Dos hermanas (2003)

Dos hermanasJanghwa, Hongryeon
Dir. Ji-woon Kim | 115 min. | Corea del Sur

Intérpretes:
Kap-su Kim (Bae Moo-hyeon, padre)
Jung-ah Yum (Eun-joo, madrastra)
Su-jeong Lim (Bae Soo-mi, Janghwa)
Geun-yeong Mun (Bae Soo-yeon, Hongryeon)

Estreno en Perú: 8 de marzo de 2007

Dirigida por Kim Ji-woon, aquí nos cuenta la historia de dos hermanas que se van a vivir a la casa de su padre, quien vive con su nueva pareja luego de la muerte de la madre de ellas. La madrastra tiene una relación muy tirante con ambas, e incluso hasta violenta y hostigadora, maltratando a la menor de ellas encerrándola en un armario. La hermana mayor, en el afán de protegerla, no hace sino replicarle a su padre la conducta de su pareja, pero éste le es indiferente en todo momento. Mientras tanto, en la casa una apariencia fantasmal perturba la vida tanto de las niñas como la de la madrastra.

Two Sisters

El cine coreano es quizás el cual, con la finalidad de romper los moldes mas estructurados en cuanto a géneros, decide hacer una amalgama de ellos para lograr que todo lo que iba argumentalmente por un camino, termina sorpresivamente por otro. Esta es probablemente una de las razones por las cuales mucha gente, no familiarizada con el cine coreano, vea esta pelicula con desagrado teniendo en cuenta que las expectativas de esta cinta, para muchos amantes del género del terror asiático, era encontrarse con una versión más de El aro o de Ju-On.

Si uno se adentra a esta película desde otra óptica y con la mente abierta, se dará cuenta que se trata de un ejercicio de cine magnífico, la increíble puesta en escena, la recreación tétrica del filme, las actuaciones relevantes para entender la cinta y su giro inesperado final, hacen de Dos hermanas una satisfacción irreprochable.

Dirigida por Kim Ji-woon quien es todo un deconstructor de géneros. Su segunda película es un thriller de acción con sello característico y hoy, se adentra al western (una moda pasajera en Asia, Takashi Miike prepara por ejemplo su versión japonesa de Django) con un remake de El bueno, el malo y el feo. En la cinta que aquí comentamos, Ji-woon nos cuenta la historia de dos hermanas que se van a vivir a la casa de su padre, quien vive con su nueva pareja luego de la muerte de la madre de ellas. La madrastra tiene una relación muy tirante con ambas, e incluso hasta violenta y hostigadora, maltratando a la menor de ellas encerrándola en un armario. La hermana mayor, en el afán de protegerla, no hace sino replicarle a su padre la conducta de su pareja, pero éste le es indiferente en todo momento, incluso hasta le hace saber que todo se lo esta inventando para llamar la atención. Mientras tanto, en la casa una apariencia fantasmal perturba la vida tanto de las niñas como la de la madrastra.

Sin embargo, todo no es lo que parece y el final, sorpresivo y asfixiante, te explota en la cara luego de casi dos horas de quietud, a pesar de alguno que otro susto, evidentemente todo tan bien diagramado y concatenado en una linea argumental aunque complicada en su desarrollo pero dificilmente olvidable, por esa conclusión tan eficaz. Ji-Woon es un excelente creador de atmosferas y posee un estilo visual elegante. Él nos situa en una casa tan agobiante como oscura en donde reina un silencio casi selpucral. Sus personajes deambulan en ella, cada cual luchando contra sus propios demonios y en donde nada es lo que parece.

Two SistersDos hermanas es un juego con el espectador, te mantiene casi una hora petrificado y asustado, e incluso adormecido, con la visión casi tradicional del “fantasma de la niña de pelo largo”, intentando de alguna forma de prepararte subliminalmente para un final aparentemente previsible en este género. Sin embargo casi en la segunda mitad del filme, este intenso ejercicio cinematográfico da un giro de 360 grados, mostrándonos que el terror que cómodamente tenía una explicación facilista sobrenatural, deviene de un terror nacido de lo complejo de la mente humana y además de las consecuencias de los actos de los demás, que pueden resquebrajar las mentes mas débiles.

Una de las peliculas más fascinantes que ha dado el cine coreano, toda vez que tiene dos tipos de terror en su conjunto, el terror tradicional pero bien dirigido buscando el susto sorprendente e imprevisto, y el terror psicológico, ese que de repente perturba más que un simple grito, toda vez que por razones varias esta más cerca a la realidad y por ello produce una mayor confusión y pánico. Para entender su mensaje uno debe tener los sentidos atentos a cualquier detalle por más mínimo que sea, por ello siempre recomiendo su segundo visionado.

Es así una pelicula redonda, inteligente, enigmática y en cierta medida terrorífica, que por su fuerte carga innovativa fue en su oportunidad una de las peliculas más vista en Corea. Debe verse con ojos distintos a cualquier película de terror. Abstenerse los que piensen que van a ir al cine a ver otra estúpida cinta de terror, esta requiere una mayor atención de los sentidos.

