Zatôichi (2003)

Zatôichi

Takeshi Kitano posee un formidable talento para cruzar en un todo indivisible, los elementos, estilos, y tonos más contrastados, siendo sus favoritos los que cimientan géneros tan definidos como la comedia física y el policial. Zatoichi aun con su inesperado cambio de ubicación es ejemplar de todo esto.

La figura del solitario e impasible protagonista (como siempre el propio Kitano) inspira sentimientos de extrañeza y humor a partes iguales. Aquí lo vemos protagonizando una intriga que parece salida de algún film de Kurosawa (en especial de Yojimbo). El desconocido justiciero que nunca es descrito en si mismo como un samurai llega a un pueblo donde reina la ley del más fuerte, en este caso dos bandas que asolan a sus desesperanzados habitantes, tal como lo dicta la tradición. Hasta acá todo normal, pero Takeshi nos propone un espectáculo peculiar, muy fiel así mismo los momentos de tensión se entrecruzan con otros de humorada chaplinesca, a la seriedad y tragedia de los combates con los chorros de sangre que se esparcen por doquier le siguen momentos de episodios de lo mas absurdos. Todo esto lejos de provocar un caos es llevado por esa sensibilidad tan especial del director a crearnos toda esa idea de vida y definición del espectáculo que tiene. Su concepto del deber y la ética no se contradicen con cierta socarronería que Takeshi nunca develará en una carcajada.

Es un creador como Clint Eastwood que confía mas en sus medios y su experiencia que en cualquier ínfula de autor y si que es un autor, como pocos.

Zatoichi es disfrutable en todos esos niveles como cinta de acción (con coreografías impresionantes a la vez que sumamente rápidas y sencillas), como una comedia de rasgos absurdos, como un espectáculo casi musical a la vez que poco ostentoso y medido en si. En fin, un film estupendo, en si desconcertante pero no se trata de una simple cinta de samuráis, sino una cinta de samuráis al estilo Kitano.

Jorge Esponda

Artículo anterior
La última tentación de Cristo (1988)
Artículo siguiente
Golpes del destino (2004)

6 comentarios

  1. 31 de marzo de 2005 at 23:16 — Responder

    Salí bailando del cultural pucp!!!
    Es una lástima que películas como esta no sean proyectadas en circuito comercial.

    Que le tiren más palo a Shinkichi xD

  2. 2 de abril de 2005 at 11:40 — Responder

    Asi es, al igual que con Kinsey a sido un maltrato realmente lamentable, ademas considerando lo verdaderamente atractiva que resultaría Zatoichi al gran publico, y que se este exhibiendo sin ninguna publicidad.

  3. 20 de enero de 2006 at 14:52 — Responder

    […] Zatoichi de Takeshi Kitano ¿Debo decir que soy fan de todo lo que salga de las manos de Kitano? Desde que vi Hana-Bi, quedé cautivado por el arte del maestro japonés, Kikujiro, Sonatine y Escenas en el mar no hicieron sino aumentar mi fanatismo. Era obvio entonces esperar con ansia su última cinta y no quedé decepcionado. Incursionando en el género de espadas o chambara, Kitano se toma las cosas con humor y despliega todos sus recursos para recrear la historia del samurai ciego, disfrutable de cabo a rabo, un Kitano al cien por cien. Aquí aparece ese ubicuo y excelente actor que es Tadanobu Asano como el ronin que se enfrenta con Kitano. […]

  4. triptico
    2 de mayo de 2006 at 15:05 — Responder

    muy buena pelicula del maestro Takeshi Kitano explota la figura emblema del cine japones: el guerrero ciego, no todo es lo que parece, muy buenos personajes secundarios tan humanos como magicos a la vez, bizarro y artistico

  5. fabiola cortes
    7 de mayo de 2006 at 16:32 — Responder

    todo que venga de amnos japonesas me gusta soy tan fan como nadien y sus peliculas son simplemente……….diferentes . solo digo guauu

  6. […] que sean sus entregas, alguien por ahí se anime a estrenarlas por acá. Su ausencia desde Zatoichi se deja […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Zatôichi (2003)