Festival de Lima 2017: Crítica de “Los ojos del camino”, de Rodrigo Otero

Un documental de utilidad etnográfica sin fórmulas académicas o distanciándose de la crónica producto de una habitual exploración de campo. “Los ojos del camino” (2017) combina lo testimonial y la homilía mística mediante un lenguaje de añoranza, a partir de la voz de Hipólito Peralta. Este personaje será nuestro narrador y guía dentro de las geografías de los Andes peruanos.

Cómo si se tratase de un habitante que retorna a su terruño, Hipólito comienza a reconocer los espacios de la naturaleza incipiente, hace regresiones a su niñez, rememora lecciones y rituales. Es latente el carácter idílico en su discurso, el placer por lo bucólico, la vida cuando la humanidad inculcaba su vínculo con los Apus, reconociendo a su territorio como principal proveedor de la apacibilidad y la existencia.

El documental de Rodrigo Otero se interna en la cosmovisión andina desde el conocimiento de uno de sus actuales herederos. Es mediante el soliloquio del guía que el director registra a los Andes. Planos generales avalan las palabras de Hipólito referente a la inmensidad y riqueza de la naturaleza.

Por donde se mire, la verdosidad acaricia al terreno, el velo suave o espeso de los “cielos” se postran por encima de ella, lagunas y riachuelos descansan o murmullan por todos los lados, mientras que los habitantes hacen faena agrícola, tributo a la Pachamama, preservación de sus tradiciones. “Los ojos del camino” es también una reflexión a la coyuntura caótica, esos otros espacios en donde priman las pasiones y curiosamente la naturaleza muere. Hay una continua trasposición al presente global. Es el lado desolador del documental.

Artículo anterior
Festival de Lima 2017: Crítica de "Una mujer fantástica", de Sebastián Lelio
Artículo siguiente
Festival de Lima 2017: Filme venezolano "La Familia" gana Premio de la APRECI

2 comentarios

  1. GLADIZ. E. LOZANO
    16 de agosto de 2017 at 16:40 — Responder

    ME ENCANTA EL DOCUMENTAL, LOS OJOS DEL CAMINO, LA TRADICION PRE INKA E INKA, LAS FORMAS NATURALES DE VIDA, A LA MADRE TIERRA, SIEMPRE ESTARAN PRESENTES EN NUESTRAS VIDAS. OJALA PUEDAN REALIZAR MUCHOS DOCUMENTALES MAS.

    GRACIAS Y FELICITACIONES

  2. 13 de septiembre de 2017 at 0:47 — Responder

    Ví que se proyectará en Salta,Argentina,espero llegue a La Plata,Buenos Aires, Argentina.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Festival de Lima 2017: Crítica de “Los ojos del camino”, de Rodrigo Otero