» Lee más sobre Dos hermanas

Artículo anterior
“Judgement”, cortometraje de Chan-wook Park
Artículo siguiente
Chullachaqui en la ciudad (I)

9 comentarios

  1. Oscar
    16 de marzo de 2007 at 17:12 — Responder

    Ya era hora que alguien defendiera esta película. En El Comercio apenas si le pusieron 2 estrallas, lo que me parece injusto.

  2. 17 de marzo de 2007 at 3:24 — Responder

    Desde hace unos años, el cine de terror venido de Oriente tiene un buen predicamento en los Países ávidos de otras cinematografías.
    Puede ser su puesta en escena, llena de simbolismos y golpes de efecto que azoran al espectador, puede ser sus historias, donde se mezclan la modernidad con las leyendas de sus ancestros, o puede ser simplemente que, hartos del cine gore de Los Estados Unidos, casi siempre vacío de contenido, se acepte algo mínimamente distinto.
    Tienen, a veces, tanto éxito comercial (y también crítico) que hasta se realizan remakes en Hollywood con intérpretes mundialmente conocidos. Ahora mismo se están rodando algunos de ellos.
    Pues bien, “Dos hermanas”, film dirigido por Kim Ji-Woon, un coreano (del Sur) que tuvo bastante éxito hace un año en el Festival de cine de Sitges, quizás uno de los certámenes, junto con el de Donosita, en que mejor bienvenida tienen este tipo de cintas.
    “Dos hermanas” es la cuarta adaptación cinematográfica de un tradicional cuento coreano, convenientemente actualizado, donde se narra la imposibilidad del ser humano para borrar un hecho trágico del pasado, e incluso simplemente recordarlo, al menos, tal y como fue.
    La base, por tanto, no puede ser más sugestiva e interesante. Sin embargo, el desarrollo no puede ser más descorazonador.
    La primera media hora del film es atrayente, con una inteligente planificación donde se nos muestra a los cuatro principales protagonistas así como la disposición de la casa, algo importante. Con pocos pero efectivos diálogos, sabemos cómo son y qué sienten los unos para con los otros.
    Al de no mucho, uno de los personajes tiene una fantasmagórica visión que aterra al espectador. En ese momento, el film alcanza su cumbre…y falta una hora y media, aproximadamente.
    Y ahí está uno de los principales fallos de la cinta, el no saber mantener esa fascinación, queriendo, mediante abundantes trucos efectistas pero no efectivos, sustentar, apuntalar el vilo conseguido anteriormente.
    Y casi toda su posterior narración está repleto de lo mismo, caras aterradas de las protagonistas mientras miran al interior de los armarios con la cámara dentro de los mismos (recurso que a fuerza de usarlo tan a menudo, llega a cansar y, lo que es peor, a aburrir de lo lindo), visiones que duran uno o dos segundos, que suponen deben intrigar al espectador pero que una al fin y a la postre le dan lo mismo pues la historia ya no interesa casi nada…
    En fin, una buena historia, que sobre el papel estoy seguro sería apasionante, pero que en el celuloide queda de lo más descafeinado y acaba por decepcionar.
    Cierto es que hay elementos positivos, además de su primera media hora, como la cena con los tíos de las chicas, momento de gran fuerza dramática y algo de humor (peculiar, eso sí) que se agradece, o el enfrentamiento físico entre madrastra e hijastra mayor, pero en líneas generales considero esta película como algo lleno de ruido y pocas nueces.
    Lo mejor, sin duda, la soberbia interpretación de las cuatro chicas, sobre todo de la actriz que hace de madrastra, simplemente genial en su dificilísimo papel.

  3. maria jose
    31 de marzo de 2007 at 8:58 — Responder

    yo vi esta pelicula hase ya como un año pero puedo recordar que es buenisima.. se trata de dos chinas q actuan excelwente me encantan las peliculas de chinas o chinos porque son muy pero muy interesantes y aterradoras. soy maria jose de venezuela.

  4. kam
    31 de marzo de 2007 at 9:28 — Responder

    ha nu la vi pero devera estar re padreeeeeeeeeeeee ajajaja

  5. anonima
    12 de julio de 2007 at 13:23 — Responder

    Hoy vi esta película. Y realmente me hice un lio, no entendí. Alguien podría explicarla porfavor??

  6. Cristian
    7 de octubre de 2007 at 12:15 — Responder

    Una de las mejores peliculas de suspenso que he visto, sencillamente brillante. Hacia tiempo que una pelicula no me dejaba tan inquieto como esta, donde todo es perfección absoluta. Si tienen oportunidad de verla no la dejen pasar, les aseguro que no se arrepentirán.

  7. Hiki
    18 de diciembre de 2007 at 2:08 — Responder

    excelete pelicula y un final que no se esperaba y muy bueno

  8. criss
    30 de diciembre de 2009 at 20:37 — Responder

    no es una de las mejores es la mejor pelicula de terror y con toques psicologicos bien fuertes exelente pelicula

  9. Anónimo
    14 de julio de 2010 at 4:16 — Responder

    no entendi un carajo :)

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Dos hermanas (2003)