Argentina

El custodioDirector: Rodrigo Moreno
35 mm – Color – 2006 – 93 min.
Idioma original: Español
Guión: Rodrigo Moreno
Fotografía: Bárbara Alvarez
Edición: Nicolás Goldbart
Sonido: Catriel Vildosola
Música: Juan Federico Jusid
Dirección artística: Gonzalo Delgado
Producción: Rizoma Films-Ctrl Z Films-Pandora-Charivari Films-Ibermedia

Intérpretes:
Julio Chávez, Osmar Núñez, Marcelo D’Andrea, Elvira Onetto, Cristina Villamor, Luciana Lifschitz, Osvaldo Djeredjian, Guadalupe Docampo, Julietta Vallina

Sinopsis:
Si el Ministro de Planeamiento sale del auto, Rubén sale del suyo. Si el Ministro de Planeamiento gira hacia la izquierda, Rubén gira a la izquierda. Si el Ministro de Planeamiento decide tomar un descanso y dormir un rato, Rubén tiene que vigilar a un hombre dormido. El custodio es una película sobre un trabajo que consiste en reemplazar la vida de uno por la de otro, la presión que implica y cómo esa presión finalmente estalla.

Rodrigo Moreno (Buenos Aires, Argentina, 1972). Realizó estudios de dirección en la Universidad del Cine, donde enseña guión y realización desde 1993. En 1993 hizo su primer cortometraje, Nosotros, y filmó uno de los episodios de una película colectiva titulada Mala época. Escribió, produjo y realizó su primer largometraje, El descanso, junto con Ulises Rosell y Andrés Tambornino. El custodio es, por lo tanto, su primer largo como director en solitario.

Filmografía:
Mala época (1993), El descanso (2002).

Críticas

Rodrigo Portales: “Si el Ministro de Planeamiento sale del auto, Rubén sale del suyo. Si el Ministro de Planeamiento gira hacia la izquierda, Rubén gira a la izquierda. Si el Ministro de Planeamiento decide tomar un descanso y dormir un rato, Rubén tiene que vigilar a un hombre dormido. El custodio es una película sobre un trabajo que consiste en reemplazar la vida de uno por la de otro, la presión que implica y cómo esa presión finalmente estalla.” Lee la crítica.

Jorge Esponda: “Rubén, el custodio del título, y todo su pequeño mundo dentro y fuera de su labor es la razón de ser de este filme austero, minimalista, despojado de la mayor posibilidad de una intriga. El director Moreno introduce su obsesiva mirada a la rutina de este personaje rugiendo internamente un malestar que parece eterno. Julio Chávez le da vida al protagonista de manera impecable siempre como una presencia misteriosa acaso fantasmal que emplea su tiempo para contemplar a la distancia (más allá del umbral de la puerta o a las espaldas de su protegido ministro) la vida que desarrolla casi como ignorando su propia existencia, regla esencial de su profesión más no de su humanidad.” Lee la crítica.

Enlaces relacionados: