Increíble: Arnold Schwarzenegger despide de cargo público a Clint Eastwood

Esta noticia sí que es pintoresca, faltosa incluso. Arnold Schwarzenegger, ese fortachón a menudo mononeuronal y balbuceante que encarna como nadie el espíritu cavernario del Partido Republicano, al punto de representarlo como gobernador de California, prescindió de la participación de Clint Eastwood, leyenda viviente del cine norteamericano, en un cargo específico, simplemente porque, en ejercicio de su función, se oponía a un plan apuntalado por el actor de origen austriaco.

Terminator no cree en nadie. Ocurre que Eastwood y nada menos que el cuñado de Schwarzenegger, Robert Shriver, hermano de su esposa María, sobrina directa del asesinado ex presidente John Fitzgerald Kennedy, desde hace años estaban al frente de una comisión estatal sobre parques públicos. Como se opusieron a la construcción de una autopista sobre un parque costero californiano, que el intérprete de Conan, el bárbaro apoya, éste simplemente decidió no renovarles el contrato, en gesto de intolerancia cyborg.

Shriver y el veterano cineasta, presidente y vicepresidente, respectivamente, de la California Coastal Commission, habían rechazado el proyecto de la edificación de una autopista de seis vías que atravesaría el San Onofre State Beach, una playa ubicada al sur de Los Ángeles que es muy considerada por los amantes del surf.

A mediados de los años 80, Eastwood fue, por breve tiempo, alcalde de la ciudad de Carmel, en el estado de California, y a mediados de la presente década apoyó a Schwarzenegger cuando postuló al puesto que ocupa.

Pero ahí no acaba la paradoja. El detalle que faltaba es que en la ceremonia del Oscar de 1995, Arnold Schwarzenegger presentó el premio Irving Thalberg concedido a Clint Eastwood por “la consistente alta calidad de sus producciones fílmicas”. Cosas de las estrellas.

clint-arnold.jpg

Cuando los duros Harry y Terminator se amaban

Artículo anterior
Caballero, así es la competencia
Artículo siguiente
Al otro lado del mundo (2006)

3 comentarios

  1. elcinefilo
    25 de marzo de 2008 at 13:43 — Responder

    Una cosa es la política y otra e cine. Si está en su poder de hacerlo, solo hizo lo que su convicción le dictaba ( un asunto parte es que si sea correcto o no)…y punto. No me parece increíble…si no creíble por se algo del mismo Terminator

  2. Daniel Velasquez
    25 de marzo de 2008 at 15:56 — Responder

    ¡Actores metidos en cargos públicos! y como sabemos cualquier cosa puede pasar en política, un día diciéndose la vela verde y al otro abrazaditos y sonrientes.

  3. Pierre Valer
    27 de marzo de 2008 at 11:48 — Responder

    A mí me cae mejor el republicano hasta los huesos Arnold S.

    Pero bueno será porque si yo fuera americano (USA) sería republicano.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Increíble: Arnold Schwarzenegger despide de cargo público a Clint Eastwood