Vera Drake (2004)

Vera DrakeDir. Mike Leigh | 125 min. | Reino Unido – Francia – Nueva Zelanda
Intérpretes:
Imelda Staunton (Vera)
Richard Graham (George)
Philip Davis (Stan)
Eddie Marsan (Reg)
Daniel Mays (Sid)
Alex Kelly (Ethel)
Ruth Sheen (Lily)
Estreno en Perú: 1 de diciembre de 2005

El inglés Mike Leigh vuelve a la carga con su estilo y personalidad, siempre preocupado por entregar un cine de personajes. Vera Drake es la crónica pausada y ejemplar de la vida de una madre de familia que se dedica a practicar abortos ilegales a comienzos de los años cincuenta.

Mike Leigh (Inglaterra, 1943) vuelve a la carga en este noveno largometraje, con su estilo y personalidad, siempre preocupado por entregar un cine de personajes, ajeno a modas o tendencias. Su cine auténticamente inglés por donde se le mire no es para nada complaciente, nos presenta historias que pueden lindar hasta con lo mas sórdido pero que configuran esa visión tan suya acerca de su sociedad, visión que plasmo en cintas como La vida es dulce (Life is sweet, 1990), Al desnudo (Naked, 1993), Secretos y mentiras (Secret and Lies, 1996), o Todo o Nada (All or Nothing, 2002).

Vera Drake es la crónica pausada y ejemplar de la vida de una madre de familia que se dedica a practicar abortos ilegales a comienzos de los años cincuenta, pero es tratada de manera nada sensacionalista, más bien nos muestra la vida cotidiana de la protagonista y de todos los que la rodean. Vera en la notable interpretación de Imelda Staunton (Mejor actriz en Venecia 2004 por este papel) es una buena mujer, algo enigmática, y sus prácticas con las chicas desesperadas están filmadas con un aire a lo de todos los días. Leigh no deja claro hasta que punto esta a favor o en contra de lo que nos presenta y es que no es lo que le interesa, a él le llama la atención los modales de la época, las reacciones de la gente, la doble moral, pero todo dosificado dentro de una narración clásica y sin fisuras.

Vera solo actúa ante la desesperación de quien solicita sus servicios, no las condena, solo las comprende, y lo mismo hace Leigh. Esta es una rutina que la protagonista ejecuta con la misma actitud que cuando ayuda a los enfermos, limpia las casas de gente adinerada o atiende a su familia. Por lo demás esta es una película sobre vivencias familiares y no intenta que el tema del aborto se convierta en el centro del film.

Leigh vuelve a mostrarse como representante de un tipo de cine que muchas veces ya no llama la atención de la gran mayoría, es un cine que corresponde a un estilo del que ha partido mucho de la expresión postmoderna.

Jorge Esponda

Artículo anterior
Capturando a los Friedman (2003)
Artículo siguiente
Familia rodante (2004)

6 comentarios

  1. Juan José Beteta
    4 de enero de 2006 at 14:24 — Responder

    Estando de acuerdo con la crítica, quisiera añadir cuatro ideas sobre esta notable película británica.

    La primera es su estructura que, en una primera parte, va construyendo la imagen de la protagonista hasta presentarla en términos positivos. En la segunda parte, en cambio, presenciamos su derrumbe moral y la catástrofe emocional que ello supone para toda la familia. La tercera parte (el desenlace), nos devuelve al tono sobrio y objetivo del inicio; lo que “desinfla” la fuerte intensidad emocional (y moral) acumulada hasta entonces.

    El segundo punto tiene que ver con el uso del primer plano (el rostro) de la protagonista cuando es interrogada en la segunda parte del filme. Aquí se rompe un poco el tratamiento sobrio y convencional usado por el director, quien utiliza este procedimiento (en realidad, también convencional) para potenciar la intensidad dramática y emocional sobre el personaje central. Sin el uso de estos recursos, la alabada actuación de Imelda Staunton hubiera pasado desapercibida o habría generado un efecto distinto (posiblemente más distanciado).

    El tercer elemento relevante, por tanto, es la actuación de la Staunton en el papel de Vera Drake; pero una actuación que sólo tiene sentido si está integrada con el resto de procedimientos audiovisuales aquí señalados. Con esto no queremos disminuir en absoluto su calidad y solvencia profesional; pero sí ubicarla en su correcto lugar en relación con el resto de componentes del filme.

    En cuarto lugar tenemos el trabajo de ambientación, normalmente en interiores y en escenarios que encajonan y encierran a los protagonistas. Lo cual es coherente con el contexto social e histórico de la película (años 50 en barrios obreros pobres). Pero, además prepara (en la primera parte del filme) al espectador para un distinto tipo de encierro (en la segunda parte): un encierro moral y hasta físico de la protagonista. Hay, pues, una interesante continuidad ambiental, pero con efectos y sensaciones distintas según se trate la parte del filme que estemos viendo.

    Como tema aparte, cabe anotar que los anti abortistas no estarán (ni están) de acuerdo con esta película. Es cierto que en su filme Leigh no va al fondo del asunto, pero aún así el desenlace (que me parece excelente, tanto desde el punto de vista dramático como ideológico) deja dos poderosos mensajes: 1) la práctica el aborto no se detendrá con medidads punitivas y 2) podrá realizarse con mucha mayor seguridad (e impunidad) de acuerdo al sector social al que se pertenezca. Dicho en otras palabras: el aborto está condicionada por factores sociales y económicos, antes que morales o legales.

    Esta lectura relativista y efectivamente posmoderna no es grata a los fundamentalistas católicos. De allí también que la película resulte, para algunos, incómoda y hasta provocadora.

  2. triptico
    18 de mayo de 2006 at 13:06 — Responder

    me parece una pelicula bien intimista, sobria, muy bien hecha me gusto el retrato de la inglaterra de post-guerra, las conversaciones de las personas, sus ambientes, que te hacen sentir como si estuvieras dentro de la pantalla las actuaciones, todas sirben para dar la correcta carga dramatica y la actuacion principal muy buena, pero no magistral me quedo con el plano de la cara de vera drake al sentirse descubierta por la policia. impactante

  3. […] Y finalmente Happy-Go-Lucky, la vuelta de Mike Leigh tras su aclamada Vera Drake. […]

  4. […] gustó Vera Drake o Secreto y Mentiras? Puedes conocer a Mike Leigh, su director, en el libro Mike Leigh on Mike […]

  5. […] director británico Mike Leigh, autor de la magnífica Vera Drake, entre otras notables cintas, está por estrenar en España y de modo restringido en Estados Unidos […]

  6. […] película de Mike Leigh, sin duda uno de los mejores cineastas del mundo. Luego del intenso drama Vera Drake, que junto a Secretos y mentiras y Naked, constituyen la imagen más notoria de su filmografía, […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Vera Drake (2004)