[Crítica] Festival de Lima: «Manco Capac», de Henry Vallejo

La nueva película de Henry Vallejo parece un filme de sobrevivencia, pero no representado bajo las convenciones que refieren a ese tópico que de inmediato nos asocia al cine de aventura o acción, en donde el humano está expuesto a la naturaleza que revela trampas meteorológicas, animales indómitos, y además es carente de cualquier tecnología o comodidad que provee la “civilización”. En su lugar, lo salvaje, los cambios intempestivos de clima y otros retos se traducen bajo los códigos de la urbanidad, espacio que aparenta ser un lugar privilegiado respecto a esos territorios no céntricos, o al menos así lo asume el protagonista de esta historia. En Manco Cápac (2020), tenemos a un joven, una suerte de aventurero, insertándose bajo propia convicción a un espacio que para él es territorio virgen; es decir, que desconoce de sus leyes y normativas. Muy pronto, sufrirá un naufragio en esa ciudad puneña, y entonces se inaugura su enfrentamiento y reconocimiento territorial en solitario. Nuevamente, parece un filme de sobrevivencia, pero no lo es, porque aquí el martirio no existe.

Me pongo a pensar en Cast Away (2000), Life of Pi (2012), la filmografía de Peter Weir o de Werner Herzog, películas que manifiestan a personas padeciendo en territorio ajeno, algunas sobreviviendo al extravío, pero no sin antes haber pasado por un calvario, una cadena de secuencias en donde la convalecencia es inminente. Esto es un mito en Manco Cápac. Sabemos que su protagonista no tiene techo dónde dormir, cobija con la qué cubrirse o pan para morder, sin embargo, el director se niega a expresar esas situaciones. No es como El signo de Leo (1962), gran película de Eric Rohmer, pero que perturba el suplicio por el que transita su protagonista. Casos similares, aunque socialmente comprometidos, son la española Surcos (1951), la estadounidense Cowboy de medianoche (1969) o la japonesa Nadie sabe (2004), filmes que revitalizan los escenarios y situaciones miserables con el fin de inquietar al espectador para asegurar una reacción en pos de una crítica social, respecto al abandono público y el egoísmo urbano. Claro que la película de Vallejo también infiere eso, aunque por encima está su compromiso a revalorar a su protagonista. 

Manco Cápac escapa de cualquier efecto dramático. Y es que cada que pretendemos conmovernos por este personaje de postura tímida e inocente –a continuación, un prejuicio–, digno de ser auxiliado, este joven juega sus cartas, encuentra la solución a su carencia o, simplemente, decide no retorcerse ante la situación que lo desventaja, porque él sabe que esto es solo momentáneo. No se le ve mordiendo el polvo ni tiene deseos de rogar, inclinarse o escupir al cielo. Esto va más allá de la dignidad. El protagonista de esta historia es un merecedor sobreviviente de cualquier catástrofe que se avecine. Es decir, nadie tiene derecho a brindarle algún gesto por lástima. A diferencia de la mayoría de náufragos del mar o de la selva, el personaje de Vallejo no depende de la suerte. Tal vez sí del buen gesto humano, pero no olvidemos que esto mismo no viene gratis, sino que también es el efecto de una estrategia, un acto de persuasión que implica, por ejemplo, al muchacho visitando una y otra vez a la mujer que un día le ofreció –no le regaló– un plato de comida a una tarifa mínima. Lo vemos incluso ofreciéndole un presente, posiblemente, anticipándose a una posible próxima situación en que esté en un nuevo apuro.

Henry Vallejo desmitifica al estereotipo que deviene desde las épocas de las invasiones occidentales a América, sobre sujetos ajenos a los rituales sociales occidentales, que para encontrar su lugar en esa civilización tuvieron que convertirse en un “buen salvaje”, individuos sumisos dispuestos a ser amaestrados, a ser mano de obra barata, los esclavos que solventarán al poder económico. Por el contrario, vemos a un personaje que se niega a ser explotado, pues exige según sus posibilidades. Dicho esto, no estamos tratando con un revolucionario o transgresor que pretende cambiar las leyes de esa naturaleza que le resulta exótica. Pero eso no evita que persiga a sus deudores o que reclame un cambio monetario correspondiente. Es una persona que está comprometida a conversar sus principios. No se humilla ni da oportunidad a que lo humillen. A propósito, no está demás rememorar sus momentos de regateo, un ejercicio que nada tiene que ver con el fantasma de la miseria. Es solo un acto que propone –no exige– un trueque equitativo. Manco Cápac tiene un final memorable. La prueba irrefutable de un personaje obstinado, ingenioso y trabajador, un conquistador de tierras ajenas que nunca aguardó a que le llegara la suerte.

Artículo anterior
[Entrevista] Festival de Lima: Núria Frigola, directora de "El canto de las mariposas"
Artículo siguiente
[Entrevista] Festival de Lima: Patricia Wiesse, directora de «Mujer de soldado»

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] Festival de Lima: «Manco Capac», de Henry Vallejo