Argentina

En el marco del Festival de Lima 2014, que concluye hoy sábado 16, la cinta argentina Jauja, dirigida por Lisandro Alonso, ganó el premio que desde el año 2009 otorga la Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica (APRECI) a la Mejor Película de Ficción de Competencia.

El jurado estuvo compuesto por los críticos César Guerra, Carlos Rentería y Héctor Turco.

La cinta argentina Ciencias naturales, dirigida por Matías Lucchesi, es una de las participantes en la Competencia de Ficción del Festival de Lima 2014.
Narra la historia de Lila, niña de 12 años que pasa sus días en una escuela rural y que emprende la tenaz búsqueda de su padre, a quien no conoce.

Conversamos con Matías sobre la elaboración de su opera prima y otros aspectos del cine de su país y especialmente del que se realiza en la provincia de Córdoba.

Fantasmas de la ruta, de José Campusano, fue presentada en la Sección Internacional del reciente Festival de Lima Independiente, donde obtuvo un premio especial por el jurado joven. En principio, tras sus otros largometrajes Vil romance, Vikingo y Fango, nos muestra ahora esta obra visual de estética auténtica y suburbana, proyecto creado originalmente para unas miniseries, ganador de un concurso de contenidos audiovisuales digitales organizados por el INCAA y SATVDT (un estado argentino con una ley de cine real que sí apoya a diversos cineastas de periferia).

La coproducción hispano–argentina Relatos salvajes del realizador Damián Szifrón, lanzada recientemente en el Festival de Cannes 2014, se estrenará en Lima el próximo 21 de agosto a través de la distribuidora New Century Films.

La cinta está estructurada en seis historias independientes que alternan suspenso, comedia y violencia, girando en torno de personajes expuestos a una muy cambiante realidad, que se dirigen hacia el abismo y el descontrol, cruzando la delgada línea que separa lo civilizado de la brutalidad.

En El rostro, el realizador Gustavo Fontán ha sabido construir un relato, libre de cualquier tipo de narrativa clásica. Ahí nos transporta a un lugar determinado de la provincia de Entre Ríos, a orillas del río Paraná, narra la historia de un hombre que llega hacia un lugar donde en algún tiempo hubo un caserío pero que en la actualidad no hay nada, solo el olor de lo perdido, lo que fue su origen de vida.

Desde Cannes llegan las noticias de los premios de la crítica otorgados en la edición 67 del célebre certamen.

La Competencia Oficial la ganó el turco Nuri Bilge Ceylan, por la película Wintersleep (Kiş Uykusu).
En la sección Un Certain Regard, triunfó una de las cintas más comentadas del festival, Jauja, del argentino Lisandro Alonso (Los muertos), protagonizada por el estadounidense Viggo Mortensen.

Desde Niza hacia Cannes hay poco qué hacer más que ver el lugar y acordarse de Jean Vigo. Poco queda físicamente de aquellos planos pero el espíritu es igual de desalentador y a su vez alienante. Alienante también fueron tus compañeros de vuelo, los precios del transporte, de los hoteles o del café. Así que con ventivarios –debe ser un chiste con veintipocos, en general– hay que decidir entre tomar un tren o un bus para ahorrar en este tramo.

Decidí por el tren, toma unos 40 minutos y no sale más que el café. Al llegar todos andan de gala en la estación y ves cómo tu mejor camisa es tu mejor camisa de domingo de misa, felizmente no es una competencia y el cine está en otro lado, al menos eso es lo que prefieres sospechar.

Nuestra amiga y colega, la crítica de cine argentina Lorena Cancela, entrevistó recientemente a la realizadora Lucía Puenzo, cuya película Wakolda es una de las nominadas a los Premios Goya que se entregarán este domingo 9 de febrero.

En este diálogo, Lorena, que ha escrito con permanente sensibilidad sobre el estado transitorio del cine actual, nos cuenta, entre otras cosas, qué proyectos ha desarrollado y cuáles tiene previstos, como incursiones radiales, publicaciones que reflexionan sobre el arte cinematográfico y ambiciosas enciclopedias del cine argentino.

A los 8 años, Lucía Puenzo miraba cómo su padre recibía el Oscar al Mejor Filme Extranjero por La historia oficial. Hoy ella y su cinta Wakolda –que versa sobre la amenaza del médico nazi Mengele a una familia en el sur de la Argentina– han sido elegidos para representar al país en el Premio Goya que se entrega este domingo 9 de febrero en España.

Siempre tuve ganas de entrevistarla, porque ella filma las historias que escribe y, finalmente, en diciembre del año pasado, originariamente para Caras y Caretas –una excelente revista de cultura argentina–, logré concretar el diálogo, y aquí comparto algunos pasajes con los lectores de Cinencuentro.

BAFICI 2013: No, en el Parque Centenario

Por Carlos Rentería. La verdad es que mi BAFICI empieza un par de semanas antes cuando aparece en la página del festival las películas y los horarios. Busco un certificado …

Estado transitorio, Lorena Cancela

Nuestra amiga y colaboradora, la crítica de cine Lorena Cancela ha publicado hace unos meses un nuevo libro, en el que indaga en el presente del cine, un momento que …

Marina, Sofía y Violeta son tres adolescentes huérfanas (¿por la dictadura argentina?) que viven solas en esa casa grande porque ha muerto la abuela que las cuidaba (¿unía?). Tres mujeres, tres caracteres, un conflicto: convivencia y libertad pero negación de esa convivencia y rechazo de esa libertad. Entramos en esta historia cuando ya está en curso, por lo que no queda más remedio que irse acomodando a las circunstancias e ir viendo qué sucede cuando parece que nada va a pasar (¿reminiscencias del cine uruguayo?).

Gherdi es un director de cine recluido en un sanatorio de Buenos Aires. También puede ser que ese director de cine recluido en el sanatorio, no sea Gherdi. El interno recluido en el sanatorio, que se piensa es Gherdi, dice ser Rémoro Barroso. Rémoro es un anciano distraído y entrañable con apariencia de director de cine (sombrero, barba y sacón de rigor). Esa apariencia también podría corresponderse con la de un poeta, un retirado monje budista, un recolector de basura o un dependiente de blockbuster.

Elefante blanco

Elefante blanco luce un diseño de producción solvente, un trío de presencias categóricas (Darín, Gusman, Renier), y un relato de aquella especie contemporánea que es el conflicto social. Pero hay un afán de desarrollar «performances» abarcadoras de planos secuencia, «amplias» y «totales».

La opera prima de Santiago Mitre como director único, El estudiante (2011), es una de las cintas valiosas del Festival de Lima 2012.

Aborda la actividad política al interior de una universidad con vértigo, pasión, malicia, cálculo veterano y adrenalina juvenil. Los personajes son verosímiles y la historia nunca decae porque Mitre, miembro él mismo de una familia tradicionalmente política, observa los hechos con distancia y respeto a la vez, mostrando idealismo y vocación de servicio pero también falta de escrúpulos y dobles discursos.

Back

Estrenos Peruanos