Críticas de la semana

Alberto Servat da la voz de alerta desde El Comercio diciendo: “No nos engañemos. La joven de la perla no es una obra de arte en la medida que quiere serlo. No es tampoco un estudio definitivo del carácter del artista que retrata. Es simplemente la adaptación de un ‘best seller’ que, a la larga, cuenta una historia de amor, atracción por lo prohibido y enfrentamiento con los convencionalismos sociales”.

En la otra orilla Ricardo Bedoya escribe en El Dominical que La joven de la perla “luce una cualidad plástica inusual en el cine de hoy. No porque la reproducción sea fiel, sino porque Webber deja que las imágenes se tomen su tiempo en la pantalla”, además apunta minuciosamente que “El cuerpo, el gesto inocente o sorprendido, la palidez, el grosor de los labios, la sensualidad encubierta por la cofia, los vestidos y mandiles, y la presencia toda de Scarlett Johansson, es tan importante en La joven de la perla como la luz, la fotografía, los escenarios o la música de Alexander Desplat”.

En Somos Sebastián Pimentel dice de 11:14 hora de morir: “No hay mucho de nuevo pero sí mucha cinefilia, pasión creativa y autenticidad a la hora de retratar Middletown, ese pueblo chico lleno de gasolineras y cementerios, perdido en los confines del tiempo. Detrás de las risas y el tono ligero se esconde una corrosiva aunque amorosa mirada a los perdedores del Oeste. Se agradece la ausencia de pretensiones rimbombantes”.

¿Es posible medir la honestidad en el cine? se pregunta José Tsang en Caretas a propósito de La casa de los 1000 cuerpos y aunque no responde plenamente la pregunta parece que Rob Zombie lo convence en la chamba de director pues dice que detrás de esta película “hay alguien que es fan de lo que filma, en comparación con la indolencia aséptica de La profecía o Soltero en casa. Así el filme tenga una narración destartalada, en tiempos en los que nadie se apasiona por nada es suficiente que alguien crea en algo para considerarlo un rey”.

La profecía no le gustó a nadie, tampoco a Gabriel Quispe que en Correo dice del esperpento: “A pesar de parecerse bastante al original de Donner, hasta casi calcar algunas escenas claves, la versión de Moore es un pálido reflejo en el que se pretende asustar a través de efectistas insertos pesadillescos que sobre todo afectan los tímpanos del espectador”.

En La República Federico de Cárdenas anuncia que Lasse Hallström logra por fin una buena historia, refiriéndose a Un amor, dos destinos (infeliz traducción para An Unfinished Life) y dice que la película “es bastante más que buenos personajes y actuaciones, pues el cineasta sueco desarrolla su puesta en escena con ritmo adecuadamente lento y mitigado, a tono con el paisaje de reminiscencias westernianas en que se desenvuelve la acción”.

Por último esto es lo que la crítica opina sobre la cartelera de cine.

Artículo anterior
Un amor, dos destinos (2005)
Artículo siguiente
“El sabor de la sopa de arroz” de Ozu en la Cayetano Heredia

1 comentario

  1. 14 de junio de 2006 at 22:55 — Responder

    Cinencuentro.com » Crí­ticas de la semana

    Cinencuentro publica una buena relacion de criticas semanales.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Críticas de la semana