Exterminio 2 (2007)

28 weeks later28 Weeks Later
Dir. Juan Carlos Fresnadillo | 99 min. | Reino Unido – España

Intérpretes:
Robert Carlyle (Don), Rose Byrne (Scarlet), Imogen Poots (Tammy), Mackintosh Muggleton (Andy), Jeremy Renner (Doyle), Catherine McCormack (Alice), Harold Perrineau (Flynn)

Estreno en Perú: 31 de mayo de 2007

Pasados los primeros 28 días de propagada la epidemia, los cines se vieron infestados nuevamente por las tenebrosas hordas de muertos en vida que acomodándose a nuestra época de gimnasios y alimentación light se convertían en raudos y ágiles adictos a la cacería humana, totalmente distintos de los empeñosos pero torpes iniciadores de la invasión allá por los años 60’s. El español Juan Carlos Fresnadillo (cuyo más conocido film Intacto pasó acá solo por circuito alternativo) toma la posta de la forzada secuela y demuestra condiciones para afrontar el encargo con eficiencia y verdadero sentido del horror. La película se decanta por la acción y las resoluciones cortas y acertadas a diferencia de la primera parte, que se llenaba de ínfulas y alguna que otra confusión.

28 weeks later

Con 28 Days Later, el británico Danny Boyle se metió de frente en el terreno fantástico con el que jugueteó desde sus inicios. Esta continuación pasadas semanas de concluida la primera película no la dirige él pero acierta muy bien al delegarla a una hábil y prometedora mano. El español Juan Carlos Fresnadillo (cuyo más conocido film Intacto pasó acá solo por circuito alternativo) toma la posta de la forzada secuela y demuestra condiciones para afrontar el encargo con eficiencia y verdadero sentido del horror. El nuevo encuentro con el virus de la rabia se suscita en la solitaria Inglaterra que comienza a recibir a los encargados de la reconstrucción que se convertirán en los propagadores de la infección, penetrada hasta lo más profundo de esta civilización como exponente perfecto del caos postmoderno o de la era de la “nueva carne” como diría Cronenberg.

En la recordada y personalmente entrañable An American Werewolf in London, el burlón John Landis se dedicó a hacerle muecas y pantomimas a la imagen estirada de los británicos y su tradicional flema poniendoles en frente a un alborotador supremo. Danny Boyle se propuso instigar más sobre el juego hasta convertirla en una estratagema de ambiciones más obvias y tal vez por ello, de resultados menos frescos. Con todo, ninguno podía quedar indiferente ante su visión de una Gran Bretaña poblada rápidamente por los zombies producto de alguno de tantos virus de laboratorio, químico resultado que les otorgaba también un desenfreno que asustaría a sus ancestros al punto de persignarse. La tierra de las jerarquías y etiquetas quedaba transformada en una extraña democracia o más bien régimen socialista, todo de manera repentina y desarrollado como en las culturas ancestrales con un afán colaborativo. Ya no había mucho más que añadir al discurso así que esta continuación de la historia se entrega directamente a la narración directa y sin más accesorios, aún cuando los vestigios del mal hayan aparentemente desaparecido 28 semanas después.

28 weeks laterLas correrías finales de esa primera jornada de terror y la semilla de la siguiente se resumen en la impresionante secuencia inicial que le devuelve mucho del impacto perdido al subgénero últimamente. Minutos que nos enganchan de pleno. La película se decanta por la acción y las resoluciones cortas y acertadas a diferencia de la primera película, que se llenaba de ínfulas y alguna que otra confusión. En esta ocasión el plot es por demás conocido como para generar sorpresas, todo el dilema de la reconstrucción con sus reencuentros y paseos por la inmensa Londres, servirá apenas para trazar la línea de acciones del puñado de protagonistas que contemplan cada quien a su modo la circunstancia inusual de convertirse en nuevos colonizadores o peregrinos en tierra propia. Los ingleses de laboratorio que aparecen en escena lucen lo más americanos posibles al punto que el nuevo orden tendrá que irrumpir nuevamente para evitar esta invasión alienante.

Sin que puedan preverlo los capitanes del viaje, el titánico proyecto comienza a hundirse con la rapidez que se expanden los disidentes de la causa “roja”. Anarquía inicial que pasa a convertirse en siniestro y decidido combate por repeler la amenaza invasora. Las secuencias dedicadas al combate o proceso de aniquilamiento de lo que sea que se mueva deben contarse entre lo más aterrador que se haya visto últimamente, ni los zombies resultan ser tan ignominiosos como los procesos o “códigos rojos” que terminan convirtiéndose en el único plan de contingencia. El paseo por este territorio ocupado será visto a partir de entonces con la dinámica característica en la que los sobrevivientes de esta nueva catástrofe correrán por sus vidas en medio de estos dos bandos con la consigna de “devorar” lo que sea ajeno a su bandera. Toda una revelación resulta el cineasta español en el manejo de las tensiones y el despliegue que en su relativa modestia (ante Cloverfields y demás especímenes) consigue por momentos cierta atmósfera análoga a los modelos creados por George Romero, plagados de un enrarecimiento muy particular, de lo más transgresor.

28 weeks later

Mérito del cineasta el darle vuelta y mucha coherencia a los imperativos de un espectáculo de sensacionalismo por doquier. Su inquietante espectáculo es un respetable integrante de la galería del horror paranoico de nuestra época postmoderna. Tal vez se trate incluso de la mejor de esta hornada de películas de “manchas voraces”. Lo cual por cierto tampoco quiere decir que logre llegar el nivel de los clásicos, especialmente a los estandartes colocados por George A. Romero en Night of the Living Dead y Dawn of the Dead, brillantes películas alrededor del eterno conflicto de la alienación y la disolución de la seguridad o la identidad, retratados en los peculiares contextos de la sociedad anglosajona (la beligerante y caótica de los 60s en la primera y la aparentemente sosegada y acomodada era del consumismo de los 70s en la segunda). Estas 28 semanas después tienen todo el sabor maligno e inquietante que hace falta para que nos quedemos en tensión durante ese viaje que nos deja con la incógnita de una trilogía que para su capitulo final promete expandirse a nível trasnacional como apoteósica respuesta ante tanta intervención extranjera. Toda una jihad a dentelladas.

Artículo anterior
Tráiler de "Juno", con Ellen Page
Artículo siguiente
Sundance 2008: "Roman Polanski, Wanted and Desired"

2 comentarios

  1. Sarmiento
    21 de enero de 2008 at 17:56 — Responder

    Notable Jorge. Haciendo algun paralelo con peliculas recientes tales como “The Descent” o el remake de “The Hill Have Eyes” y “Dawn of the Dead”, encuentras superior la de Fresnadillo?, te atreverias a hacer algun paralelo o quiza hablar de un “new wave” de cine de terror comercial?

  2. Jorge Esponda
    21 de enero de 2008 at 22:04 — Responder

    Bien se la pueda considerar una nueva avalancha o nueva mirada hacia los modelos de hace 30 años que fue cuando se amplio el panorama para la violencia explícita dentro del género de terror.

    Personalmente no he considerado a la estupenda The descent dentro del grupo pero bien podría entrar sin problemas aunque ahí la formúla es aplicada de forma distinta.

    Prometemos de todas manera una visión más extensa al nuevo cine de horror, sus variantes y homenajes.

    Saludos!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Exterminio 2 (2007)