El Cebichito, una nueva película del director Martín Landeo Vega, se estrenará en salas comerciales el próximo 5 de noviembre. Aquí te presentamos el tráiler oficial:

Sinopsis: Sebastián y Fabián, dos jóvenes estudiantes de cocina que quieren poner su propio restaurante. El infinito amor que siente Sebastián por su enamorada se verá perjudicado por un inesperado viaje. Su única salvación será concentrarse en el negocio junto a su mejor amigo y socio Fabián. El lugar escogido es la playa donde ambos vivirán más de una aventura y malentendidos.

Martín Landeo confía en que su más reciente filme será un éxito de taquilla. “Hay que rescatar la comicidad porque no todo es drama. Curiosamente esta es una corriente: están ‘Asu Mare 1 y 2’ y muchas otras películas que tienen ese vuelco a la comicidad. ‘El Cebichito’ es parte de esa corriente”, asegura.

El director cuenta que gestó esta película cuando estuvo estudiando cine en Buenos Aires, entre los años 1998 y 2002. “No fue por un tema mediático ni por aprovechar la buena coyuntura de la gastronomía peruana. Se trata de un proyecto que dejé en stand by cuando regresé al Perú, porque la realidad era otra: estaban los rezagos del terrorismo. Entonces, decidí hacer Flor de Retama”.

Sobre cómo empezó a cocinar la idea de El Cebichito, el director sostiene que estando en Argentina notó que los peruanos residentes en ese país se trataban siempre con diminutivos y que al regresar se percató con más claridad que usamos diminutivos como ‘el cebichito’ a manera de códigos que todo el mundo reconoce y con los cuales se identifican. Además, “se trata de un plato de bandera, un plato nacional que se consume en costa, sierra y selva. Ese es el concepto del título de la película. En cuanto al contenido, es parte de mi propia experiencia”, comenta el realizador.

Sobre el proceso de cásting, afirma que no quiso convocar a actores de renombre porque tiene la intención de dar oportunidad a nuevos talentos, es así que eligió a Estefano Buchelli y Carlos Noriega. “Este es solo el inicio de otras grandes producciones que vamos a tener más adelante”, acota.

La película se rodó en Lunahuaná, en Pucusana, en la Universidad Ricardo Palma, y con unas secuencias en locaciones de Chorrillos.