Celebrando con los ganadores del CONACINE 2006

Regresamos de la ceremonia de premiación del Concurso Extraordinario de Largometrajes 2006 del CONACINE. Estuvieron en la mesa de honor el cineasta Pablo Guevara, presidente del jurado, el Dr. Javier Protzel, presidente de CONACINE y el Ministro de Educación Arq. Javier Sota Nadal. Para destacar esta última presencia, ya que es la primera vez en más de una década que un ministro de estado participa en una actividad oficial relacionada al cine. Increíble pero cierto.

Al comenzar la ceremonia se hizo mención a las recientes desapariciónes del director uruguayo Juan Pablo Rebella, y del realizador argentino Fabián Bielinsky. Se guardó un minuto de silencio en memoria de ellos.

A continuación se proyectaron dos cortometrajes realizados en el interior del país, Romato (2001) del director puneño Henry Vallejo y Camino a la escuela (2004) del director Humberto Saco. Los aplausos del público llegaron por igual, aunque el segundo trabajo causo más reacciones positivas entre los asistentes.

Terminada la proyección llegó el momento que todos esperábamos, el anuncio de las producciones ganadoras. Tras el accidentado discurso del presidente del jurado, se revelaron los nombres, más aplausos y la entrega de los diplomas de reconocimiento. Luego tomaron la palabra el presidente de CONACINE y el Ministro de Educación. Todo culminó con un vinito y unos bocadillos, y por supuesto las felicitaciones a los ganadores.

Queremos rescatar las palabras del jurado al sustentar los premios obtenidos por nuestros dos colaboradores y mejores amigos.

premios_conacine_440

Sobre Jardines del paraíso de Héctor Gálvez se dijo que se la premiaba:

Por presentar fluidez y alternancia, situaciones originales con gran frescura de diálogos, con el intento declarado por incursionar en espacios geográficos originales, aún desconocidos por la cinematografía peruana: los pandilleros. El guión es la historia de tres muchachos y dos muchachas que a pesar de su enorme desamparo pueden ser casi fraternales y hasta solidarios como grupo de jóvenes. El riesgo es asumido por el guionista y realizador, al declarar que pone como premisa de su realización el ir a “contracorriente” con el método del “fuera de campo” como teoría, para evitar lo obvio y poder mostrar las causas de su incomprensión social desde ángulos inéditos y no caer en los estereotipos al uso que los señalan como crueles, perversos, asociales, hasta antisociales, es decir una lacra humana.

Sobre Dioses, el próximo proyecto de Josué Méndez se dijo:

Este proyecto intenta reflejar el mundo de las apariencias y las formas del sector dominante en nuestro país, un grupo social autoaislado e indiferente a las grandes urgencias que sufre el Perú. Sin recurrrir a fáciles procedimientos “efectistas”, el autor quiere revelarnos ese lado poco conocido de nuestra sociedad a través del seguimiento de la vida cotidiana de una familia que pertenece a esta clase y lo toma como un microcosmos que representa sus propias contradicciones y la futilidad de la alta sociedad peruana. Concebida bajo un punto de vista naturalista, este guion refleja el deseo de mostrar a este grupo social con sus modismos, sus propias normas de conducta y sus miedos. La presencia secundaria de los personajes que encarnan las empleadas y los mayordomos, y el protagonismo de Elisa (una joven de clase media que recurre a todos los medios para ser aceptada en las altas esferas de la sociedad), cierran el círculo de las contradicciones sociales que desea reflejar y retratar “Dioses”.

