Alonso Alegría y la responsabilidad del jurado Conacine 2008

Alonso AlegriaTal como lo hiciera hace unos días Fernando Vivas en El Comercio; Alonso Alegría, otro de los jurados del último concurso de largometrajes de Conacine 2008, escribe sus descargos e impresiones en su columna de Perú21.

En su texto, el hombre de teatro nos declara las prerrogativas que ha utilizado, siguiendo a ultranza con el sonsonete de la responsabilidad de los jurados, para elegir los últimos cuatro ganadores de Conacine.

Mi berretín era que esa plata debía gastarse en películas que no solamente fueran buenas sino que también pudieran ser exitosas.

Si de ir creando una industria del cine se trata, hace falta que el público llene las salas, y eso no lo lograría ninguno de los aburridísimos y seudofilosóficos seudopoemas que teníamos entre manos.

(…)Si las películas, como espero, resultan siendo estupendas y el público llena las salas, habremos triunfado.

Las ideas de que el dinero de Conacine y el Estado Peruano “se gasta” y no se invierte en cine -ya no digamos cultura-; y que el éxito de las películas peruanas sólo se mide en la cantidad de público abocadas a las salas de cine, y no también por sus valores artísticos, cinematográficos, temáticos o de otra índole -que deberían evaluarse más bien juntas-, sorprenden viniendo de un jurado que fue llamado justamente en su calidad de Notable de la Cultura. Si tal era el caso, hubiera cedido su lugar a un experto en marketing, publicidad o medios masivos.

Pero Alegría se pone a resguardo, aclarando que la sabiduría (o la irresponsabilidad) del jurado quedará en evidencia cuando se estrenen las películas y se vea la respuesta del público en las salas. Idea que también hace extensiva a las puestas teatrales, como Los Números seis que se presenta en El Británico en estos días. Para Alegría, poco vale ponerse sesudo en el cine o el teatro, pues éstos sólo deben entretener y generar ingresos. Las disquisiciones a otra parte. Y tanto peor, si los proyectos no se ejecutan pronto, no valdrá la pena volver a premiar a nadie:

Si alguna película premiada por Conacine no se realiza, o si la próxima pieza ganadora del concurso del Británico es otro fracaso artístico y de público, tanto el Estado como el Británico podrán legítimamente comenzar a pensar si acaso estos concursos valen la pena.

Y eso no debe suceder nunca.

Esperamos que los otros miembros del jurado: Legaspi, Silva Santisteban, Vivas y Palacios hayan equiparado la mesa, y que los proyectos premiados Tarata, Cuatro, Contracorriente y Cielo oscuro no sólo tengan la viabilidad económica -asegurada con Alegría- sino también otros valores que apreciar, tal como se vislumbraba en el texto de Vivas.

Por último, un señor que piensa que el cine es campo para actores desmemoriados, y tiene tan bajas expectativas de esta actividad, quizá deba estar como invitado Notable del avant premiere de algún próximo blockbuster, pero no en el jurado de un concurso que “juega” con el erario y el interés nacional. Y eso no debe suceder nunca (de nuevo).

También hablan del tema:

Artículo anterior
"Terror en el lago", el lado tenebroso de Leonidas Zegarra
Artículo siguiente
Soy leyenda (2007)

13 comentarios

  1. Carlos
    11 de junio de 2008 at 16:51 — Responder

    Alonso Alegria Notable de la Cultura?
    por favor…

  2. El Salvador
    11 de junio de 2008 at 17:05 — Responder

    QUE HORROR!. Osea, mejor con el dinero de CONACINE hay que construir un parque de diversiones para que la gente se divierta y gaste dinero… como va a cambiar la educación cultural en el país si “los notables de la cultura” solo quieren divertirse y ganar dinero?. Ese señor debería ir preso.

    En el BAFICI de este año TODAS las salas estuvieron llenas y TODAS las funciones eran “seudofilosoficas” (como llama el cine que te hace pensar y sentir el señor alegria).

    Y si por ultimo quieres divertirte viendo una peli, mira cualquier película gringa en cartelera que para eso están (no todas) y son de mucho mas nivel de produccion que cualquiera que se sueñe hacer con dinero de conacine.

    basta de esta gente porfavor… quien selecciona el jurado de los concursos de CONACINE, algún otro infeliz notable de la cultura????

  3. El Salvador
    11 de junio de 2008 at 17:11 — Responder

    … Y LUEGO DICEN QUE UNO SE PONE VIOLENTO.

  4. El Salvador
    11 de junio de 2008 at 17:32 — Responder

    HAN VISTO QUE CINEPLANET INAUGURO SU SALA “3D”???? EL SENOR ALEGRIA DEBE ESTAR EMOCIONADISIMO… IMAGINENSE VER TARATA EN ESA SALA!! WAAAUUU

  5. Gianmarco Gardella
    11 de junio de 2008 at 19:09 — Responder

    realmente que pena me da la opinión del señor alegria. creo que esto comprueba que para ser jurado de un concurso de proyectos cinematográficos no basta ser un “notable de la cultura”, sino tener un mínimo conocimiento cinematográfico, aprecio por el cine y una mente abierta, dispuesta a premiar el mejor proyecto (en toda su expresión), no el proyecto más rentable. esto pasa cuando un jurado cree que lo llaman para premiar de acuerdo a sus gustos y opiniones personales. Sin duda el Sr. Alegria es un notable del teatro, esperemos que de ahora en adelante se quede en ese ámbito.

