Dos hermanas (2003)

Two SistersJanghwa, Hongryeon
Dir. Ji-woon Kim | 115 min. | Corea del Sur

Intérpretes:
Kap-su Kim (Bae Moo-hyeon, padre)
Jung-ah Yum (Eun-joo, madrastra)
Su-jeong Lim (Bae Soo-mi, Janghwa)
Geun-yeong Mun (Bae Soo-yeon, Hongryeon)

Estreno en Perú: 8 de marzo de 2007

Esta cinta coreana se inspira en una tradicional historia que ya había sido llevada a la pantalla en 1956 cuando la cinematografía asiática estaba recién dándose a conocer al mundo. Con ciertas variantes estamos ante una historia de misterio alrededor de una familia en forzado proceso de reintegración. Las hermanas del título protagonizan un cuento de horror que se anuncia como una atractiva película de sorpresas, de revelaciones. Lo que encontramos inmediatamente es una cinta extraña en la que la búsqueda por desconcertar a toda costa surte casi siempre el efecto opuesto. A la vista de películas como Ju-on e incluso The Sixth Sense, intenta escribir su propio nombre en el espacio del género oscuro pero sin dar el paso con seguridad.

Two Sisters

A las dos hermanas vamos a irlas conociendo a través de un largo flashback y dentro de un esquema que recoge nuevamente el de las historias siniestras, pero a la vez de nostálgicas a lo Jane Eyre o la hitchcockiana Rebecca. Tal vez el precedente al que más notoriamente se acerque es a The Others, la película del español Amenábar. Estamos en primer lugar ante una continuadora de los cuentos de fantasmas que han sido de lo más diversas en el panorama actual especialmente desde que Shyamalan y, a su propio estilo, Hideo Nakata se encargaran de devolverle cierto gusto y atractivo perdido. Dentro del vasto cine coreano, que hace rato se ha transformado en industria, hemos encontrado el gran atractivo de reconocer los más diversos y codificados géneros trastocados con habilidad además de haber formado a su estilo toda una línea de autores que ya se van imponiendo en el panorama internacional. Pero en esta cinta el director Kim Ji-woon asume de manera confusa esas posibilidades abiertas.

La casa del lago en la cual se desarrolla la historia toma el lugar de aquellos tristes castillos como los de las novelas británicas a las que intenta parecerse la película en un inicio. Es en esta parte del filme que encontramos los únicos momentos que nos causan la obvia curiosidad y necesidad de estar pendientes a cada detalle, cada posible pista que nos ayude a seguir una película que de antemano suponemos llena de vueltas de tuerca. A este apacible lugar regresan las hermanas que, en la mejor tradición, se enfrentarán con una madrastra con la cual no pueden llegar a entenderse, y que rechazará su llegada no tan secretamente. Hasta aquí podemos esperar un largometraje convencional es cierto pero que en una de esas retrabaje de manera inteligente y con las posibilidades de su particular contexto, todo aquello ya conocido. Lo que vemos es por el contrario un intento por retorcer aún más la delgada línea del artificio, originalidades que la terminan perjudicando notablemente.

Two SistersLo que vamos presenciando conforme transcurren los minutos es una película tan confiada en su golpes de efecto que se toma el tiempo en el juego de hipnotizar al público con sucesos que no parecen ir ni aquí ni allá y no es que se este creando un nuevo estilo y tiempo de narrar. La apenas esbozada presencia de un maldición como corolario al conflicto de las mujeres de la casa es dilatada en su intención de crear una atmósfera subyugante al espectador: el resultado es todo lo contrario. Lamentablemente, aunque no deja de tener un gusto especial, el filme resulta fallido en su intento de ser una fantasía alrededor de la decadencia y los fantasmas que la azuzan insidiosamente. El personaje del padre, casi inexistente, es el representante mismo de esa desintegración que se sucede entre los miedos infantiles y otros que no lo son tanto, hasta dar con la imagen del terror andante en un calco a la japonesa Ju-on. Entra entonces a tallar el componente esquizofrénico como queriendo hacer encajar el rompecabezas que casi a dejado al espectador más exhausto a causa de su laxitud que en su pretendida densidad.

La sensación de haber visto un espectáculo redundante se apodera de la gran mayoría e incluso para algunos el de la decepción. A la película le faltó mucho más que la intención de crear una nueva caja de sorpresas. Lo que se puede decir a favor es que su aire triste no es tan desdeñable como parece en un primer momento aunque esas sensaciones no sean suficientes para hacer de ella un producto perfectamente olvidable. Tal vez lo que sucede es que ante el tan interesante bombardeo del cine coreano y sus más diversas propuestas nos hemos creado demasiadas expectativas ante cada una de sus piezas que tenemos la oportunidad de tener en cartelera. Tal parece la venda que también cegó a los jurados de Sitges que llegaron incluso a premiarla como a la realmente insalvable Hard Candy, cosa de fan que las tenemos todos.

» Lee más sobre Dos hermanas

Artículo anterior
“Machete”, el primer spin-off de Grindhouse
Artículo siguiente
Tráiler de Transamérica

6 comentarios

  1. 20 de marzo de 2007 at 13:03 — Responder

    Lo interesante de esta pagina es que todos los que redactamos criticas podemos constatar opiniones, a mi me parece que es una pelicula inteligente y que su virtud es la de cansar al espectador en un supuesto cuento de terror lento y asfixiante..para luego arremeter con un desenlace inesperado..evidentemente el ritmo cansino no es para todos tolerable pero si uno le da la oportunidad a etsa cinta encontrara mucho de muy buen cine.

    De este director he visto todo desde su version del clasico de Miike The Family of Katakuris, su puesta en escena del mundo de la lucha libre (the foul King), su cinta de gangster A Bittersweet Life y la que viene para muchos sera un insulto..la version coreana de lo bueno lo malo y lo feo…como ven todo un trastocador de estilos…lo malo es que no todo llega aqui al Perú y como dices Corea del Sur ya es una industria de la que nosotros lamentablemente somos ajenos.

  2. jesponda
    20 de marzo de 2007 at 16:18 — Responder

    Desearíamos poder conocer mucho más de ese cine es cierto. A pesar de ello esta película no deja de parecerme fallida incluso con experimento más allá del género. El punto a favor como ya dije, me parece que es ese sabor tan distinto que tiene el tono melodramático del film. Pero siempre estamos atentos a la llegada de este otro cine que aún a cuenta gotas hace siempre mucha diferencia en la cartelera.
    Un gran saludo Alex!!

  3. 21 de marzo de 2007 at 10:14 — Responder

    Concuerdo en la vision de Alex sobre “Dos hermanas”. Tal vez la mayoria estamos un poco acostumbrados a las peliculas de terror directas y plenas de shocks. Me alegra haber podido ver un film como este, que le pide al espectador un poco de paciencia y de mucha atencion a detalles que son claves para su compresion.

  4. Luaxana
    7 de octubre de 2007 at 10:37 — Responder

    No termina de cuajar y si vemos el comienzo y luego los ultimos 10 minutos podriamos ahorrarnos el tedio de l resto de la cinta.

  5. Anónimo
    6 de septiembre de 2008 at 9:54 — Responder

    kiero saber si la pelicula “dos hermanas” está bien porque estoy pensando en verla y me gustan muchísimo las películas de terror.

  6. nuria
    21 de febrero de 2009 at 12:58 — Responder

    no he entendido nada del final, podría alguien explicarmelo? gracias

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Dos hermanas (2003)