» Ver las fotos de la premiación

Artículo anterior
Ganadores del Concurso Extraordinario de CONACINE 2006
Artículo siguiente
Concurso CONACINE 2006 - Fotos

8 comentarios

  1. Angel Film & Video
    9 de julio de 2006 at 8:20 — Responder

    Estimados Colegas:

    Hemos querido, pero no hemos podido, evitar manifestarles nuestra opinión acerca de la última premiación de Conacine. Hemos querido evitarlo, porque en verdad, lamentablemente, el Perú poco puede sorprendernos ya, y pensamos que de nada sirve decir lo que uno piensa, si a los responsables les da simplemente igual lo que los demás pensemos de sus nefastas decisiones. Sin embargo, nuestra indignación es grande, y no podemos sino aprovechar la oportunidad que brinda este foro para exponerles nuestra impresión. La última premiación de Conacine ha sido un descarado premiar a amigos-colegas, una premiación desesperada, en la que parecía mucho más importante terminar de repartirse la torta ante la inminente llegada de otros, y no tanto, premiar proyectos noveles de jóvenes promesas peruanas… Este hecho, no es que no haya sido ignorado en anteriores ocasiones, pero esta vez, digamos que por la desesperación de los que ven que si no se reparten ahora lo que quede, ya no habrá, quizás, nada más que repartir, ya no se ha querido ocultar nada, no se ha querido aparentar nada, simplemente, ha sido hecho con un descaro absoluto: no sólo no se ha premiado a proyectos noveles, que como todos sabemos, es la idea fundamental de este concurso, sino que se ha favorecido a personas que, a estas alturas, y gracias a ayudas anteriores de esta entidad, ya debieran tener sus carreras cinematográficas encaminadas, y más bien deberían haberse convertido ya en referente incluso, en apoyo a las nuevas generaciones, y no eternos competidores de un concurso pensado para impulsar el primer proyecto de nuevos directores…Cuando uno se da cuenta de esto, siente impotencia, pero sobre todo, vergüenza ajena. No creo, sin embargo, que esto le ocurra a este grupo hermético de realizadores/productores que parecen haber decidido acabar ellos solos con lo mucho poco que el Perú esté dispuesto a hacer por el cine nacional. Sea lo que sea, no parece que quieran ceder turno ni dejar espacio a nadie más, indudablemente no por falta de mejores talentos, único y exclusivo motivo por el que el propio concurso justifica la concesión del premio a un director cuyo proyecto ya no es ópera prima (Méndez, Lombardi, Tamayo…), sino porque quizás, el caciquismo esté aún más vigente en nuestro país hoy que en la época colonial… Comprobar este fenómeno en ámbitos culturales, es patético y despreciable.
    Nos hemos sentido motivados a expresar nuestra opinión porque, a dios gracias, hemos podido leer que hay al menos dos personas en este foro, que comparten este sentir; en primer lugar, las categorías este año han sido dobles, aunque la cuantía del premio simplemente se ha dividido entre dos premiados… acaso sea mejor repartir lo poco que quede antes de ceder el Conacine a cuantos más amigos mejor? En segundo lugar, los ganadores han sido todo, menos noveles. En la categoría de producción, recibe, convocatoria sí, convocatoria no, el director Josué Méndez, que ya tuvo oportunidad de poner su carrera en funcionamiento hace dos convocatorias y que, de ser cierto el éxito de ese su primer trabajo como realizador a nivel internacional, se hace difícilmente explicable su insistencia en reclamar de nuevo un premio al Conacine para poder realizar su segunda obra. Parece que el Conacine está más interesado en insistir en que a determinadas personas se les encamine, si no es a la primera, a la segunda, su carrera, mientras que muchos proyectos noveles, noveles carreras, por tanto, queden simplemente desamparadas por la única entidad nacional competente a la que se puede recurrir si se quiere hacer cine en Perú, partiendo de pocos recursos propios, pero quizás, futuros prometedores. Es triste, pero parece indiscutible, que hacer Cine en Perú pasa por tener amigos en el Conacine y en la Prensa, los primeros, para apoyar los proyectos propios, y los segundos, para obligar al público a creer que el Conacine hizo bien en premiar a tal y cual director, porque ha supuesto un revulsivo cultural nacional… Algunos, que sabemos esto, leemos otra prensa, y nos alarmamos al comprobar que la exitosa carrera internacinal de aquellos se reduce a dos salas cineclub y una durísima crítica en alguna revista especializada pero sobre todo, a un rotundo fracaso en la taquilla peruana, quizás porque algunos tiene la mala costumbre de subestimar a los suyos. Pero esto no parece importar, los demás proyectos debieron ser tan, pero tan desastrosos, que sólo restaba volver a premiar a los mismos: cómo se explica que el señor Lombardi, el director peruano que supuestamente goza de mayor repercusión fuera del país, recurra al Conacine para realizar su enémisa película? Y Tamayo y Velarde, más de lo mismo… Conacine ya les premió antes, ya tuvieron una ayuda oficial del país a través de este premio, ya se les dió ese pequeño empujón que todo el que quiera iniciarse en esta industra y no cuente con recursos propios suficientes, necesita, y que por lo visto, sólo lo recibirán, una y otra vez, a ver si de una vez ocurre el milagro, los mismos de siempre. La labor del Conacine debiera ser, por un lado, consolidad dichas carreras, esto es indiscutible, pero a través de otras vías. El premio que vimos de nuevo pasar entre las mismas manos, debiera ser, por contra, destinado a descubrir y alentar las carreras de nuevos directores que, como todos sabemos, se erigen sobre nuevos proyectos, que realizan con equipos de profesionales, en gran medida, noveles. En resumen, crear una industria que en el Perú no existe, todos comprendemos a estas alturas, el motivo.

