Etiqueta Natalie Portman

Star Wars: Episodio 3 – La Venganza de los Sith (2005)

Los fanáticos de la saga de Star Wars son de los más exigentes; muchos se niegan a considerar a las precuelas como parte de la franquicia; y ahora, incluso hay algunos que odian las nuevas películas, quejándose de lo parecida… Seguir leyendo →

Star Wars: Episodio 2 – El Ataque de los Clones (2002)

Luego del tibio recibimiento que tuvo “La amenaza fantasma” por parte de la crítica y los fanáticos de la saga, George Lucas tenía mucho qué probar con la siguiente entrega de la nueva trilogía, el Episodio II. Y aunque para… Seguir leyendo →

Star Wars: Episodio 1 – La Amenaza Fantasma (1999)

Con motivo del pronto estreno de “Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi”, estaré escribiendo sobre cada una de las películas de la saga (a excepción de “El despertar de la Fuerza” y “Rogue One”, las cuales ya comenté)… Seguir leyendo →

[Crítica] “Jackie”: Retrato de una mujer en shock

Tremenda, tensa, sombría, fragmentaria, desasosegada película; por momentos solemne y distante, por otros, violenta y recargada. El director chileno Pablo Larraín ya había mostrado –en “Post Mortem”– la autopsia de un presidente (Salvador Allende). Ahora muestra a la viuda recientísima… Seguir leyendo →

Estas son las 30 películas que más esperamos para este 2016

Tras varias listas hechas a fin de año con lo mejor de 2015, es momento de revisar lo que viene en este año. Entre el centenar de estrenos previstos para 2016, decidí escoger treinta películas que capturaron mi interés personal… Seguir leyendo →

Entre hermanos (2009)

Entre hermanos (Brothers), sétimo largo del irlandés Jim Sheridan es un drama que reúne a tres figuras estelares del nuevo Hollywood: Tobey Maguire, Natalie Portman y Jake Gyllenhaal, ceñidas a una mirada grave, amarga, desglamourizada, suerte de bitácora de las heridas que deja una guerra remota en la composición de una típica familia norteamericana.

El guionista David Benioff, que ha dejado su pluma en diversos filmes como La hora 25, Troya y X–Men Orígenes: Wolverine, adapta la historia de la cinta danesa Brødre (2004), escrita por Anders Thomas Jensen y la directora Susanne Bier.

Como es habitual en Sheridan, estamos frente a interpretaciones intensas, entre la interiorización latente y el compromiso físico, con un Maguire distendido y sereno al inicio y electrizante y crispado luego. Esos son los ejes: conversión, relatividad del carácter, intercambio de roles, una balanza perversa que impulsa la mutación en un clan que desde la generación anterior arrastra una fractura también detonada por factores militares.

El cisne negro (2010)

Desde el punto de vista dramático, El cisne negro, de Darren Aranofsky, avanza a punta de la superación de obstáculos –externos e internos, pero sobre todo estos últimos– por la protagonista, en pos de ser escogida para el doble papel en la puesta en escena del famoso ballet.

De un lado, sufre la presión del coreógrafo Leroy y de su suplente Lily para que se abra a la sensualidad tanto artística como física y emocional; de otro lado, también soportará (y se rebelará contra) la represión de su madre, quien limita su libertad (sobre todo la sexual), mientras que oculta la real y profunda motivación que explica su restrictiva actitud.

Atenazada por ambas presiones, Nina transitará entre situaciones reales e imaginarias; estas últimas caracterizadas por punzantes y dolorosos toques gore (especialmente en las uñas de manos y pies), así como por desbocados deseos criminales (que bordean el cine de terror).

El cisne negro (2010)

El cisne negro de Darren Arnofosky, plantea una idea básica, la preparación del personaje principal de una obra emblemática que todas las bailarinas jóvenes pretenden, un proceso escénico, físico, emocional, íntimo, que se mimetiza con los demonios de Nina y se nutre de ellos, la territorialidad materna, el despertar sexual, la inseguridad profesional, el estallido de la malicia, los zarpazos de la esquizofrenia.

Esa premisa de fricción del bien y el mal es alimentada sistemáticamente en un trayecto de boyas y faros que anuncian, sin mayor sorpresa, la inevitable autodestrucción. Portman se convierte en un animal poseído, su cuerpo hace las veces de un mapa de mutilaciones, reales y soñadas, que al final resultan lo mismo.

La protagonista realiza sus propios duelos actorales, frente a la envejecida Ryder, y la poderosa presencia de Kunis, que derrocha tanta o más fuerza y sensualidad que Portman.

« Entradas anteriores

© 2005 - 2021 — Cinencuentro — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