El plan perfecto (2006)

Inside ManInside Man
Dir. Spike Lee | 129 min. | EE.UU.

Intérpretes:
Denzel Washington (Detective Keith Frazier), Clive Owen (Dalton Russell), Jodie Foster (Madeline White), Christopher Plummer (Arthur Case), Willem Dafoe (Capitán John Darius), Chiwetel Ejiofor (Detective Bill Mitchell)

Estreno en Perú: 20 de abril del 2006

Un nuevo ‘joint’ de Spike Lee. Es así como presenta siempre sus filmes el políticamente incorrecto director estadounidense. Sus ‘players’ no pudieron ser mejor seleccionados, tremendo reparto encabezado por Denzel Washington y Clive Owen. Conjunto de actores que, si bien en algunos casos quizá no llega a tener la presencia que quisiéramos, como Willem Dafoe o hasta la misma Jodie Foster, sí tiene puntos altísimos sobretodo en el dúo de rivales que se forma entre el negro de sombrero blanco, Denzel, y el blanco de lentes negros, Clive. Ingeniosas líneas, mejores réplicas, giros y descubrimientos lanzados en los momentos precisos hacen que Inside Man logre un reconocimiento tanto de la taquilla como de la crítica para un realizador que ya se lo merecía.

Inside Man

Si Woody Allen parece haber renunciado a New York para optar por Londres, Spike Lee reincide en su demostración de amor por la ciudad, y sobretodo por su gente. Ahí está la bandera estadounidense flameando sus estrellas en Manhattan, los carteles post 11 de setiembre, el niño afroamericano con mucha calle, demasiada quizá. Además el sargento de la policía que no se guarda ciertos comentarios raciales; el árabe, perdón el sikh, con turbante y barba quejándose por el maltrato de la policía incluso en la circunstancia de ser un rehén, y el infaltable obrero neoyorquino de pura cepa que sabe reconocer el idioma albanés.

Inside Man cuenta una historia –el robo de un banco con un trasfondo que debemos descubrir- que no pretende originalidad sino más bien nervio, un film que demuestra un manejo de recursos, del ritmo y de actores, que muchos otras realizaciones quisieran tener. Nunca fue más cierto lo que comentaba hace poco un miembro de este blog, aquello de que no importa tanto la historia sino como te la cuentan. Lee utiliza toda su sapiencia para convertir un film de género, hasta cierto punto convencional, donde todo está planificado de principio a fin, en una película que tiene marcado de manera muy clara su sello personal. Inesperadamente graciosa por momentos (teniendo en cuenta que la premisa que nos vende el trailer es la de una película de acción dramática), con líneas y secuencias para esbozar más que una sonrisa, ante las jugarretas que Lee decide para sus protagonistas.

Tal como sucedía en 25th Hour, esta película está llena de referencias a la cultura popular de la ciudad, el metro, los nombres de las calles, los rostros de la gente y sus diversos orígenes, esto último claramente subrayado en la divertida secuencia donde nuestro conocimiento de la historia de Europa del este es puesto a prueba. “¿Albania… Armenia? ¿Cuál es la diferencia?”. Prueba que, tanto el personaje de Denzel como nosotros, no tenemos mucho interés en aprobar, pero sí que nos divertimos en el intento.

Inside Man

Esta película probablemente no podría resistir un duro escrutinio, de seguro encontraremos pequeños cabos sueltos en el guión (escrito por Russell Gewirtz). Pero porque matar la diversión y el placer de ver una película realizada con mucha astucia, con detalles que la verdad no importan demasiado. “¿Cómo es que Dalton tiene conocimiento de tan preciada información que ha estado protegida por años?” se preguntarán algunos. La respuesta es no buscar respuestas, y dejarse llevar por la corriente. Y para esto sugeriría seguir leyendo solamente si ya viste el final de la película.

Clive Owen, el ‘inside man’ de Lee, no resulta siendo un ladrón cualquiera, sino un foráneo muy hábil que ha tenido acceso a información que se creía a buen recaudo en las bóvedas de un antiguo banco neoyorquino, y está dispuesto a usarlas en la forma de un chantaje de verse obligado. Denzel Washington comienza persiguiendo a su presa, pero finalmente se encuentra con la oportunidad, no de capturar un ladrón de bancos, sino a un traidor de la peor clase, un tipo que vendió su alma a los nazis que ‘pagaban muy bien’, como dice un impecable Christopher Plummer. Jodie Foster no se queda atrás, una verdadera arpía es lo que es, una arpía a quien le queda perfecto el traje de sastre. Da lo mismo hacer negocios con un judío que traicionó a su gente durante el Holocausto, o con el sobrino de Bin Laden, siempre que la chequera tenga escrita la cifra correcta. Spike nos demuestra con estos personajes de distinta calaña que no importa demasiado tu posición en el tablero de juego, cuando llega el momento de decidir quien se queda con el botín y quien terminará en la portada del New York Post.

