La odio. Estaba en la función de prensa de El descanso cuando, nuevamente, sucedió. La mitad del écran se volvió propiedad de la marca Sony Vaio (la PC que el personaje de la película utilizaba) y, después, toda la pantalla (sí, toda la pantalla) se convirtió en una gran ventana de internet, mostrando la página de Google.

Le dicen Product Placement o, en español, presencia de marca. Aquí uno de mis ídolos, David Lynch, opinando brevemente sobre esta genial manera de publicidad.

(Vía Extracine)