[Crítica] “Caiga quien caiga”, capturando a Montesinos

Una historia como la de la caída de Vladimiro Montesinos daba como para realizar un intrigante y complejo thriller político, especialmente si se considera al libro del ex procurador anticorrupción, José Ugaz, como fuente primaria. Desgraciadamente, y a pesar de que no considero que “Caiga quien caiga” sea tan terrible como muchos colegas han manifestado, la película de Eduardo Guillot no logra cubrir las expectativas. Competentemente actuada pero dramáticamente inerte, el filme no sabe qué hacer ni qué ser, por lo que recurre a abusar de las tramas secundarias y personajes poco desarrollados, para tratar de pintar a una Lima sumergida en el caos político y social. Lamentablemente, ni el guión ni la dirección de Guillot ayudan a que dicho propósito pueda cumplirse.

Los hechos la mayor parte de peruanos los conocemos, y quienes no lo sepan —lo más jóvenes, por ejemplo, quienes no tenían uso de razón cuando todo esto se llevó a cabo—, definitivamente aprovecharán al máximo “Caiga quien caiga”. De hecho, lo más rescatable de la película es precisamente eso: su rol informativo, para que la gente recuerde o redescubra —o conozca por primera vez— los actos de corrupción que se llevaron a cabo durante los dos mandatos de Alberto Fujimori. “Caiga quien caiga” sirve más como herramienta educativa que como un relato ficcionalizado; es en los aspectos más formales, tanto narrativos como técnicos, que la cinta se va desmoronando desde su primera escena.

En todo caso, muy aparte de lo anteriormente mencionado, lo que mejor funciona en la película es tanto el trabajo de Miguel Iza, uno de nuestros mejores actores contemporáneos, como la caracterización de Vladimiro Montesinos. Iza parece entender al personaje a la perfección, y lo interpreta tal y como parece haber sido creado en el papel; como un hombre que se cree superpoderoso, el salvador del Perú, y que cree que todo el país tiene una deuda grande con él. Ha perdido todo sentido de la realidad, y aunque medio Perú está detrás de él —incluso el Presidente al que tanto asesoró— cree que todavía puede salirse con la suya. Todo aspecto del personaje, desde su apariencia —el peinado, los trajes, su forma de caminar— hasta detalles como su acento, están muy bien cuidados. Iza se luce en el papel, a pesar de que la película en sí lo defrauda constantemente.

Esto se debe a que, desgraciadamente, “Caiga quien caiga” no funciona bien como un thriller político. Considerando que la historia se cuenta desde la perspectiva de Ugaz, uno debería sentir una paranoia constante, una sensación permanente de que el gobierno —a veces representado por Fujimori, a veces por el mismo Montesinos— está detrás de él, vigilando cada uno de sus pasos, asegurándose de que no podrá atrapar al ex asesor presidencial. La película, en cambio, se mueve con lentitud, mostrándonos los procesos de investigación a los que recurre Ugaz de manera aburrida, plana, convirtiendo a su trabajo en un ejercicio de tedio y monotonía que, bajo la dirección apropiada, hubiera podido ser dramatizado de manera más intrigante.

Sus dos compañeros, por ejemplo, interpretados por dos actores de mucho talento —Alfonso Dibós y Gonzalo Molina— tienen poco o nada que hacer. Aparecen en algunas escenas, conversando sobre lo que deberían hacer, o tomando tazas de café, pero cada vez que Ugaz entrevista a alguien relacionado a Montesinos, lo hace solo. El personaje de Karina Jordán, expone algunos puntos importantes en relación a la investigación y a lo que Ugaz debería saber, pero realmente no hace nada. De hecho, el filme introduce una trama secundaria —¿terciaria?— que la involucra a ella y Ugaz, pero fuera de un repentino y poco justificado beso, no lleva a ninguna parte.

En general, los personajes femeninos están muy maltratados por la película. La Matilde Pinchi Pinchi de Jackie Vásquez es una caricatura; mientras que el aspecto de Montesinos está muy bien cuidado, Vásquez lleva una peluca de Halloween en la cabeza, y protagonista menos escenas de las que verdaderamente merecía. Milene Vásquez, por otro lado, interpreta a la exesposa de Ugaz, y todo lo que hace es llorar y regañar al protagonista, y Kukuli Morante interpreta a Jacqueline Beltrán como una cabeza hueca cuya participación incluye una escena de sexo gratuita e innecesaria, la cual parece haber sido sacada de algún filme peruano olvidable de los años 90. ¿Querían ver una escena de sexo con Montesinos? ¿Querían saber de qué se trataban sus sueños lúbricos? Estoy seguro que no, pero “Caiga quien caiga” nos muestra todo esto.

El resto del reparto no está del todo mal. Eduardo Camino, un destacable actor de teatro, hace lo que puede con un rol poco desarrollado —sabemos que Ugaz quiere hacer bien su trabajo, pero nunca nos enteramos porqué. Su interpretación del ex procurador es algo tiesa, pero aparentemente el verdadero Ugaz es así. El siempre confiable Javier Valdés es creíble como el Ministro de Justicia, Alfonso Dibós y Gonzalo Molina están desperdiciados en papeles realmente ingratos, y Alejandra Guerra tiene un memorable cameo como cierta conductora de televisión basura, al igual que Pietro Sibille, cuyo personaje hasta podría haber sido removido de la cinta.

A nivel técnico, “Caiga quien caiga” muestra algunos aciertos, aunque no son suficientes. El filme cuenta con varios planos aéreos de drones, al parecer para no mostrar escenas más cercanas de las callee, donde podrían aparecer elementos anacrónicos, pero como varios otros aspectos del filme, estas vistas panorámicas son utilizadas hasta el cansancio. El resto del filme está correctamente filmado e iluminado, aunque se me vienen a la mente un par de escenas en donde el tiro de cámara escogido me parece el más sencillo posible. En todo caso, “Caiga quien caiga” no luce mal.

“Caiga quien caiga” es una oportunidad desperdiciada, un filme que hace uso de una historia real fascinante y de un complejo libro de no ficción, para desarrollar una narrativa decepcionantemente lineal y carente de tensión. El trabajo de Miguel Iza es excelente, y el resto del reparto hace lo que puede con personajes que varían desde los poco desarrollados, hasta los innecesarios o maltratados, pero la película abusa de las tramas secundarias, las escenas de sexo gratuitas y los planos de dron, lo cual le quita el foco a lo verdaderamente importante: al trabajo realizado para capturar a Vladimiro Montesinos. Si quieren acordarse de lo que el país debería asegurarse de no repetir, o si se quiere dar una lección histórica y política, vale la pena ir a ver “Caiga quien caiga”. De lo contrario, quédense con el libro.

Artículo anterior
Entrevista: "Mataindios", elegida la mejor película peruana del Festival de Lima 2018
Artículo siguiente
Entrevista con Miguel Valladares, gerente de Tondero

1 comentario

  1. 10 de septiembre de 2018 at 16:01 — Responder

    […] Una historia como la de la caída de Vladimiro Montesinos daba como para realizar un integrante y complejo thriller político. Lamentablemente, ni el guion ni la dirección de Guillot ayudan a que dicho propósito pueda cumplirse. Su rol informativo es lo más rescatable de la película, sirve como herramienta educativa que como un relato ficcionalizado. Leer más… […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

[Crítica] “Caiga quien caiga”, capturando a Montesinos