Argentina

Durazno

El crowdfunding es un sistema de financiación que consiste en crear una red de colaboración y donaciones para un proyecto (una película, por ejemplo). Los donantes o colaboradores reciben un crédito en la cinta, participación especial o regalos de la producción.

En el Perú, sólo el proyecto «Último recurso» del estadounidense Barney Elliott ha recibido dinero de esta manera. El documental «De ollas y sueños» lo intentó anteriormente, aunque con poco éxito.

El proyecto Durazno de la realizadora boliviana Yashira Jordán, es uno de los primeros de nuestra región en aprovechar este sistema. Conversamos con ella, a continuación.

El secreto de sus ojos, el filme de Juan José Campanella que obtuvo el segundo Oscar extranjero para el cine argentino, tiene todos los elementos aparentes de «calidad garantizada» dentro de ciertos estándares de realización.

El problema es que subraya demasiado todas las variables de una historia aprovechable que tiene de melodrama, policial y denuncia política. Las explica, coloca diálogos rimbombantes, premeditados, teatralizados, tanto en la gracia como en la turbación, antes de los pasajes más resonantes y los principales giros de tuerca, lo que termina diluyendo la supuesta sorpresa que preparan.

Sosa (Ricardo Darín) no es un santo, pero tampoco un demonio. Luján (sorprendente Martina Gusman) no es un virginal personaje. Ambos tienen sombras y secretos.

Trapero desliza su cámara por la vida de cada uno hasta confluir en su encuentro. Quiere esto decir que ante todo Carancho es una naturalista y bella historia de amor, labrada en sus vacilaciones y miradas, dudas y rechazos como (muy) pocas veces se presentan estos asuntos sentimentales en el cine.

Y los primerísimos planos, a veces sofocantes, ayudan a percibir ese sentimiento de necesidad mutua para salvarse.

Dos hermanos, de Daniel Burman, es una cinta de y para cincuentones. Se mueve en un ambiente donde predominan las personas de esa edad o mayores, con algunos personajes base 4 y alguna joven veinteañera, y con ocupaciones un poco marginales en un contexto social de clase media alta, aunque en declive.

Rompecabezas es un ejemplo de opera prima acertadamente austera, que evita correr grandes riesgos y es consciente de lo que puede lograr con escasos elementos bien explotados.

La directora y guionista Natalia Smirnoff contempla la tensión de la protagonista y sus vacilantes pasos en planos dilatados, la acompaña con la cámara en mano, bamboleante, encuadra cómo coge delicadamente las piezas y casi conversa con ellas, sus dedos las acarician como lo haría con sus seres queridos.

En Carancho, Pablo Trapero se apoya en dos intérpretes notables, Ricardo Darín y Martina Gusman, intensos y muy expresivos, para (des)encarrilar esta trama de simulacros y trancazos alrededor del cobro de indemnizaciones por los accidentes de tránsito, una de las mayores causales contemporáneas de mortandad, en el Perú, Argentina y muchas otras partes.

Pero en Carancho no sólo se muere por la impronta de los fierros retorcidos o las carrocerías aplastantes, ya que la colisión de los intereses y los hilos de la corrupción empuja al enfrentamiento criminal.

pecados de mi padre

Pecados de mi padre, de Nicolás Entel, más que un filme testimonial es una travesía de la reconciliación. Es el camino hacia un tratado de paz a firmarse veinte años después de su planteamiento: ahora, los intérpretes son otros y las condiciones también, es otra Colombia la del 2010.

Los labios no es una historia sentimental, de amores adolescentes o donde hayan sexo oral, muchos besos o sonrisas, ni tampoco es auspiciada por alguna marca de coloretes.

Se trata de una cinta sobre la pobreza en una localidad rural de Argentina y muestra el trabajo de un equipo de tres asistentas sociales que hacen una evaluación de las condiciones de vida y salud de la población.

Vikingo, de José Campusano, es una extraña película que recrea el rudo estilo de vida de los motociclistas argentinos, filmado a partir de la contención, a la que no se renuncia ni siquiera en los estallidos mortales.

Destaca el esmero en presentar sus asperezas y riesgos de la manera más natural, sin truculencia, apelando a un tono laxo, debajo del cual se fermenta un clima de violencia y un entorno acechante que pone a prueba inflexibles códigos.

Rompecabezas es una simpática comedia familiar de clase media, opera prima de la directora gaucha Natalia Smirnoff. Reina el detalle bordado e insinuado en cada escena, prima la acción interna de la protagonista María del Carmen (María Onetto), un ama de casa de 50 años.

Smirnoff busca explorar el momento de leve pero significativo cambio existencial en la vida de María de Carmen y sus nuevas interacciones con el entorno familiar.

El planteamiento de Carancho es muy similar al de Leonera, obra anterior del argentino vista en Lima, cuya primera gran parte son los intentos por «salir del hoyo» a partir de una relación sentimental e idear, al final, un plan de escape que de vuelta a todo y los ubique en la línea de una vida profesional normal. Fórmula narrativa que Trapero cumple con notoria eficacia.

Recurre a un obsesivo uso de los planos cerrados, incluyendo constantes planos de detalle y primeros planos, sumados a una cámara muchas veces en movimiento, con subjetivas que nos instalan en un clima de inestabilidad en ambientes cerrados o marginales, casi siempre en la penumbra de la noche; todo ello sazonado con persecuciones y golpizas a los protagonistas, escenas de accidentes y desangramientos en calles, ambulancias y un hospital con personal sobre pasado por la demanda y escaso cuidado para con los sufridos pacientes, a cargo de un turbio director.

Historias extraordinarias

Cuatro horas. Esto es lo que dura Historias extraordinarias, una película –valga la redundancia– extraordinaria; en la que, a diferencia de otras cintas argentinas –pródigas en tiempos muertos–, pululan numerosos …

Kathryn Bigelow

Katrhyn Bigelow acapara prensa más que nunca. Los 6 Oscar que ganó recientemente su último filme The Hurt Locker, incluido el de Mejor Director(a) para ella, propiciaron que cada movimiento suyo rebote en los medios con relativa sonoridad. No obstante, que la directora de 59 años planee su próximo proyecto en la región latinoamericana importa, y mucho. Específicamente en la Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay.

Rompecabezas

Este año la competencia oficial del Festival de Berlín solo contará con un representante latinoamericano. Se trata de la coproducción de Argentina y Francia Rompecabezas, opera prima de Natalia Smirnoff. Si bien es su primera incursión en el largometraje la novel directora cuenta con la experiencia de haber trabajado asistiendo a reconocidos cineastas argentinos, como Pablo Trapero, Alejandro Agresti, Lucrecia Martel y Marco Bechis.

Casi de forma desapercibida ha entrado a la cartelera limeña esta cinta argentina, que fue lanzada el pasado mes de noviembre como la primera de corte religioso que se realiza …

Back

Estrenos Peruanos