Ed Wood (1994)

Ed Wood Dir. Tim Burton | 127 min. | EE.UU.

Intérpretes: Johnny Depp (Ed Wood), Martin Landau (Bela Lugosi), Sarah Jessica Parker (Dolores Fuller), Patricia Arquette (Kathy O’Hara), Jeffrey Jones (Criswell), Bill Murray (Bunny Breckinridge), Lisa Marie (Vampira).
Guión: Scott Alexander y Larry Karaszewski, basado en el libro “Nightmare of Ecstasy” de Rudolph Grey.
Edición: Chris Lebenzon.
Música: Howard Shore.

Estreno en España: 2 de Junio de 1995.

¿Por qué un biopic del peor director de la historia del cine nos gusta tanto? Fue esa mi pregunta después de ver Ed Wood (1994), pues descubrí que además de los fanáticos empedernidos de Tim Burton existentes en cada rincón del mundo, hay una buena parte de la población cinéfila que, sin admirar la obra completa de este último, considera este homenaje al recordado director de películas de serie B un innegable neo clásico de los 90. ¿Pero quién es realmente Edward D. Wood Jr.? ¿Cuál es la razón que explica tanta bulla detrás de sus desastrosos films? ¿Por qué este señor, con tendencia a vestir ropa de mujer, se ha vuelto un director de culto y una de las figuras más recordadas del cine independiente?

Ed Wood, filmada con precisión por un inspiradísimo Tim Burton, nos gusta de sobremanera, entre otras cosas, porque nos damos cuenta en su primer visionado que no se trata de una burla al destartalado estilo que poseía para filmar Edward Wood ni mucho menos, si no más bien un conciso y honesto ejercicio de admiración, que en cada plano derrocha una pasión tan brutal como hilarante de amor al séptimo arte.

Ed Wood Nos gusta además porque, fuera de contarnos una noble historia de amor al arte con un trasfondo humilde, Burton se ha lucido al llenar cada escena de detalles, teniendo en el blanco y negro un fresco espacio para una elegante presentación de personajes tan extravagantes como el propio Ed, quién era toda una presencia tanto en la vida real como en el anómalo y fantástico universo que creaba a través del lente.

Para hacer cine, Ed Wood no necesitaba más que una cámara, algunos asistentes (que en ocasiones pudieran actuar también), un director de fotografía (sin importar si fuera daltónico), y uno que otro amigo (casi nunca profesional, y si lo era, de bajo perfil) que representase más con su sola presencia que con su interpretación. El escenario casi siempre era improvisado, los diálogos carecían de coherencia, al igual que la trama. Los efectos especiales eran tan penosos que en todo momento parecía que el género de terror/ciencia ficción cambiaba a humor sin mediar explicaciones.

Desde su juventud, Ed soñaba con hacer películas. No le importaba cómo lograrlo, sólo quería cumplir su sueño. Y aunque esto parezca una convicción casi obligada para cada aspirante a cineasta, la pretensión de este peculiar realizador daba para mucho más. Lejos de sólo hacer cine e involucrarse de lleno en el mundo del espectáculo, Ed perseguía forjar un estilo propio, apasionante pero torpe, palpitante, y sin embargo, vergonzoso. Indudablemente bastante audaz, demasiado quizás para sus contemporáneos.

Ed Wood

Tras ser machacado por la crítica por su ópera prima, Glen or Glenda (1953) -una película que trataba el tema del travestismo-, Ed decidió hacerla por las suyas. De esta forma, siguiendo el ejemplo de valerosos productores como William Fox o los hermanos Warner, Ed se desligó de las grandes compañías cinematográficas que menospreciaban sus trabajos, iniciándose como cineasta independiente.

Con la ayuda de su moribundo amigo, un por entonces viejo y desgastado Bela Lugosi, Ed preparó su segunda película, que incluiría a Lugosi como protagonista, y a un monstruoso luchador sueco llamado Tor Johnson como secundario. La malograda cinta llevaría por nombre La novia del monstruo (1954), cuya trama estaba inspirada en la historia de un malvado científico al que se le ocurre dominar el mundo creando una nueva raza.

Tras la muerte de Lugosi, Ed cae un una profunda depresión, pero se recupera pronto para crear la que se señala como la peor cinta de toda su filmografía. Se trata de Plan 9 del espacio exterior, un film de ciencia ficción escrito en dos semanas por el propio Wood, que hacía uso de una secuencia de 5 minutos donde aparecía Lugosi en los últimos días de su vida. Bastó esto, más el metraje que había sobrado en otros estudios cinematográficos y un presupuesto que con suerte alcanzaba los 6000 dólares, para crear Plan 9 del espacio exterior, escogida por excelencia la peor película de la historia, aunque aún existan algunos excéntricos que la consideren la mejor película jamás rodada.

Plan 9 from Outer SpaceCon este film, Wood llegó al clímax de su carrera, estaba contentísimo… “Esta es la película con la cuál quiero que me recuerden”… pensó, y aunque duró no más de tres o cuatro días en cartelera, Wood se sintió satisfecho, había llevado a cabo su plan, había invadido el mercado hollywoodense con sus horribles películas. Para bien o para mal, su nombre estaba en boca de todos, y sin siquiera haber creado un blockbuster, si no por el contrario. Nadie más lo ha logrado con tanto carácter y entusiasmo. Nadie más ha tenido el valor de hacer películas sin ninguna pizca de sabiduría a la hora de rodar. Nadie, sólo Ed Wood.

Es el talento de Burton el que condujo al éxito a Ed Wood, gracias a su particular modo de entrelazar textualmente la biografía de un personaje que parecía vivir una vida de película (haciendo películas), con momentos de sensibilidad y dramatismo, revelando acaso un valor sentimental dentro del filme. Pero además hay que afirmar que sin la actuación del tremendo Johnny Depp la cosa habría sido rotundamente diferente.

