El laberinto del Fauno (2006)

El laberinto del FaunoDir. Guillermo Del Toro | 119 min | México – España – EE.UU.

Intépretes:
Ariadna Gil (Carmen Vidal)
Ivana Baquero (Ofelia)
Sergi López (Capitán Vidal)
Maribel Verdú (Mercedes)
Doug Jones (Pan)
Álex Angulo (Dr. Ferreiro)

Estreno en Perú: 8 de febrero de 2007

Estamos ante una cinta de poderosa imaginación tanto en lo visual como en lo narrativo que además, como toda obra de arte auténtica, deja amplio espacio para la especulación simbólica. El laberinto del Fauno es una película que promueve la reflexión acerca de las categorías del bien y el mal. El mexicano Guillermo Del Toro juega con ellas al acentuar y ocultar sus diferencias alternadamente.

El laberinto del Fauno

Las escenas iniciales de El laberinto del Fauno nos introducen sucesivamente en el doble viaje de la niña protagonista: primero nos muestran el traslado de Ofelia y su madre gestante al pueblo donde se encuentra el capitán Vidal, nuevo esposo de la mujer y líder del ejército franquista allí instalado. La guerra civil ha concluido pero Vidal y sus hombres deben aniquilar lo que probablemente es el último bastión de la resistencia. Luego, ya instalada en el pueblo, Ofelia es guiada hacia un laberinto subterráneo donde se encuentra con el fauno, ese extraño ser que revela a la niña su verdadera naturaleza: ella es en realidad la princesa Moanna, y debe regresar al reino de sus padres a reunirse con ellos.

Estamos ante una cinta de poderosa imaginación tanto en lo visual como en lo narrativo que además, como toda obra de arte auténtica, deja amplio espacio para la especulación simbólica. En sus mejores momentos, El laberinto del Fauno es una película que promueve la reflexión acerca de las categorías del bien y el mal. El mexicano Guillermo Del Toro juega con ellas al acentuar y ocultar sus diferencias alternadamente. En ese mismo sentido, uno de los elementos que mejor representa esta imprecisión es la construcción del personaje del fauno: por un lado su aspecto físico, y por otro su discurso y sus acciones, son de una ambigüedad muy lograda.

La estructura resulta un elemento clave en la película, que adquiere un ritmo entre pausado y trepidante, y gracias a ella la tensión de la narración no decae nunca. Escenas de violencia aparecen una y otra vez, algunas de una crueldad espeluznante. Pero ese nivel de violencia adquiere muy pronto rango de moneda corriente, como si sus personajes estuvieran todo el tiempo habituados a ese extremo de horror. Asimismo, el nivel de representación en ambas historias se aleja de los cánones realistas, pues una se sirve de lo fantástico, lo mítico y lo onírico; y la otra, fundamentalmente de lo alegórico. La cinta muestra dos planos o dimensiones de la realidad (que deriva una de la otra) completamente distintas entre sí. Pero conforme avanza la narración ambas dimensiones, que al principio aparecen apenas relacionados por medio de Ofelia, progresivamente se rozan hasta finalmente encontrarse.

El laberinto del FaunoLa diferencia crucial entre ambos planos narrativos se produce a nivel simbólico: mientras que en una de las historias —la del cruel Vidal y su ejército— no hay lugar para la elección y el libre albedrío pues es el ámbito en el que todo esta ya decidido de antemano y en el que solo queda el sometimiento y la mansedumbre; en la otra historia —la del fauno y el laberinto— sí es posible la libertad, la facultad de elegir. Recordemos que el fauno se presenta en principio como una autoridad cuyos mandatos no pueden ser desobedecidos; pero en determinado momento, debido al repentino malestar de su madre, Ofelia incumplirá sus órdenes, y al final de ello no habrá consecuencias negativas de ningún tipo: se trata únicamente de probar la responsabilidad y el compromiso de la niña frente al reino de sus padres.

El capitán Vidal es otro de los personajes sabiamente elaborados. El dibujo de su perfil deliberadamente maniqueo no es un error de Del Toro sino, por el contrario, todo un logro. A mi modo de ver, no había mejor manera de enfatizar la lucha contra lo maligno. Vidal es ese lado oscuro contra el que se opone la inocencia y el ideal. Basta verlo en todas las escenas violentas de la película: enfrentándose abiertamente en los bosques con los hombres de la resistencia, torturando al prisionero, desfigurando a un pastor ante la mirada de su padre, etc. Para Vidal, los seres humanos tienen derecho a vivir únicamente si sirven a sus propios fines retorcidos. Son solo piezas utilitarias. Incluso desea con ansia el nacimiento de su hijo, aun a costa de la muerte de la madre, pues simplemente ve en ello una forma de perpetuarse. De allí que el afán de Ofelia por rescatar a su hermano de la vigilancia de su padrastro signifique liberar al futuro de una convivencia con el terror, e incluso de la posibilidad de que a la humanidad venidera no le quede otra opción que convertirse en los herederos del mal.

