Etiqueta La isla siniestra

La isla siniestra (2010)

Martin Scorsese es uno de los cineastas que más admiro y quiero. La isla siniestra, lamentablemente, me ha dejado un sinsabor, creo que es una de las películas menos logradas de su autor y un aviso preocupante de agotamiento expresivo, luego de un filme como Infiltrados, que ya tenía sus altibajos.

El diseño de producción exuda laboriosidad, la edición busca el estrépito, el despliegue de dirección artística y locaciones se esfuerza en crear una atmósfera recargada, llena de misterio y locura, en la que proliferan las conspiraciones y se puede desconfiar de todo(s).

La penumbra se instala en dormitorios, salones, fachadas, arrecifes, faros, autos, celdas y pasadizos, y es subrayada por el elemento externo de la emergencia climatológica.

La isla siniestra (2010)

Teddy Daniels es un agente judicial que se hace con el caso de investigar la desaparición de una paciente peligrosa recluida en un remoto y un tanto terrorífico psiquiátrico situado en una isla de la costa estadounidense.

Allí llega junto al nuevo compañero que le es asignado, coincidiendo con el desencadenamiento de un huracán. Las dos pequeñas notas que encuentra en la habitación de la paciente serán la clave que le pueden llevar a la solución, no solo del caso, también de sus propios fantasmas interiores.

Vuelve de nuevo el realizador, como hiciera con Taxi Driver, sobre los traumas de la guerra,, y sobre los incomprensibles estados emocionales que llevan a la perturbadora violencia de una mente enferma, en autoprotección contra la cruel realidad. Scorsese aprovecha y exprime bien la historia de misterio de Lehane.

Presentación de Godard! 22 con “La chica del puente”, de Patrice Leconte

Como ya se está haciendo costumbre, el Centro Cultural de España acogerá la bienvenida de un nuevo número de Godard! hoy jueves 10, a las 7 de la noche, cuando se hable, como balance, de la cartelera comercial del 2009… Seguir leyendo →

© 2005 - 2021 — Cinencuentro — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