Ed Wood Depp se esmera en reflejar la exaltación de un director que despilfarraba pasión pero al mismo tiempo carecía de talento. Su interpretación hace que el espectador simpatice con Ed, a pesar de escenas como aquella en que se muestra como un travesti de aspecto pavoroso al quitarse la dentadura superior postiza. En resumen, esta soberbia interpretación confirma una vez más a Depp como un actor versátil, capaz de interpretar cualquier personaje que se proponga.

El caso de Martin Landau es parecido, o quizás más sorprendente. Landau interpreta de manera tenebrosa y al mismo tiempo conmovedora al moribundo Bela Lugosi, y con ello provocó un efecto dominó en una serie de prestigiosos festivales, ganando nominaciones y premios hasta 1996, incluyendo el Oscar al Mejor Actor Secundario en 1994. Con su sola presencia, tan misteriosa como terrorífica, Landau se atribuye el papel de Bela como si fuera él mismo interpretando a los alocados personajes de Eddie, y quizás por eso uno sienta que esta cinta está filmada con tanta pasión.

Otro que también fue premiado repetidamente es el maestro Howard Shore, quién con su espectacular banda sonora logró despertar a más de un muerto. Con su genio creativo logra evocar las verdaderas tonadas de Sci – Fi de los años 30s, aquellas espeluznantes melodías que sonaban tan horribles como la calidad de las películas mismas; complementa esa esencia con una remasterización moderna, que hace buen uso de diversos ritmos e instrumentos, y que cautiva tanto en con su referente visual como en su escucha aparte.

Ed Wood

Sin caer en exageraciones, Ed Wood es un bello, divertido y emocionante filme que denota el cariño y la admiración que Burton sentía por el peor director que parió Hollywood en sus suburbios. Burton no sólo homenajea a Wood con esta gran película, sino que hace uso de un y mil recursos para introducirnos en un mundo repleto de cinefilía. Una explosión de arte, un claro festejo para el cine, con todos y cada uno de sus exponentes.

¿Que por qué un biopic del peor director de la historia del cine nos gusta tanto? Bueno… simplemente porque además de haber sido el peor director de cine que ha existido jamás, Ed Wood fue también el más perseverante, soñador y vehemente cineasta que el prestigioso legado cinematográfico de décadas pasadas nos ha dejado.

Artículo anterior
Buenos Aires se tiñe de Rojo Sangre
Artículo siguiente
Pixar se lanza a la animación 2D con corto de Ratatouille

11 comentarios

  1. Lourdes Vásquez
    2 de noviembre de 2007 at 14:43 — Responder

    Bizarrisímo el film.

  2. Lourdes Vásquez
    2 de noviembre de 2007 at 14:44 — Responder

    La única buena actuación de Sarah Jessica Parker.

  3. Ramiro
    2 de noviembre de 2007 at 15:04 — Responder

    Landau ganó el Oscar al mejor actor secundario de 1994. A corregir ese dato.

  4. 2 de noviembre de 2007 at 15:04 — Responder

    No más bizarro que las películas de Ed Wood Lourdes ;)

  5. 2 de noviembre de 2007 at 15:11 — Responder

    Según la IMDB Landau ganó el Oscar en 1995, mientras que en la Wikipedia aparece que ganó en 1994, con lo que surge una controversia, pero bueno… uno sabe que los premios se celebran el mismo año o quizás un poco después. De todas formas ya le cambié la fecha, gracias por el dato Ramiro ;)

  6. Antolín Prieto
    2 de noviembre de 2007 at 15:47 — Responder

    Ed Wood ganó el Oscar del 94 en el 95. Una parte del mundo cuenta por el año en que se realiza, y otros por el año de las producciones en competencia. Lo importante antes que el dato del año, es el hecho de que Landau recibió el reconocimiento de la industria de su país.

  7. Ramiro
    3 de noviembre de 2007 at 11:22 — Responder

    El año que se considera siempre es el año POR el que se entregan los premios. Así los premios de 1994, se entregan (como no podría ser de otra manera) en una ceremonia televisada en 1995. El año que cuenta siempre es el “año calendario” que se honra en la ceremonia; y ese es el que siempre debe considerarse. Y no es que “Una parte del mundo cuenta por el año que se realiza, y otros por el año de las producciones en competencia”. La misma Academia siempre cuenta por el año de las producciones porque no podría ser de otro modo. No se puede honrar globalmente un año de producción, sin que este haya terminado del todo.

  8. […] a los encantadores –y, a veces, sutiles– errores y deficiencias que muestra Burton en su Ed Wood; sino de fallas poco “creativas” que cada vez dan menos risa y, en cambio, generan cierto […]

  9. Ruth
    26 de marzo de 2008 at 17:29 — Responder

    Por Dios, quien diga q sólo SJP hace una buena interpretación es q no ha visto la película. No me digáis q Landau no está fantástico!!! Y qué decir de monsieur Depp, q es capaz de meterse en la piel de CUALQUIER personaje y hacerlo creíble.

  10. Daniel Velasquez
    27 de marzo de 2008 at 12:37 — Responder

    Sí, una película que en dos horas, nos llevó a conocer en forma efectiva a este raro personaje del cine. Depp es todo un maestro de la caracterización de EdWood.

  11. 15 de noviembre de 2009 at 18:30 — Responder

    […] portadas Pulp Art de historias escritas por el peor director de todos los tiempos, Ed Wood, Jr., y aunque fue muy malo dirigiendo películas, como siempre digo, fue uno de los pocos que […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos


COMPARTIR

Ed Wood (1994)