Rock argentino, selva peruana y un viaje de autodescubrimiento con un maestro ayahuasquero. ¿Qué podría salir mal? La segunda película del peruano Gianfranco Quattrini luego de Chicha tu madre (2006) arriesga en forma y fondo con resultados ambivalentes.

Claudio no puede ocultar su decepción por un guión flojo y tantos flashbacks al contar la historia, pero para Kathy la película es auténtica en su retrato del místico mundo alrededor de la ayahuasca. Pulgar abajo y pulgar arriba. Pero eso sí: hay gran banda sonora. Dale play o descarga: