Alcázar no dejaron entrar a la niña protagonista a ver su propia película. “!No soy invisible!”, gritaba la pequeña Fátima Buntinx, aka. Cayetana de los Heros:

Las malas intenciones - No soy invisible

Las malas intenciones - ¡No soy invisible!

En la tarde, el Ministerio de Cultura envió esta carta abierta a las empresas exhibidoras, es decir, a las salas de cine; con un párrafo final que ya está dando que hablar:

Señores
ASOCIACIÓN DE EXHIBIDORES

Presente.-

De nuestra consideración:

Por medio de la presente los saludamos, además de comunicarles nuestra sorpresa e incomodidad al tener conocimiento de los horarios de exhibición de la premiada obra cinematográfica nacional, “Las Malas Intenciones”, programada para su segunda semana en las pantallas de las salas de cine de sus asociados.

No cuestionamos que el cine sea para ustedes un negocio y como tal debe regirse por las leyes del mercado. Pero el trato dado a esta película, como a otras cintas peruanas estrenadas en los últimos años, pareciera confirmar que no les interesa en absoluto el desarrollo de nuestra cinematografía y más bien quisieran obstaculizar su llegada al público, pues no le brindan las consideraciones que si le dan a las películas extranjeras, sometiéndola al maltrato de un horario inadecuado y anti-comercial, además de otros reclamos sobre súbitas suspensiones de función, impedimento de acceso a la entrada a menores acompañados de sus padres, descuido con el material de promoción, entre otros hechos de conocimiento público.

Por tal motivo, y como autoridad cinematográfica del país, demandamos tengan a bien reprogramar la exhibición de la película “Las Malas Intenciones” en la tercera semana en las salas de cine de sus asociados, con los horarios y en las condiciones en la que fue estrenada, puesto que el cine peruano merece un trato mínimamente digno en su propio país.

Agradecemos de antemano su disposición.

Atentamente,

Dirección de Industrias Culturales
MINISTERIO DE CULTURA
Telf.(511) 618-9393 anexo 3500
Av. Javier Prado Este 2465
Lima, 41 San Borja
conacine@mcultura.gob.pe
www.conacine.pe

Extra: También se creó la página de Facebook “Queremos ver cine peruano”. Veremos cuanto de este malestar en la red se vuelca al mundo real.

Actualización [26 oct]: luego de realizarse una reunión entre los productores de “Las malas intenciones” y los exhibidores, el Ministerio de Cultura emitió este comunicado:

Lima, 26 de octubre del 2011
 
La Dirección de Industrias Culturales del Ministerio de Cultura pone en conocimiento de la opinión pública que el día de hoy, miércoles 26 de octubre, se produjo en nuestras oficinas, una reunión de los miembros de la Dirección con representantes de la Asociación de Exhibidores así como el distribuidor y los productores de la película “Las Malas Intenciones”; con el fin de revisar en conjunto el tema de la exhibición comercial de la citada obra cinematográfica.
 
Luego del diálogo entre las partes, se logró llegar a acuerdos significativos  como  la reprogramación de la película en nuevos y mejores horarios en ocho salas de la capital, así como el inicio de su exhibición en los circuitos de salas a nivel regional.  También quedó claro, que las salas de exhibición recomiendan, más no tienen el derecho de prohibir, el ingreso de niños menores acompañados de sus padres o un adulto a películas con calificación de “mayores de 14 años”. Los eventuales casos manifestados son aislados y no responden a ninguna política o decisión administrativa de los dueños de las salas de exhibición.
 
Por parte de la Dirección, reiteramos que nuestra intención no fue en caso alguno intervenir ni sancionar una actividad comercial privada sino tan sólo velar por la defensa y respeto a todo el cine nacional, en igualdad de condiciones que las películas extranjeras que ingresan al país, como manda la Ley actual.
 
Al final de la reunión, todos coincidimos en que la comunicación transparente y directa entre las partes, será siempre el mejor camino que nos conduzca a lograr la industria cinematográfica nacional que todos añoramos.
 
Atentamente,
Dirección de Industrias Culturales