Ayer fue un día histórico. Aunque este blog sea de cine, no importa. Mi primer amor no fue el cine, sino el fútbol. Lamentablemente, hasta ahora no he visto una gran película sobre fútbol. Parece que estas dos maravillas se repelen. Sólo recuerdo Escape a la victoria, una de las obras más bajas de John Huston, ¡¡con Pelé y Stallone!!

Recientemente ha habido algunos filmes futboleros, pero nada importante. Creo que hay un buen filme brasileño de los años sesenta, cuyo nombre no recuerdo. Seguí apasionadamente el fútbol hasta los quince años, cuando se cruzó Woody Allen con Zelig, entre otros, y todo cambió. Ahí dejé el rectángulo verde por el blanco, y pasé de tener las estadísticas completas de los mundiales -alineaciones, goles, cambios, tarjetas, el árbitro, el estadio, todo- a coleccionar la revista TV+ de El Comercio, y empezó otra historia. Después de 26 años, cuando en 1981 clasificamos al Mundial de mayores España 82, ayer volvimos a clasificar a un Mundial de Fútbol, en la categoría Sub 17, empatando 1 a 1 con Argentina. No es la selección de mayores, no importa, es un mundial igual. Será en Corea del Sur. ¡Arriba Perú!