Laslo Rojas

» Lee más críticas de El plan perfecto

Artículo anterior
Siempre tendrán París
Artículo siguiente
Días de Santiago en el Providence Latin American Film Festival

8 comentarios

  1. 22 de abril de 2006 at 9:39 — Responder

    Creo que la respuesta a la pregunta ¿y cómo Dalton tiene conocimiento de tan preciada información que ha estado protegida por años? está en la conformación del equipo de asaltantes. Entre ellos está un rabino, un judio ya anciano, con un cuñado joyero sino me equivoco -información que da al terminar el interrogatorio del que es objeto-, ex abogado también. Es de suponer que él es el informante, ya que no cumple ninguna otra función dentro del grupo… ¿o sí? La película es buena.

  2. 23 de abril de 2006 at 4:16 — Responder

    Saludable presencia en las pantallas, la película se distingue más por la mano de Spike Lee al dirigirla que por el plot en sí mismo. Llena de detalles y referencias que junto con el buen casting hacen que las dos horas pasen volando.

    Mención aparte la buena banda sonora y la foto, en el caso de la música a cargo del trompetista de jazz Terence Blanchard que acompaña a Lee hace buen tiempo y la foto a cargo del gran Matthew Libatique, quien tuvo su bautizo en la recordada Pi.

    Por último un detalle que eriza los pelos, ¿saben quien estuvo a punto de dirigir Inside Man? pues el incendiable Ron Howard.

  3. Jonatan
    1 de mayo de 2006 at 10:29 — Responder

    ‘Inside Man’ es un filme muy bien realizado, bien pensado e inteligente. Las actuaciones precisas y claras, aunque hubiese querido ver más a Jodie Foster, que encajaba muy bien en su papel. Por su parte, Denzel Wahington estuvo entregado como siempre a su actuación, Clive Owen lo noté sobrio, estuvo bien. Willem Dafoe es un muy buen actor como para ponerlo en un plano casi tercero, pero actuó de una manera desenvuelta. Bueno, hablemos del filme, me gusta el comienzo con el diálogo de Dalton, después se escucha un tema musical casi insoportable y nos muestran el asalto, un poco apresurado creo que estuvo Spike Lee, pero me encanta como crea el caso del asalto. El filme sigue llamando la atecnción, es un guión inteligente, que no puedes perderte de ningún diálogo, sino no entiendes nada de la trama. Me gustaron los planos de la cámara, como por ejemplo cuando la cámara sigue el diálogo de Madilen y Arthur, en un recorrido suelto y suave con un fondo de Manhattan, muy bueno. O cuando la cámara nos muestra, en un plano alto, a todos los rehenes tirados en la pista.
    El final de la película sorprende un poco, puesto que pensaba que el detective (Denzel) lo iba a atrapar y por eso estapa en una celda, pero fue diferente y me gustan esos finales. Se nota que Spike Lee hizo un buen esfuerzo. Quizá lo malo del filme es que la narrativa la noté un poco apresurada al comienzo, la música la sentía agena y exagerada en el filme, las actuaciones no se aprovecharon del todo. pero como ya dije, un muy buen esfuerzo de Spike Lee.

  4. Norma Malaver Araujo
    3 de mayo de 2006 at 10:43 — Responder

    Desde sus inicios, Spike Lee se ha caracterizado por ser un director con propuestas incendiarias y polémicas (She Hates Me es quizás su mejor muestra de cómo crear controversia en el ultraconservador país de Bush)… Dada la coyuntura actual de USA, Lee da rienda suelta a su talento para adentrarse en ese Nueva York aún aturdido por lo sucedido aquel fatídico 11 de setiembre y mostrarnos una cinta inquietante de principio a fin… Un grupo de asaltantes liderados por un misterioso pero cauto Clive Owen (soberbio como pocos) ingresa al banco más importante de la ciudad y pone de vuelta y media al público y a las autoridades, desde simples po´licías hasta el mismo alcande, más preocupado en sus cenas de gala que en la situación de los rehenes (en su mayoría, inmigrantes, para variar)…Es allí donde entra a tallar el carismático policía Keith Frazer (un notable Denzel Washington) con ayuda de otros expertos para encontrar una pronta salida a este difícil trance…
    Vemos desfilar a una astuta mujer de negocios (maquiavélica Jodie Foster) que cree tener la sartén por el mango, el dueño del banco a quien sólo le importa un documento muy valioso (Plummer) y toda una fila de policías que esperan de una vez termine la pesadilla… Mientras, el experto ladronzuelo y sus secuaces esperan el jet que los sacará del asfixiante banco… Diálogos interesantes, giros en la trama y un final como pocos son una muestra del buen filo que posee Spike para entregarnos un material muy valioso… El robo al banco es la excusa perfecta para mostrarnos el inmenso clima de temor, desconfianza y seguridad que reina en Nueva York… El terror que se crea de una situación así hace a uno perder la noción del tiempo (todos, desde el alcalde hasta el detective Frazier están con los muñecos) y al final, nadie llega a saber quiénes son en realidad los causantes de ello (la confusión al ver a todas las víctimas salir uniformadas, atolondra a las autoridades)… ¿Qué queda de todo eso? Una situación más confusa (donde todos fueron los tontos útiles de un tipo muy ladino) pero con recompensa (el ascenso del detective y que el caso quede aparentemente cerrado)…

