[Crítica] “Capitán Fantástico” llegó en estreno limitado, solo en Cineplanet Alcázar

No todos los días se tiene la oportunidad de ver una película como Capitán Fantástico, especialmente en la cartelera peruana. Considerando lo decepcionante que ha sido este año, en particular en lo que se refiere a blockbusters hollywoodenses —solo filmes como Doctor Strange o Animales Fantásticos se han salvado, y todavía la tengo mucha fe a “Rogue One”—, resulta refrescante ver una película con algo qué decir, un drama muy humano con elementos cómicos, excelentes actuaciones y una premisa única.

Viggo Mortensen interpreta a Ben, quien, junto a su ex esposa, Leslie (Trin Miller) se mudó al medio de un bosque para criar a sus seis hijos: Bo (George MacKay), Keilyr (Samantha Isler), Vespyr (Annalise Basso), Reillian (Nicholas Hamilton), Zaja (Shree Crooks), y Nai (Charlie Shotwell). La idea era aislarlos del resto del mundo, para criarlos en medio de la naturaleza, y llenarlos de conocimiento y valores. Lamentablemente, cuando Leslie es llevada al hospital debido a unas complicaciones, Ben tendrá que encargarse de criar solo a sus hijos. Esto implica enseñarles de todo, desde filosofía hasta matemáticas, y entrenarlos de la forma más exigente posible, en situaciones que asustarían a más de un padre. Algo que para muchos, representaría una suerte de abuso de menores.

Un día, sin embargo, Ben se entera de que Leslie se ha suicidado. Devastado, le cuenta la noticia a sus hijos, y todos deciden que deben regresar a la ciudad para ir al funeral de su madre. El reto de Ben ahora es ayudar a sus hijos, un grupo de genios carentes de habilidades sociales, a regresar a la sociedad. Ahí, se encontrará con familiares inofensivos (Kathryn Hahn y Steve Zahn) que están en desacuerdo con sus métodos de crianza, y con su suegro, Jack (Frank Langella), un hombre rico e influyente, que tiene por objetivo quitarle sus hijos a Ben.

brody-captain-fantastic-1200

La película hace un buen trabajo a la hora de introducirnos al mundo de Ben y sus hijos —estas primeras escenas, en donde vemos a la familia leyendo y entrenando; cantando y bailando alrededor de una fogata, son emotivas e intelectualmente fascinantes. Claramente, el director y guionista Matt Ross quiere que uno se relacione con Ben a un nivel emocional; puede que su método de crianza sea extremo y exagerado, pero desarrolla al personaje de tal manera que uno lo apoya y se pone de su lado.

Lo cual no quiere decir que sea presentado como el Padre del Año, ni mucho menos. Muchos de los riesgos que corren sus hijos son tomados en cuenta a lo largo de la cinta, y tanto los familiares de Ben como Jack el suegro, son introducidos para que permitirle crecer, y con suerte, darse cuenta de que debería cambiar un poco sus métodos de enseñanza. Jack, en particular, a pesar de ser un hombre severo, no es tratado como un villano. Uno entiende sus motivaciones —es un padre que acaba de perder a su adorada hija, y que ahora tiene que aguantar a su ex esposo con actitudes de hippie—, aunque no necesariamente puede estar de acuerdo con su actitud.

La presencia de Leslie es muy importante en la vida de Ben y sus hijos. El hecho de que uno, como espectador, nunca llegue a conocer a la ex esposa de Ben es muy curioso; todo lo que vemos es una versión idealizada del personaje, y las repercusiones psicológicas que tiene su muerte tanto en Ben como en sus hijos. La manera en que los niños más pequeños reaccionan a su muerte es verdaderamente angustiosa, y el hecho de que todos se vean obligados a ser reinsertados en la sociedad resulta en secuencias muy verosímiles. El primer beso de Bo, por ejemplo, es tanto emotivo como gracioso, y el contraste entre los hijos de Harper y Dave (Hahn y Zahn) es chocante.

captain-fantastic-reportaje-3

Viggo Mortensen es excelente como Ben. Este podría haberse convertido muy fácilmente en un personaje odioso, un hombre pretencioso que le hace daño a un grupo inocente de chicos sin saberlo. Felizmente, gracias al trabajo del ex “Aragorn”, uno siente que Ben realmente quiere a sus hijos y que cree que está haciendo lo mejor por ellos. Frank Langella es intenso como Jack; tanto Hahn como Zahn son efectivos en sus pequeños pero importantes roles, y cada uno de los niños, desde los más pequeños, hasta los más experimentados, como Annalise Basso (Oculus) o George MacKay (Defiance) hace un trabajo impecable.

Si hay un aspecto en el que la cinta falla ligeramente, es el desenlace. Considerando que “Capitán Fantástico” maneja un tono realista a lo largo de sus 120 minutos de duración, resulta un poco extraño que decida concluir con una secuencia musical excéntrica, y con una versión idealizada de una vida en familia en el campo. Se nota que Ross cree que la película es, digamos, más encantadora de lo que realmente es. No se trata de una conclusión terrible ni mucho menos, pero no me resulta tan emotiva como al director le hubiese gustado. La película tiene mucho más que ofrecer en sus primeros 100 minutos de metraje, que en sus últimos 20.

Desafortunadamente, solo están proyectando esta película en Cineplanet Alcázar; a diferencia de muchos blockbusters que son exhibidos en múltiples salas a lo largo y ancho del país, “Capitán Fantástico” es una historia que merece ser vista por mucha más gente.

Artículo anterior
Ciclo de grandes cineastas polacos este mes en Cineclub UTP
Artículo siguiente
[Crítica] "Sully: Hazaña en el Hudson", de Clint Eastwood

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] “Capitán Fantástico” llegó en estreno limitado, solo en Cineplanet Alcázar