[Crítica] Festival Transcinema: «Cinema inferno», de Rafael Arévalo

La nueva película de Rafael Arévalo, además de hacer tributo, emprende una labor de investigación. Cinema inferno (2019) relata la historia de un cronista realizando una última redacción para una revista a puertas de su cierre sobre los antiguos cine en Lima. La decadencia de lo tradicional es una constante en la película que en gran parte es una hoja de ruta a los cines reemplazados por iglesias evangélicas, negocios de repuestos o multicines.

El protagonista va de distrito en distrito, y visita las fachadas de las ex salas, desde las más emblemáticas hasta las que tuvieron un fugaz tránsito. Lo interesante de la película son los instantes en que emergen algunos personajes extra, entrometidos o chismosos de paso, civiles que al enterarse de la indagación del reportero deciden aportar con algún dato o apunte que enriquece tanto la futura crónica como al mismo filme.

Un detalle curioso es que Arévalo opta por una voz en off para conducir su historia. Desde los diálogos a los pensamientos de los protagonistas, son expresados mediante la superposición de las voces, como dando la impresión de que lo representado es de por sí una crónica; y es que en cierta manera lo es. Cinema inferno es la crónica de los tradicionalistas viéndose forzados a pasar al retiro. El mismo protagonista –periodista maduro, cinéfilo empedernido que en cierto momento de su vida dejó de ingresar a las salas de cine a causa de una fatalidad– se ve expuesto a un entorno que lo tienta a desvincularse con su modo de usanza de consumir cine o modo de componer sus propias redacciones.

Aunque no se perciba del todo, la película tiene la intención de crear una atmósfera melancólica, pero es más efectiva su motivación reflexiva y reparadora.

Funciones:
Sabado 7 – 5:00 p.m. – Sala Robles Godoy

Artículo anterior
[Crítica] Festival Transcinema: "Apurimac. El dios que habla", de Miguel Mato
Artículo siguiente
[Crítica] Festival Transcinema: "Jauría", de Miguel Vargas

1 comentario

  1. Avatar
    16 de diciembre de 2019 at 14:09 — Responder

    ME PARECE ALGO ABURRIDA, Y MONOTONA. SE EXTIENDE DEMASIADO AL PRESENTAR TANTOS CINES CERRADOS.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] Festival Transcinema: «Cinema inferno», de Rafael Arévalo