    El único nuevo premiado de este certamen, Héctor Gálvez Campos, se presenta con la productora Pinky, curiosamente, productora también del proyecto de Méndez. Casualidad? A estas alturas, no parece que haya habido casualidad ni sorpresa en este certamen, en la foto los premiados parecen haber ido a constatar lo que ya sabían, lo que parecía pactado y tácito mucho antes de la ceremonia, quién sabe si hace meses o incluso más.

    Y qué es lo más triste de todo esto? Saber que todo seguirá igual, que aquellos que saben y comprenden lo que ha sucedido, y han tomado parte activa en ello, simplemente, se reirán por dentro de cualquier crítica, y asumirán nuestros comentarios como calumnias, y las cosas seguirán este orden impuesto, una suerte de censura cultural que entre un pequeño puñado de colegas se han propuesto imponer al resto de artistas del cine nacional. Hay un dicho que señala que no es posible ser profeta en tu propia tierra, y visto lo visto, no queda más que empezar las cosas en otro ámbito, dejar a las alimañanas acabar con la maltrecha industria nacional y tratar, en la medida de lo posible, reconstruirla, silenciosamente y en la distancia, confiando en que, algún día, se agotarán a sí mismos, y cuando no quede nada más que repartirse, pierdan espacio y podamos regresar a recomponer el cine peruano. Hasta entonces, mucha suerte a todos los colegas que aún estén dispuestos a llevar su integridad y su talento más allá de esta censura caciquista nuestra.

    Angel Film & Video S.A.C.

  2. Angel Film & Video
    9 de julio de 2006 at 11:57 — Responder

    A todos aquellos que se hayan podido sentir ofendidos por el mensaje anterior; no es nuestra intención acusar a nadie de nada, estamos quizás descontentos con el resultado, no porque conozcamos cada uno de los proyectos presentados, y no estamos juzgando esto, tan solo esque sentimos que este fallo no ha venido a dar nuevas oportunidades, sino que mantiene situaciones que pudieran ser ya estable, y no favorece a las nuevas propuestas. Consideramos que el Conacine debería desarrollar al menos dos líneas, una que sirva para consolidar propuestas existentes y que gozan ya de cierta solidez, y otra que tenga en cuenta nuevas propuestas, nuevas producciones y grupos de trabajo, en aras de constituir una mayor industria de cine en el Perú, algo que consideramos, favorece a todo el mundo. No acusamos a nadie, consideramos simplemente poco justa la premiación, pues al hacerse de este modo, no se está favoreciendo el movimiento dentro de la industria. Como apoyamos que esta premiación deberiera dar prioridad a proyectos noveles, hemos considerado oportuno aventurar una crítica acerca del porqué de no haber premiado a nuevas propuestas, nada más. No queremos llamar a nadie ladrones, ni nada semejante, ni poner en duda la valía de los trabajos premiados y presentados, sino el no haber procedido de un modo más justo con las nuevas propuestas. Repetimos, mil disculpas si el mensaje ha parecido acalorado, ha sido entendido como un insulto a alguien o algo, porque no era nuestra intención, y si este ha sido el efecto, desde ahora, queremos disculparnos y reiterar que simplemente consideramos que no es lo mejor para la industria peruana, ayudar a quienes obviamente pueden desarrollarse ya dentro del cine, sino a los que estén comenzando, como decimos, todo en aras de fomentar el crecimiento de la industria nacional.