» Lee más sobre El laberinto del Fauno

Artículo anterior
Grupo Chaski presenta Madeinusa en Villa El Salvador
Artículo siguiente
Ver o no ver presenta “Maniquíes abyectos” en la PUCP

8 comentarios

  1. 13 de marzo de 2007 at 0:39 — Responder

    Buena película de Guillermo del Toro, a la que le falta alguna cosa para que sea majestuosa.
    Es interesante de principio a fin esta fábula, donde se narra una historia dura, triste, cruel, sobre un episodio inventado, aunque basado en cientos reales que ocurrieron durante la post-guerra Civil Española.
    Del Toro logra una película sólida, muy seria, donde fantasía y realidad se dan la mano, aunque como al final se comprueba la fantasía no solamente no existe, cosa que ya se sabe desde el comienzo, sino que no es más que el reflejo de una realidad oscura, injusta, inhumana, donde los seres humanos son los monstruos aterradores que causan la muerte y destrucción.
    No obstante a sus numerosas virtudes, tanto técnicas, como narrativas, a mi me costó un tanto entrar de lleno en la historia. Esto sucede pues, como suele acontecer en las películas de Del Toro, en su primer tercio se suceden escenas que son importantes para ir conociendo los diversos personajes y nos dan las claves para que, sobre todo el mundo fantástico de la niña protagonista (excelente Ivana Barquero), entendamos su verdadero significado. Pero resultan a veces un tanto erráticas, no sabiendo exactamente (un acierto, como se irá comprobando paulatinamente) hacia dónde nos lleva.
    Más tarde todo irá cogiendo forma y su última media hora es perfecta, no pudiendo cortarse nada pues nada sobra ni falta. Una última media hora con un ritmo vertiginoso, de impecable factura y con una enorme fuerza (en este caso dureza) dramática.
    Además, y esto se lo agradezco personalmente a Del Toro, este no se casa con nadie y otorga a cada personaje, no lo que se merece, pero sí lo que resulta más convincente dados sus diversos avatares.
    Excelentes interpretaciones, donde todo/as están perfectos, aunque yo destacaría la labor o quizás más el personaje, no estoy seguro, de Maribel Verdú, y la niña.
    Soberbia fotografía y una bonita música, que es preciosa en los últimos minutos.
    En definitiva, una muy buena película, que como se está diciendo por ahí, es la mejor de su original director.
    ¡Ah! y queda demostrado una vez más el “amor” de Del Toro por los insectos.

  2. ely
    20 de julio de 2007 at 16:53 — Responder

    weno aki no mas po espero
    k les guste mi comentario
    bueno estoy aki para decirles
    que esta muy buena la pelicula
    ojala saliera la 2 por que la
    1 es genial

  3. Luis Erenesto
    4 de septiembre de 2007 at 16:11 — Responder

    Excelente pelicula!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! buenasa inquietante, triste, dulce, amoroso, atemorizadora, tiene grandes cosas q hay q rescatar ya q son pocas peliculas las q incursionan en el mundo de fantasia y sueños sin lugar a dudas exitosamentepero es una pelicla bien lograda

  4. carolina
    11 de septiembre de 2007 at 9:35 — Responder

    me encanto el laberinto del fauno y la pelicula causa muha impresion aunque el final es un poko triste pero es preciosa yo animaria a todo el mundo a que la vieran les gustara un monton y espero k agan otra parecida. besos carol

  5. 21 de septiembre de 2008 at 12:42 — Responder

    es feoooooooooooooooooo

  6. Cris
    22 de enero de 2009 at 15:45 — Responder

    son unos estúpidos al hacer esta película

  7. […] en 1968. Mientras que el segundo lugar lo ocupo insólitamente una producción tan reciente como El laberinto del fauno, y esta a su vez fue seguida por un clásico del cine mexicano y de autor como es Los olvidados de […]

  8. kata
    13 de junio de 2009 at 23:12 — Responder

    bueno yo la vi y me gusto mucho porque tiene imaginacion

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

El laberinto del Fauno (2006)