    Buenos diálogos, actuaciones de gran nivel (Owen, Washington y Foster) con otras de menor rango (Defoe) y un buen ritmo que permite no aburrirse…Además de la buena fotografía y mostrarnos una vez más que el cine nos puede entregar de vez en cuando hechos tan reales que nos invita a pensar…Aunque dudo que el propio Bush, si ve este filme, pueda hacerlo… No todos poseen conciencia, mucho menos los políticos como ese…

  5. 3 de mayo de 2006 at 13:52 — Responder

    Cuando supe de semejante casting, me dije: este no podría ser un mal film. Pero la verdad es que no me gustó mucho. me pareció que la idea de juntar perro, pericote y gato en una misma historia, si no se hace con un fin ulterior distinto al divertimento, resulta pesado. Se tuvo que recurrir al humos para disipar una supuesta perfección que. a mi parecer, fue demasiado perfecta. Y sí, para apreciar el cine a veces es mejor no buscar respuestas; pero hubiera sido mejor que las interrogantes acá se hubiesen dado respecto a lo reflexivo y no al orden argumental. Esos “cabos sueltos” de los que se habla. Fantasmas que ya huelen a viejo (11-S). Pensé en TARDE DE PERROS como su contraparte, tanto por la trama como por la calidad. Creo que la necesidad de ser apreciada más como una película de género que como alguna otra distinta, la llevó al manejo de ciertos planos y paneos propios del mejor cine de los 50 y 60. Hitchcock es emulado en ese contrapicado perfecto de la escalera por la que desciende Denzel W., semejante plano al de VERTIGO, en el campanario. Una orquestación apoteósica que por momentos, en los que se fusionaba con escenas como en las que se aprecia al jefe de los malos (que tampoco los parecen tanto) se posa frente a la bóveda abierta y es enfocado, desde sus espaldas, semejaba a filmes de ciencia ficción. Lo que me pareció bastante rescatable, es el manejo de la temporalidad. De las correctas actuaciones de las estrellas conocidas, no hay nada más que agregar, sino que me parecieron desperdiciadas en roles tan simples. Pregunta: ¿Qué comió el inside man durante la semana encerrado en el banco? ¿Si es que comió algo, dónde hizo sus necesidades? De haberlas hecho, ¿eso no hedía? En fín, hay pastillas para todo, posiblemente.
    Saludos.

  6. 17 de mayo de 2006 at 19:02 — Responder

    De lo que ha estrenado la alicaida cartelera comercial limeña, me parece unos de las mejores películas que se han visto en lo que va del año. Un gran acierto en el casting, en donde el duelo frente a cámaras entre jodie y denzel, nos deja con ganas de
    ver más. Y ahora que Allen prefiere pasear por londres, Spike lee debe ser el director que mejor retrata la naturaleza de new york como personaje.

    Se nota un riguroso planeamiento, y he allí otro de los aciertos de Lee. Sólo me molesta un poco el final feliz, y esa necesidad de atar todos los cabos, de darle un sentido a todas las frases que fueron deslizadas por los personajes, pero eso no quita el brillo del conjunto.

  7. ricardo
    3 de diciembre de 2006 at 2:01 — Responder

    BUENA PELICULA DE SPIKE LEE, TRAMA INTERESANTE PERO NO CONVINCENTE, LAS ACTUACIONES DE FOSTER Y OWEN MUY BUENAS, NO ME GUSTO LA ACTUACION DE DENZEL QUE REFLEJA SER UN HOMBRE INTELIGENTE PERO DE CARACTER MUY DEBIL, A MI PARECER DENZEL W. ESTA YA MUY SATURADO EN EL CINE, DEBERIA DE HACER OTRO TIPO DE PAPELES. HISTORIA BUENA, FINAL FATAL.

  8. george pascaca
    18 de noviembre de 2010 at 22:47 — Responder

    como se llama la tetona que tambien en una ladrona?

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

El plan perfecto (2006)