La mujer de mi hermano: Pecados de juventud

Barbara Mori - La mujer de mi hermanoTan sólo para acercarnos a los lugares por donde lloran las heridas.
Considero que el cine es una forma de literatura, como lo son el cuento y la novela, la poesía, el ensayo, etc.; pero con su propio lenguaje: el audiovisual. Entonces, como toda ficción, se plantea el problema de generar una realidad alterna a la “verdadera realidad” que, según la eficacia y eficiencia con que fuera resuelta, fuese capaz de competir con ésta, la “verdadera realidad”, al punto de suplantarla (en el mejor de los casos y al menos mientras dure la función). Para lograrlo requiere, como en las tramas literarias, coherencia de orden narrativo, estructural. Requiere, además, un buen trazo de personajes y arquitectura. Un guión que satisfaga las expectativas de dichos personajes en sus particulares misiones dentro de ese pequeño mundo en que han sido asignados, sin olvidar la principal, y en ambas son guiados (dirigidos) por el director. Si la trama es innovadora, lo es mejor. Si es un tema clásico pero su tratamiento interesante, también. Todo esto por decir lo menos y no extendernos demasiado, más todavía porque no es mi costumbre hacer leña del árbol caído.

barbara-mori_440

Sin embargo poco de ello se aprecia en La mujer de mi hermano. Así, el film se convierte en una historia, una ópera prima, realizada de un modo que delata todas sus costuras. Que descubre su andamiaje en cada minuto, lejos de ser lo intimista que pudo haber sido, quizá con un giro inesperado, y esto lo digo por lo que percibí en su manejo de interiores, atosigante.
Las historias proyectadas para que se conozca desde el inicio su final, se hacen de otros hilos para atraparnos y hacernos pensar que lo que sabemos es aún insuficiente para armarla hasta el fin. Pero esta adaptación no repara en la nimiedad de una historia predecible: la “sacada de vuelta” de una insatisfecha mujer con su cuñado bohemio, hermano de su esposo homosexual. Arduo es desprender a Jaime Bayly de temas homosexuales. Está bien, es su sello personal y acá no somos homofóbicos. Lo que se discute es la falta de imaginación con que abordó el asunto (ahí están los dos vaqueros gay de Ang Lee en Brokeback Mountain, como buen ejemplo).

La mujer de mi hermanoLa mujer de mi hermano contiene un guión primarioso, plagado de lugares comunes (más cuando parlan Ignacio y Zoe) y coloquialismo impostado (“pinche cabrón”). Los personajes parecían conocer en todo momento el futuro de sus acciones. Muestra, además, demasiadas situaciones innecesarias (el trasero de Ignacio subiendo por las escaleras), escenas que parecen enviadas por courier desde otro film (la reunión de negocios de Ignacio en el lobby del hotel donde se escondía Zoe) y puestas ahí para ¿solucionar? en dos patadas lo que el hilo argumental ni se molestó en masticar. Una vez que se esfuma la sorpresa (acá nunca la hubo), se pierde todo. Sí quisiese elegir lo mejor de esta caravana de bostezos, eso sería los encuentros de Zoe con su burgués y gay amigo, acaso el personaje más sólido, en el que me animo a adivinar la frescura de Jaime Bayly. En fin. Bayly dice estar más que satisfecho con el resultado (¿el económico o el artístico?). El director, contento por que ha debutado en algo grande (me refiero sólo al formato). Ustedes formulen su juicio, el mío ya lo conocen. Se perdona el pecado, mas no el escándalo.

Óscar Pita-Grandi

Artículo anterior
Alex de la Iglesia “Piensa en Disney”
Artículo siguiente
Eva Green marca el 007

10 comentarios

  1. Marco Aurelio
    17 de febrero de 2006 at 0:14 — Responder

    De hecho, el tema del regionalismo lingüistico es absurdo, en los diálos entre Ignacio y su novia venezolana, vocativos “cabron” son introducidos gratuitamente y sin ningún reparo en su solidez sintática. De la película, rescato la dirección de arte que me parece impecable en el inicio de la película, en las escenas de sexo y en los planos corridos desde fuera de la casa.

  2. 17 de febrero de 2006 at 10:17 — Responder

    De acuerdo contigo Marco Aurelio. Esa casa de corte Cubista, recordando un poco el minimalismo de la Bauhaus, conformada por dos sólidos que se intersectan, además de la piscina y el borde en madera, me parecieron tentadores,pero también fríos, a pesar de lo temperada que estaba la “alberca”. De las escenas de sexo, sí, bien cuidadas. No olvidemos lo elitista que pretendió ser el film, pues desde el inicio vemos la presencia del Opus Dei en el libro de Balaguer que le obsequió el padre a la pareja en mención.
    Saludos.

  3. […] Óscar postea regularmente en el blog Nuvolaglia, que según él mismo cuenta es una palabra italiana que se refiere a las masas de nubes que discurren por el firmamento. […]

  4. 12 de agosto de 2006 at 20:43 — Responder

    hola bueno estupendo tusnobvvelas cuando yo sea tremenda como tu
    ps te seguire los pasobarbara mori te amo

  5. cansu(I'm turk?sh)
    2 de noviembre de 2006 at 10:41 — Responder

    oh babyyyyyyy I love you.you are very very very good actress.you are veryyyyyyyyyy sweet.succesfully dear barbara.

  6. Laureal
    24 de enero de 2007 at 14:00 — Responder

    Me encanta! sobreto Barbara Mori, es super buena actriz y es muy bella… espero que no cambie! T.Q De tu fans!

  7. 9 de marzo de 2007 at 6:01 — Responder

    i love you barbara mori barbara beautifll

  8. 13 de abril de 2007 at 17:06 — Responder

    hola soy caro
    su pelicula es la mejor me encanto ademas barbara actua precioso en especial en esa pelicula los quiero bye

  9. K3n5h1n
    24 de agosto de 2007 at 7:46 — Responder

    yeah Barbara Mori is really beatiful I´d like to marry a girl like her =D that would be awsome…!!! just imagine having s.e.x. with a girl like her everyday…wowwwwww ^^’

  10. 30 de diciembre de 2007 at 6:44 — Responder

    su pelicula es la mejor sobre toto barbara mori es muy buena actriz y espero ke sige asy i tambien christian meier los deseo mucho suerte sigen asy salud del kosovoooo

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

La mujer de mi hermano: Pecados de juventud