  3. cesar pereyra ravello
    9 de julio de 2006 at 13:50 — Responder

    Amigos de angel&video : La argolla ,lamentablemente es una realidad de la que no podemos desprendernos. Esto pasa no solo acà sino hasta en la china. En parte tienes razon que son los mismos de siempre los ganadores del conacine, pero el que ellos hayan ganado no garantiza a nadie que su producto ya hecho y exhibido sea una maravilla. Por otro lado tambien es una realidad que al ser ellos los ganadores probablemente sus proyectos hayan sido los menos malos de todos los presentados. En este sentido creo que hacen bien no solo mostrando su desacuerdo, sino deben revisar su proyecto para ver si era lo suficientemente atractivo para un jurado y sobre todo para un publico. Como dice el refran “sino puedes contra ellos uneteles”. Hector galvez ,en este sentido, con justicia fue mas astuto. Hasta donde se era un desconocido, y presento su proyecto a josue mendez, el cual le apoyo viajando por europa para vender el guion. Me atrevo a aconsejarles que hagan revisar su guion por gente con mas experiencia , como hizo galvez, . Ojala como dices el conacine proximamente abra un apartado para cineastas noveles. Buena suerte en sus proyectos.

  4. 9 de julio de 2006 at 16:42 — Responder

    Solo para dejar constancia que Angel Film y Video SAC es una productora que también participó en este concurso con el proyecto “Quemando la casa” del director Alex Carbajal Michaud, su opera prima que se presenta por segunda vez a Conacine.
    Aquí una nota que hicimos en su momento sobre dicho proyecto.

  5. 9 de julio de 2006 at 22:39 — Responder

    Unos puntos de vista sobre la extensa carta de Angel Film y Video SAC.

    Me parece por lo menos cobarde no identificarse con nombre y apellido para echar la cantidad de lodo e inexactitudes que ha vertido el personaje tras la firma de una empresa.

    A los que nos visitan acá les decimos que el mismo señor(a) ha colocado la misma carta en el foro de Cinemaperú, donde ha sido rebatido largamente por distintas personas (que si firman sus mensajes), tanto “nuevos” como “viejos” en el campo cinematográfico.

    Por lo tanto creo que no hay que prestar atención a lo dicho anteriormente, salvo que se presenten hechos concretos de irregularidad. Un jurado independiente ha fallado y como en toda lid hay ganadores y perdedores, palmas a quienes ganaron y fuerza para seguir adelante a quienes esta vez no lo consiguieron.

    Luis Ramos.

  6. 10 de julio de 2006 at 2:02 — Responder

    En efecto, el cariz de la carta de Angel Films y Video resulta tendencioso e impreciso. Casualidad? Noooo. Es falta de espiritu deportivo. Son como Zidane: no saben perder y lanzan cabezazos al rival. Fuera!!!

  7. […] con las secuelas de la reciente premiación del CONACINE, les tenemos un videoreportaje con las primeras impresiones de Héctor Gálvez, amigo y colaborador […]

  8. […] Proyecto ganador del premio CONACINE 2006 […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Celebrando con los ganadores del CONACINE 2006