La película chilena El cielo, la tierra y la lluvia, de José Luis Torres Leiva, ganó el premio especial del jurado en el Festival Internacional de Jenjou, en Corea del Sur, cuya participación anunciamos hace unas semanas.

El galardón, provisto de 7 mil dólares, constituye el segundo en importancia del certamen. El máximo trofeo, el Woosuk Award, dotado de 10 mil dólares, fue a manos del argentino Matías Piñeiro, por su opera prima El hombre robado. Es decir, América Latina resultó victoriosa (ahí deberían apuntar también filmes peruanos) en un festival que se va consolidando como uno de los principales de su país, después del que se realiza en Pusán, y que va incrementando su prestigio internacional.

Según las cifras finales de la novena edición, su presupuesto pasó de 2,4 millones de dólares del 2007 a 2,79 millones, se agotaron 147 de las 268 funciones, se vendieron 79.184 entradas y se ocuparon 82,4% de las plateas disponibles, por encima del 80% del año pasado.

(Vía otroscines)