  6. Pvlgo
    11 de junio de 2008 at 22:59 — Responder

    Buen post!

  7. Ritchie belmont
    12 de junio de 2008 at 14:27 — Responder

    SOn todos una sarta de prejuiciosos con el pobre Alegrìa que tiene el valor de exponer sus ideas abiertamente.
    La discusión sobre este temas es realmente compleja, mucho màs que el parcializado informe de Antolín.

    Dice ALegría: “Mi berretín era que esa plata debía gastarse en películas que no solamente fueran buenas sino que también pudieran ser exitosas”.

    Nadie ha dicho que lo único que se busca es entretener ligeramente cono cualquier vulgaridad hollywoodense. E incluso para entretener ligeramente hace falta muuuuucho talento y capacidad… de esa que no tenemos aún lamentablemente.

    Me parece interesante el post porque abre una discusión importantísima. Personalmente me parecería lamentable encontrar una película como Los Muertos de Lizandro Alonso financiada por el dinero del estado. La historia del cine este repleta de pelìculas pseudo intelectuales que fascinan a gente como Bedoya y compañìa más por inaccesibles que por hermosas.

    Y por ùltimo prefiero ver un cine repleto de gente que disfruta una historia, se conmueve y producto de este embelesimiento reflexiona acerca de su existencia.

    Eso es comunicación de masas.

    … Y no una sala vacia y a Chacho Leon junto a Bedoya reconociendo las citas cinèfilas en voz alta. jajaja qué patético.

    Lo siento pero sus opiniones son bastante primarias.

  8. El Salvador
    12 de junio de 2008 at 15:55 — Responder

    ..y la discusión no tiene nada de compleja o para ti si?

    laura bozo llenaba sets y tenia todo el rating de la hora no?… cada vez que salgo del país la gente me habla de carritos sangucheros y de que todos se pegan en el perú y lamentablemente no se conoce mucho de nuestro cine proque no evoluciona. por lo menos los muertos hace hablar a la gente no? y ahora su director se encuentra en la quincena de realizadores en cannes. me encantaría que el perú se conozca también por su buen cine. eso le cambiaría la cara un poco.

  9. 12 de junio de 2008 at 23:24 — Responder

    Da que pensar el comentario de Alegria. ¿Porque el estado tendria que apadrinar a un futuro blockbuster? Para eso están las productoras que realizan películas tipo “Mañana te cuento” o “Valentino”. Mejor de una vez demos el premio a Michelle Alexander para que lleve al cine a “Los jotitas” o a Efraín Aguilar para “Así es la vida”

    En otros países, el estado premia o subvenciona aquellos proyectos que ofrecen nuevas técnicas narrativas y/o visuales así como temática original. Industria cinematográfica no necesariamente significa industria del entretimiento, para eso ya tenemos bastante con las distribuidores y exhibidoras locales.

  10. Godard
    13 de junio de 2008 at 0:33 — Responder

    Pobre Alegría, una obra, un apellido, y nada más…

  11. maya
    5 de noviembre de 2009 at 14:49 — Responder

    Y ahora que dirá Alegría, después de que todos hemos visto el resultado de la película Cuatro?

  12. Adamo
    5 de noviembre de 2009 at 17:14 — Responder

    ese jurado deberia pagar por sus errores. Salvo Contracorriente, a la que daremos el benefico de la duda, las otras dos estrenadas han sido muy malas y la otra se estrenara de aqui a 20 años, hasta que los productores dejen de pelear. ese fue el proyecto que tenia viabilidad economica????

  13. Anónimo
    18 de abril de 2010 at 13:10 — Responder

    Creo que el jurado de ese año ha sido el más controvertido gracias a las declaraciones del sr. Alegria y sus “ideas” sobre que tipo de peliculas el estado deberia financiar (y que creo se conservan aún dentro de las selección que hace CONACINE)… Miren Octubre, nomás ,ni siquiera pasó a los finalistas ese año y ahora está en Cannes ( a pesar que ganó el año siguiente)…El resultado del berretín de Alegría: con ganadores o favoritos como “Cuatro” y “Tarata” ha sido tal que han pasado sin pena ni gloria por los festivales internacionales, es más creo que ni han pasado!!! Es decir no son obras que tenga un nivel competitivo tal que puedan hacer que el país esté en el mapa del circuito internacional.

    La que que deja un halo de dudas es Contracorriente, porque sólo gana premios del público y nada de la critica….mmmm. Igual habrá que verla. pero tengo mis dudas.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Alonso Alegría y la responsabilidad del jurado Conacine 2008