Genealogía de “Rambo”

El héroe de los 80 está de regreso, la caricatura bélica absoluta, la representación de las fantasías reaccionarias gringas en su máxima expresión. Sylvester Stallone, en la cima de su éxito como el entrañable boxeador Rocky Balboa, se le ocurrió dejarse el cabello largo y hacer la versión paroxística de su apariencia cinematográfica de hombre hecho a sí mismo y contra todos los obstáculos. John Rambo pasó rápidamente a transformarse en el mejor vehículo de las más discutibles elucubraciones de su estrella-actor. Queremos repasar con ustedes su paso por la imaginaria y atemorizante jungla de los blockbusters, ad portas de su regreso a las pantallas peruanas:

First Blood | Rambo: A partir de una novela escrita por David Morrell, esta película fue un intento de Stallone por encontrar un personaje tan carismático como el boxeador que lo llevó a la fama. El resultado fue una aceptable cinta de acción de la que se puede rescatar pasajes de drama tenso y consecuente con el marcado personaje sobreviviente de una guerra sin sentido, que vuelve al combate tras intentar caminar entre los suyos nuevamente. Comenzaba a gestarse, sin mucha sospecha, el bicho del fascista que se revelaría en las secuelas.

Rambo II: Pasado el primer arrebato y desencanto, a John le tocó un buen rato tras las rejas, tiempo para meditar un poco sobre su futuro en el cine, y su rol como vocero ante su nación, envuelta en más de un conflicto alrededor del orbe. Una propuesta para regresar a la lejana Indochina de sus horrores lo hace cruzar la línea sin retorno hacia el trono de los matarifes cinematográficos más rocambolescos de la historia. Acá todo el patriotismo desparramado en pequeños y solemnes momentos se convierte en el pretexto de explosiones y asesinatos delirantes, que el ex boina verde ejecuta como en el mejor sueño de Ronald Reagan, quien ya lo hubiese querido en frente para una medalla. ¡Al diablo con Platoon!

Rambo III: Era una misión difícil, pero no imposible. En esta nueva batalla, el campeón de las muertes programáticas se apresta a acudir a la convulsionada Afganistán, plagada de satánicos soviéticos a quienes sólo les falta echar espuma por la boca. Al llamado de su presidente y el pedido de auxilio de su coronel Trautman, Rambo procede al exterminio. Para no dejar mal a los sufridos locales, les permite acompañarlo para que no se diga que quiere acaparar toda la carne volátil para el solito. Si la segunda parte era un ballet ejecutado mecánicamente, ahora tenemos todo un show sobrecargado de zapateos y traqueteos que amenazan con tirarse abajo el frágil escenario. La autenticidad o capacidad de conmoción se había perdido hacía buen rato.

Rambo animado: Con el éxito obtenido y los fans hambrientos por más, el personaje aceptó una nueva y patriótica misión: convertirse en un ser animado listo para inculcar en la juventud anglonorteamericana los valores de la protección y el servicio a la nación del águila y las estrellas, en contra de “los otros”, encarnados por el general Warhawk y sus secuaces. Este Rambo, por supuesto, tuvo que hacer el esfuerzo de medir el pulso para que sus acciones fueran igual de efectivas, pero sin derramar ni gota de sangre. Da para pensar mucho la extraña moral que se impone desde esos días.

Rambo IV: Han pasado los años y las generaciones ingratas han adoptado nuevos héroes para la masacre. El resentido Rambo recibirá una nueva y sorpresiva encomienda a la que primero se hará de rogar, pero ni él mismo se puede engañar. Rambo ha nacido para el exterminio y la masacre, y a ello se dedicará con más ahínco y generosidad que nunca, tal vez no tenga otra oportunidad.

Extra: Tras este paseo por el show de la destrucción masiva, los dejamos con un retrato menos conocido del héroe. La revelación de sus años perdidos fuera del mercenario Hollywood. Rambo se pasea por Lima tratando de paliar un poco sus convulsiones belicosas a costa de un par de especímenes de triste recordación.

Artículo anterior
Lindsay Lohan posa como Marilyn Monroe
Artículo siguiente
Primer avance de la película de "Los Pitufos" en 3D

8 comentarios

  1. manuel eyzaguirre
    19 de febrero de 2008 at 14:23 — Responder

    Jaja, pobre rambo, para mí todas son un bodrio. recuerdo que las odiaba cuando las pasaban en los buses interprovinciales.

  2. Jorge Esponda
    19 de febrero de 2008 at 15:14 — Responder

    Jej, así es pero para muchos de nosotros no deja de tener ese especial sabor de los placer culpables de la adolecencia.

    Un abrazo Manuel!!

  3. 19 de febrero de 2008 at 17:20 — Responder

    El mejor Rambo es el de JB, sin dudas. No se porqué aun no lo revive en El Especial del Humor.

  4. […] confeccionado una tabla estadística(*) sobre las muertes, asesinatos y otros datos en cada una de las cuatro cintas de la saga. Los números son más que […]

  5. Jorge Machuca Vilchez
    24 de febrero de 2008 at 0:09 — Responder

    Sylvester Stallone regresa con una pelicula de accion formidable.

    Siempre se suele subestimar a este actor- guionista-director, muchas veces con razon, pero sin duda creo que “John Rambo” es una pelicula recomendable.

    Es cierto, fui con una predisposicion favorable al cine, tengo 27 años y Rambo generaba en mi infancia lo que Harry Potter ahora para los mas chicos.

    Pero aun asi, sugiero que aprecien en el cine esta pelicula – imagino que en DVD perdera mucho-, de repente no con la enamorada (la pelicula es algo gore), pero si con los amigos, como hizo este servidor.

  6. Daniel Velasquez
    27 de febrero de 2008 at 23:43 — Responder

    Bienvenido Rambo IV. La película cumple con su cometido. Es mejor que la segunda y tercera. Muy violenta y sangrienta. Rambo es ya una leyenda.
    No pensé que siendo ya un sexagenario, Stallone pudiera interpretar tan bien a este personaje, que corre, salta, se arrastra, dispara a diestra y siniestra.
    Excelente la escena en que hace estallar una superbomba en la mitad de la jungla. Veanla en un cine con buen sonido, es de lo mejor.
    Con razón Birmania ha prohibido esta película, como es de esperar muestra a los militares birmanos como engendros del mal. Por cierto, habían varios mexicanos haciendose pasar por birmanos, ¿qué? ¿no hay asiáticos en EEUU?
    La película no cansa, a diferencia de las películas anteriores, aqui las balas decapitan, mutilan, sangre que hasta parece que te salpica. Una muy buena película VIOLENTA.

  7. Daniel Velasquez
    27 de febrero de 2008 at 23:47 — Responder

    jajaja, Laslo, tienes razón JB se pasa con este personaje. Ahora que RAMBO ha regresado, debe revivirlo en el Especial del Humor siendo acosado por el padre MARITIN, jejeje

  8. angela
    28 de junio de 2008 at 17:25 — Responder

    bueno me parece nuy bonito rpp xq se vasa de todo y mas los dias q pasa mi novela faborita es muy emocionante pz aaahhhhhh mno tengo palabras pz para expresarme es interesante uffff y muchas cosas mas me despido kon un fuerte abrazo muchas gracias x transmitir tanta informacion me despido muchas gracias

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Genealogía de “Rambo”